Estoy esperando afuera de la casa de Eduardo, digamos que su hermana tomo su auto, al parecer ella también tenía planes para hoy y se le adelanto a Ed, las chicas son bravas, bueno solo algunas, pero la hermana de Ed sí que lo es.

En fin, le envió un mensaje para que salga.

WhatsApp
ELIOT V.: ¿QUE CARAJOS CREES QUE ESTAS HACIENDO?, ¡YA SAL!

No pasaron mas de dos minutos para que saliera.

—Ya era hora, ¿no? —Le digo con un apretón de manos.

—Pues ya vez —Me dice, mientras se pasa la mano por su cabello, lo hace seguido... A veces creo que es más vanidoso que yo—. Bueno, ¿Pues que esperas?, ya vámonos.

Ruedo los ojos mientras asiento y prendo el auto.

Las fiestas de Alexander, suelen ser fuera de la ciudad, ya que tiene una casa de "campo" pero de campo no tiene nada y no están nada retiradas de la ciudad... De hecho sigue estando dentro de la ciudad esa casa, tiene alberca y usualmente las hace cuando sus papás no están.
Suele ir casi toda la preparatoria, y últimamente organiza fiestas más seguido, ya que estamos en el último semestre de preparatoria, eso significa que solo nos queda unos tres meses para terminar esto, por fin.

Lo que me gusta de estas fiestas, es que suelo ser el centro de atención de una gran parte de las chicas, así que no me la paso solo.
Mientras que Eduardo busca a una chica con quien ligarse.

En fin. No todos tienen mi suerte.

Llegamos a la casa de Alexander y como era de esperar, está llena, chicas y chicos bailando hasta en el jardín, me imagino que adentro esta lleno.

Bajamos los dos, pongo la alarma del auto y guardo las llaves en mi bolsillo.

En cuanto voy entrando varias de las chicas se acercan a mi, bueno es algo temprano y no me gusta estar en multitud al inicio y ni si quiera he bebido, así que me aparto de ellas ignorando que están presentes, me gusta tener la atención, pero como dije es muy temprano, y me gusta que estén más "tranquilas" y así, o tal vez más locas.

Voy a la cocina por un vaso con cerveza.
La fila esta algo larga, así que decido buscar a una cara conocida.

Casi al frente esta Román, el capitán del equipo.

Decido ir con él.

—Román, ¡Qué onda! —Le digo mientras sonrío.

—¡Hey!, Eliot —Nos saludamos con un apretón de manos.

—¿Y tus chicas? —Le pregunto mientras bajo y subo mis cejas, en eso me meto a la fila.

—¿Cuáles? —Me responde riendo. Nunca se le ha visto a Román salir con alguna chica, he llegado a pensar que le gustan los hombres.

Lo observo, pero no se, no tiene esa sensación de que le gusten los hombres.

—Ya sabes, las que están detrás de ti —Continuo mientras lo agarro por lo hombros.

—Pues por ahí deben de andar, ya sabes que las ignoro —Hace un gesto de indiferencia con sus hombros—. ¿Y las tuyas amigo?

Rio por eso, supongo que ya todos saben como soy.

—También por ahí deben de andar, al rato busco alguna —Me encojo de hombros—, si es que ella no viene primero a mi.

Pero si soy sincero, no parece mucho del otro bando la verdad, tal vez no le agrade llamar mucho la atención en ese aspecto, o tal vez las chicas de nuestro instituto no sea lo que el busca.

—¿Vienes solo? —Pregunto con curiosidad.

—Se podría decir que... No —Responde Román no muy seguro.

No pregunto mas, porque llegamos al gran barril de cerveza. Él se sirve primero, toma dos vasos, entonces realmente no viene solo.
Y yo tomo uno.

—Bueno, nos vemos por ahí —Le digo—, nos vemos al rato.

Él asiente y se va.

Lo veo salir por la misma puerta que yo iba a salir.

Veo a las personas bailar y cantar, otras en grupos, otros fumando o bebiendo, y otros besándose.
Lo típico de una fiesta.
Pero... Ahí, justamente ahí... sentada en aquel sillón, hay una chica que jamás había visto, y créanme que yo he visto muchas, pelirroja, con un vestido color verde, algo escotado, no es lo que me sorprende de ella, si no, que esta sentada viendo a todo el mundo, sola... Excepto por... Román, él le esta dando el otro vaso que se llevo de cerveza.

Puedo ver que ella niega con su cabeza, al parecer no quiere tomar, y puedo leer en los labios de Román que dicen "Por favor" y también puedo observar que ella responde con un "Esta bien" mientras suspira.
Después Román se va, y la chica pelirroja desconocida para mi, se vuelve a quedar sola.

Lo cierto es que aquella chica no resaltaría mucho entre otras con las que he salido, pero tal vez sea su forma de ver a todo el mundo... Como si no importaran y a la vez si, lo que me llama la atención de ella y aparte de que es una fiesta ¿Como una chica como ella puede estar ahí sentada y malhumorada en una fiesta cuando lo más aburrido aquí sería fumar?

Me acercare a ella. Total, no sería malo conocer a una pelirroja guapa esta noche. Será la noche de suerte para aquella pelirroja. Y tal vez algo de diversión para mi... Al final tal vez ambos salimos ganando de todo esto.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!