局 Extra: 2

9.3K 1.2K 508
                                    

El viento suave y agradable choca contra el cuerpo de Min Yoongi como una delicada briza que logra acariciarlo envolviéndolo en su calor

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

El viento suave y agradable choca contra el cuerpo de Min Yoongi como una delicada briza que logra acariciarlo envolviéndolo en su calor. Tomado de la mano de su novio, camina por la orilla del mar disfrutando de la grata vista que les regala la luna iluminando el oscuro cielo y dando un reflejo inigualable en el agua. Respira profundo llenando sus fosas nasales del delicioso aroma que ejerce de la arena al ser mojada las saladas olas.

Se encontraban en Napili Shores Maul, un hotel ubicado en Napili una pequeña isla en Hawaii. Dicho hotel llamando la atención de Taehyung —quien fue el encargado en hacer las reservaciones— por su privacidad, dandole la certeza de que estarían solos, asegurando que tanto en el hotel como en la playa solo habría personas confiables. Algo que para los hermanos era agradable, así no tendrían que lidiar con molestos periodistas queriendo monitorear sus vidas privadas o paparazis intensos que querían sacar fotos hasta de sus culos.

Por dicha razón, tenían la playa —en su mayoría— para ellos solos.

Hace escasos minutos, su hermano menor junto con Jungkook dejó de acompañarlos decidiendo ir por algo de comer en un restaurante cercano.

—¿Ya no estás enojado? —Jimin detuvo su andar, quedándose estático sintiendo las olas del mar chocando contra sus pies.

—No estoy enojado, bebé —respondió con dulzura, colocándose frente a su novio admirando esos lindos ojos cafés que brillaban a causa de las miles de estrellas que los rodean.

—¿Te sigue doliendo? —con suavidad, el menor pasó su dedo pulgar con las mejillas quemadas de Yoongi. —Pareces un camaroncito.

Yoongi sonrió enternecido mostrando sus encías, sus ojitos perdiéndose en dos líneas rectas al mismo tiempo que sus mejillas se abultan. Llevó sus manos hasta el rostro de Jimin acunando sus cachetes regordetes, hizo un poco de presión sin llegar a ser grosero, los labios color fucsia de su bebé formándose en un gran "8", la sonrisa en el rostro de Min se agrandó. De manera lenta, dejó un suave y tierno besito en ellos, mordiendo un poco de su labio inferior.

—Soy bastante sensible al sol —explicó, manteniendo una distancia escasa entre ellos, sintiendo como el aliento de Jimin choca contra sus labios delgados—. Pero vale la pena quemar mi rostro solo con verte feliz.

—Mi felicidad no debe de estar por encima de tu salud, Min —regañó, dejando un pequeño beso en esos belfos rosas.

—Yo también quería ¿Okey? —aclaró, con su mano acarició los cabellos rubios de su bebé. —Me divertí mirando como Taehyung ahogaba cada que podía a Jungkook.

—Disfrutas ver a otros sufrir, Yoongi.

—Cuando se trata de Jungkook, lo disfruto el doble.

Durante el trascurso de la tarde como también parte de la noche, los hermanos Min/Kim junto a los hermanos Park/Jeon pasaron bajo los rayos solares disfrutando de la soledad que la playa les otorgaba, dándoles la libertad de hacer lo que quisiesen. Se dedicaron a jugar, correr de un lado a otro como si de niños se tratase, formando castillos de arena, pegándose entre ellos e incluso ahogándose.

Car Wash | KOOKVDonde viven las historias. Desc繳brelo ahora