Tal vez perezca raro lo que estoy a punto de hacer. No al carajo; no parece nada raro hablar con ella, ni que fuera algo anormal. Al contrario esto es muy normal para mí, y eso es la verdad.
Estoy enfrente de ella, estoy apunto de decir algo.
Pero algo me detiene, no algo, si no alguien, su toque en mi piel hace que tenga escalofríos, la reconozco por su perfume, lo odio es muy dulce para mi gusto.

Dafne. Imaginaba topármela hoy, pero tiene una cierta virtud en arruinar planes inesperados. Siempre que quiero hacer algo que no implica que ella tenga que estar presente, aparece. Es como si está chic atuviera un sensor que dice "Eliot no te necesita ahorita, pero ve a joderlo".

—Hola guapo —Saluda coquetamente. Como suele hacerlo.

—Hola... —Me atrapó un poco desprevenido la verdad.

—¿Quieres venir conmigo? —Me dice mientras se balancea sobre mi... Hasta llegar a tomarme del cuello mientras acerca sus labios a este mismo.

No estaría mal hacer algo con ella, pero por el momento no me interesa, tenía en la mira, o mejor dicho tengo en la mira a una pelirroja.
Algo me dice que tomo mucho o le dieron algo. O ambas cosas. Lo más probable es que sean ambas.

—La verdad es que no... —Le digo secamente, ya que yo quería ir a hablar con aquella pelirroja—. ¿Por qué no te vas a buscar a alguien mas?

—Pero yo te quiero a ti —Dice mientras da brincos, como una niña pequeña, al igual que hace pucheros—. Tenía planeado qué tal vez tú y yo... podríamos hacer... Bueno tú sabes guapo.

Me pregunto cómo no se resbala con aquellos tacones, a veces ni se en lo que pienso.

Me gusta estar con ella es cierto, pero no en estas condiciones, y a veces es enfadoso cuando está así, se pone en plan hartante.

—Vete a buscar a alguien mas y por ahora déjame en paz —Hace un puchero.

Parece que se va, de hecho duda en irse, pero al final se va. Afortunadamente.

Cuando me doy la vuelta la pelirroja esta viéndome con ojos entrecerrados. Hay algo en su mirada que no tenía hace un par de minutos.

—Esto no se ve seguido, el gran Eliot rechazando a Dafne, esto se ve una vez en la vida —La chica de cabello pelirrojo habla—, ¿Acaso fue su forma de berrinche que hizo que la rechazaras? ¿O que estaba drogada? ¿O que ya está muy abierta que ya no hay nada de entretenido en ella? Mmm... Me imagino que jamás lo sabré.

Mirada de odio.
Me sorprende, ¿Me conoce?
Espera... Demonios, pregunta equivocada.
¿Nos conoce? ¿A Dafne y a mi?

—¿Sabes quien soy? —Aunque sonara estúpido... Tenia que hacer la jodida pregunta.

—¿No es obvio? —Me lo dice como si lo fuera—, eres uno de los jugadores del equipo de fútbol Americano del instituto, eres de los chicos populares que no se molesta en reconocer caras. Yo te conozco, o toda la preparatoria lo hace, pero me imagino que tu ni si quieras llegas a reconocerme por como estoy vestida ¿O si Valerio? Pero bueno que se podía esperar de alguien como tú.

Tengo que aceptar, que no... Y es que con trabajos me acuerdo de las chicas, que jodido sonó eso. Bueno si me acuerdo de las que son fáciles de manipular, son caras conocidas, pero demonios jamás olvidaría la cara de alguien con ella.
Pero su mirada de odio dice qué hay algo, algo más allá de lo que yo puedo imaginar.

—Por tu cara diría que no —Continua ella normal como si está situación de no reconocimiento fuera lo más normal en ella—, bueno ya me harte de esto la verdad, sin duda las fiestas no son lo mío. Ya me voy, y lo mas probable es que no me reconozcas o me vuelvas a ver Valerio.

Ella solo se para y se va. Así sin más.
Que chica tan más rara.

Eso sonó muy cortante y muy directo. Es la primera chica que me trata de esa forma y realmente me sorprende que eso suceda...
Es muy rara esa chica... Ayer decía que todo era igual, pero al parecer no lo fue con ella...
Me gustaría saber mas de ella. ¿Cada cuánto conoces a una pelirroja rara? Nunca en la vida.
Por lo que se ella viene con Román ... Tal vez sea su novia por eso no les hace caso a las demás o solo sea su amiga porque la dejo en aquel mueble sola en una fiesta.
Si definitivamente no es su novia, así que no hay problema si conozco más de ella.

Pero no me importa que sea de él la verdad, voy detrás de ella.
¿Que Carajos me esta pasando?, esto no lo suelo hacer, las chicas van por mi no yo a ellas, tal vez será que es la primera que me rechaza sin antes haberle preguntado su nombre, eso es un nuevo récord. ¡Genial! No vemos este tipo de cosas a diario.

Y si, sueno como todo un cretino.

Mientras paso a travez de la multitud me doy cuenta de algo, Ed esta a la mitad de la sala, y todos le están gritando.

—"¡31, 32, 33 !" —Todo el mundo lo grita emocionado—, "34, 35, 36..."

Creo que alguien empezó a tomar, joder me va a tocar ser el niñero... Pero la pelirroja... Se me va. Tengo que escoger... Entre ir por Ed o por ella.

Suspiro.

Qué se joda por unos momentos Ed, al fin y al cabo ya esta jodiendose.

Mmm... ¿A donde se habrá ido?, bueno definitivamente no con Román, él esta platicando con una chica que jamás había visto, entonces si fueran novios estarían los dos, espera, espera, ¿Román esta con una chica?, bueno sigo con mis dudas, y por mientras me dedicaré a buscar a la pelirroja.

Sigo buscando a la pelirroja y la veo por un instante, saliendo por la puerta principal, ella piensa irse.

¿Por qué sigo yendo tras de ella?
¿Qué carajos pasa conmigo enserio?...
Pero tal vez fue esa forma de ser tan directa conmigo, ni siquiera coqueto conmigo, eso ha de ser lo que me intriga mas, ella solo dijo un par de cosas y me sorprendió.
Y no se si de una forma buena o mala, simplemente lo hizo.
Que se joda todo, voy tras de ella.

Total, ¿Que podría salir mal?
Algún día tendría que salir de mi rutina aburrida.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!