** Gracias a mi Ana ** 

POV. Christian.

Dos meses después....

Salgo del ascensor y me encuentro a Andrea y Ross hablando tranquilamente.- ¿Por qué están hablando y no trabajando?- gruño ellas me miran Andrea comienza a digitar algo en su computador pero Ross solo me mira.

-Buenos días Christian, ¿qué paso? estás muy renegón.- dice con una sonrisa mientras se dirige a la oficina.

-Estoy perfectamente Ross, solamente que son las 10 de la mañana, llegó y están hablando en lugar de comenzar a trabajar.-

-¿Y tú Christian, recién llegando?, eres el jefe tienes que dar el ejemplo.-

-Tengo familia quiero estar con ellos lo máximo posible, además no te tengo que dar explicaciones.- me dirijo a mi oficina.- Yo les pagó para que trabajen, no para que estén chismoseando.

-Christian, Christian tan bien que estábamos ¿Qué paso Anastasia no te complació hoy?.- suelta una carcajada, yo la miró con furía.- Tranquilo calma tu bestía Grey.

Doy un suspiro.- Disculpen Ross y Andrea, no tengo que desquitarme con ustedes, solo he estado muy estresado ya saben por eso del divorcio de Kate con Eliot, aunque ya está solucionado pero los periodistas no me dejan en paz.estos días- abro mi oficina.

-No te estreses Grey, y no te preocupes te entendemos, ¿hoy vamos a almorzar?- pregunta Ross.

-Claro Ross yo invito, ¿Qué te parece almorzar en mi casa?.- 

-Excelente así puedo ver a Ana, y mis futuras ahijadas.- se ríe, y yo me río un poco.

-Andrea tu también puedes venir si quieres.- 

-Gracias señor Grey.- dice Andrea mientras sigue revisando su computador.

-Ahora si damas por favor a trabajar, a la 1 salimos a mi casa, hasta ese momento a quemarse las pestañas revisando los papeles.- 

-Si señor.- ríe Ross mientras entra a su oficina.

-Andrea, ya sabes tengo que revisar unos papeles, no me pases llamadas de nadie, solamente si es de mi esposa o de la escuela de mi hijo.-

-Claro señor Grey, y no se olvide que en 1 hora tiene una reunión con los Tailandeses.- 

Mierda me había olvidado por completo.-¿Vendrán acá?.-

-Si señor Grey, hace media hora me lo confirmaron.-

-Está bien gracias Andrea cuando estén acá que entren a la sala de reuniones.- digo mientras entro a mi oficina.

Me he dado cuenta que no necesariamente tengo que ser rudo con mis empleados para que me hagan caso, soy más amable y seguimos trabajando igual que siempre, mi empresa sigue creciendo, hay un mejor clima laboral, definitivamente me gusta trabajar con está relación con mis empleado, y todo gracias a mi dulce Ana y mis preciosos hijos, me siento mi escritorio, y encuentro muchos papeles que revisar, pero antes tengo que hablar con mi Ana, saco mi blackberry.

-Halo amor.- contesta Ana después del tercer tono.

-Hola nena, ¿cómo está todo por haya?.- 

-Bien Maria la niñera está cuidando a Phoebe y Ava, mientras yo estoy revisando unas historias de unos editores.-

-Anastasia estás en las últimos meses de embarazo, sabes que no es bueno que sigas haciendo eso, no necesitamos el dinero.-

-Christian, ya hemos hablado, me gusta mi trabajo, me estoy haciendo conocida por mi nombre, y no por ser la sombra de Christian Grey.-

Siluetas de Cincuenta Sombras - A. Grey.-¡Lee esta historia GRATIS!