Ella realmente esta loca, ya que, si viniera con Román no se estaría yendo; y menos si ya esta a una cuadra de la casa. Y caminando sola a estas horas.
Pero me estoy empezando a cuestionar quién es el loco aquí, quien se va sola a estas horas o quien persigue a alguien en silencio a una chica que no conoce.

Si bueno...

—¡Deja de seguirme! —Grita mientras se para y voltea—. ¿Acaso tengo un letrero que dice "sigue a la pelirroja"?

Creo ni tan en silencio.

—No es solo que... —Empiezo a decir. Pero demonios, ni si quiera sé que decir.

—Es solo que... ¿Qué? —Dice, ella es muy cortante definitivamente.

Suspiro, ni si quiera sé porque no me salieron las palabras hace unos instantes. Que idiota Eliot.

—Pues... No se tu nombre —Y en cuanto digo eso parece sorprendida.

Y después rueda sus ojos. Si, creo que yo soy el idiota por preguntar eso.

—¿A eso vienes? —Pregunta algo confundida—, ¿A saber mi nombre?

—Pues si... Nada más a eso vengo —Ella abre su boca pero parece dudar, después empieza a negar con la cabeza, se voltea y vuele a caminar—¡Espera!, ¿Cuál es?

Y si definitivamente estoy perdiendo dignidad, y si eso no se ve todas la noches.
Total nadie más está viéndonos.

—Esto tiene que ser una broma —Murmura mientras se voltea—, ¿Lo es?

—No, ¿Por qué lo seria? —Le preguntó serio.

—Bueno, será porque eres el chico que le hace bromas a las chicas que no están a tu "altura"—Hablan con un tono de enfado—, y no le importa en lo más mínimo sus sentimientos, ni en como provoca efecto en la sociedad para ellas.

Ella en serio es muy directa.
Tal vez debería irme, esto ya no abarca mi conocimiento de ligue.
Bueno en primer lugar es lo que quiero. ¿Ligar?

—Si ese soy yo, pero no necesito confírmalo si ya lo sabes —Le continuo diciendo seguro de mi mismo, porque en efecto ese soy yo—. ¿Entonces cual es tu nombre? Me gustaría saberlo.

Y esa es la frase más cierta que pude haber pronunciado en esta noche. Quería saberlo.
Ella duda, abre la boca pero no sale ni una sola palabra de ella.
Hasta que...

—Leire —Dice fríamente.

—Yo soy... —En ese momento recuerdo que ella ya conoce mi nombre—. Que estupido ya sabes quien soy.

Ella ríe un poco.

—Si ya lo creo, bueno como dije hace rato... Me voy.

—¿Te vas sola? —Lo sé una pregunta algo tonta.

—¿Que crees que estoy haciendo?

—Cierto... —Recuerdo que venía con Román y se lo pregunto—. ¿No venias con Román?

—¡Que se joda mi hermano yo me largo! No soporto seguir en esa casa.

Espera... Acaba de decir que Román es su hermano.
Ella me conoce y yo no.
La verdad es que nadie sabia que Román tenía una hermana y menos de una edad similar a la de nosotros, no se parecen en nada, y nunca había visto a una pelirroja en el colegio.
Muy bien sin duda alguna estoy completamente perdido.

Quiero ir detrás de ella pero Ed esta bebiendo mas y la verdad no quiero que termine vomitando.

—Si sigues siguiéndome, tu amigo Eduardo va a seguir tomando y esto no se pondrá nada bien —Vuelve a hablar ella, como si me hubiera leído la mente... Como si yo fuera fácil de leer y comprender—, lo vi tomando demasiado antes de salir.

Suspiro.

No me queda más de otra que ir por Eduardo, esto ya se puso fuera de control, bueno para él.

Voy hacia la casa de nuevo, a buscar a Ed, pero no sin antes no pensar en como jamás la vi en el instituto.
No es como que se te pierda alguna pelirroja de vista.

Me lamo los labios, me agrado aquella chica, directa... Algo fuera de lo que estoy acostumbrado, buscaré a esa chica, si que lo haré.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!