局 Extra: 4

7.4K 1.1K 530
                                    

Segundos antes de que el ascensor se detuviese en el piso correspondiente y abriese sus puertas, Jeon Jungkook tomó su sombrero estilo pescador jalándolo hacia abajo, así mismo ajustó la mascarilla de color negro que oculta su rostro; desde sus pó...

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Segundos antes de que el ascensor se detuviese en el piso correspondiente y abriese sus puertas, Jeon Jungkook tomó su sombrero estilo pescador jalándolo hacia abajo, así mismo ajustó la mascarilla de color negro que oculta su rostro; desde sus pómulos hasta la barbilla.

Barrió su mirada por su cuerpo aprovechando el reflejo en las paredes metálicas, la chaqueta de cuero que sostuvo en su mano durante el camino de su casa a la empresa, acompañó ahora a su outfit haciendo contraste con la camisa de color gris que lleva puesta. Con su dedo índice corrió los pocos cabellos del flequillo que obstruyen su vista y del suelo tomó su mochila, colgando una de las tiras por encima del hombro derecho.

Una vez las puertas se abrieron de par en par dejando ver lo que sería la recepción, mostró su gafete a la chica frente suyo que al ver su aspecto, no pudo evitar asustarse y no la culpaba, llevaba más negro que el propio color. Sin embargo, al notar el nombre en el pase, solamente sonrió con amabilidad y se giró a teclear algo en el computador.

Con pasos largos y algo rápidos para su gusto, trató de ser lo más sigiloso para no ser visto por cierto castaño de mejillas abultadas y ojos bonitos, aunque lo dudaba, su novio no solía pasearse por los otros pisos. Se encaminó al estudio de su cuñado sintiendo el sudor acumulándose en sus manos haciéndolo sentir asqueroso y sucio, su boca se entreabrió tratando de jalar oxígeno por medio de la fastidiosa tela del cubrebocas.

Todo el aire retenido en sus pulmones pudo liberarse, respiró con algo de tranquilidad y se bajó el cubrebucas hasta retenerlo en la barbilla cuando en frente suyo yacía el rotulo "Productor SUGA". Dio dos leves golpes a la puerta de color negro con un cristal polarizado en medio, anunciando su llegada y esperando que la puerta fuese abierta.

Al no recibir respuesta alguna de Yoongi, sacó su teléfono dispuesto a escribir un mensaje, más un —te sabes el código, no me levantaré de mi asiento—, hizo que bloqueara el aparato electrónico ignorando el mensaje de su novio indicándole que pasaría por el para ir a cenar, guardándolo así dentro del bolsillo de su pantalón.

El muy insoportable sonido que generó el aparato —que sigue sin conocer su nombre— al colocar el código de seguridad de manera correcta, le dio el paso a tomar la perilla plateada y girarla abriendo la puerta adentrándose rápidamente al estudio.

No era la primera vez que Jungkook visita el despacho de su cuñado, sin embargo no deja de ser sorprendente como el tranquilo y relajado lugar es la mayor representación de su dueño.

Jeon se dedicó a observar las paredes pintadas de un color beige casi crema acompañadas de algunos decorativos, los instrumentos a su alrededor que son iluminados por varias luces neón de color azul. De alguna forma, el pequeño espacio en donde trabaja a gusto su cuñado le da una paz exquisita, llenando su pecho de tranquilidad y arrullando su cuerpo como a un bebé, el sueño apoderándose de él a tal punto que la alfombra de color negro justo al frente de uno de los sofás le hace ojitos para él caer dormido en ella.

Car Wash | KOOKVDonde viven las historias. Desc繳brelo ahora