局 Extra 4.2

7.4K 1.1K 575
                                    

29 de diciembre, 2019

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

29 de diciembre, 2019

La habitada Seúl mantiene sus calles protegidas de una capa de nieve, volviendo de color blanco cada uno de sus rincones. Las luces navideñas que iluminan los locales como también los árboles en los parques, llenan de espíritu a cada persona que transita la ciudad, llenando sus corazones de paz y tranquilidad.

Jeon Jungkook, mirando como sus botas estilo militar de color negro que cubren sus pies del frío, se hunden en la nieve dejando un camino pintado por sus huellas, camina de manera lenta, cargando en sus manos una caja de tamaño mediano con orificios en la tapa, decorada con un gran lazo morado.

Respira profundo y agradece el llevar una bufanda cubriendo su cuello y parte de sus labios que seguramente se mantienen morados a causa del frío. Las ráfagas de viento combinadas con los copos de nieve lograron colarse por sus fosas nasales provocándole un estornudo, tiñendo su nariz de un rojo carmín que hace juego perfecto con sus mejillas sonrojadas.

Parecía un jodido reno de navidad.

Se detuvo en un parque cercano a su hogar, con sus ojos recorrió su interior hasta dar con una banca no tan lejana donde podría tomar asiento y descansar sus pies, junto a sus manos que han cargado el peso de la caja por casi seis calles completas.

Dicha caja fue dejada a su lado al mismo tiempo que su trasero hacia contacto con el cemento de su asiento. De su abrigo tomó su teléfono, entre sus contactos marcó el de su hermano mayor, ese que ha estado detrás de su gran plan.

Gran plan que casi se ve arruinado por un Hoseok que no se puede quedar callado.

O un Namjoon que, al verlo en la empresa junto a Taehyung, le preguntó si el proyecto ya se encontraba finalizado.

La suave de voz de su hermano resonó del otro lado de la línea.

—Chupa penes —de fondo, pudo escuchar la risa de Yoongi.

—Hola, Jungkook, ¿Cómo te está yendo? —dijo con sarcasmo.

—¿Ya los tienes? —Jungkook hizo un sonido afirmativo. —¿Vienes hacia acá?

Otro sonido afirmativo.

—Está dormido, le dolía mucho la cabeza por la reunión que tuvo hoy por el nuevo proyecto —explicó—. Lo llevé a comer y apenas tocó la cama, se quedó dormido.

Alejó su teléfono del oído para verificar la hora.

—Creo que llegaré unos minutos antes de las 12 —dijo—. No me traje el auto para no levantar sospechas, según él vine a cenar a casa de papá.

Hace dos años atrás, cuando Jimin decidió marcharse de casa yéndose a vivir con Yoongi —su departamento quedando a unas calles de la casa de Taehyung—, Bogum en su soledad al ver como sus dos retoños ya no eran más unos bebés, decidió mudarse igualmente, buscando opciones que lo mantuviera cerca de sus hijos.

Car Wash | KOOKVDonde viven las historias. Desc繳brelo ahora