Capítulo 22

1.9K 183 14

Al llegar el lunes y concluir las clases, Liam fue a buscar a Zayn donde siempre lo encontraba: los jardines. Y allí estaba, pero para sorpresa suya estaba sentado apartado de todos junto a Louis. Ambos estaban muy risueños y juguetones y a Liam no le gustó nada la imagen. Su amigo había estado hundido el día antes y ahora estaba de lo más feliz, si ese tipo tenía la culpa de sus cambios de humor ¡sería hombre muerto! Pero para ser sincero consigo mismo el planteamiento del bienestar de su amigo estaba opacado por un sentimiento de... ¡posesión! Era suyo y no quería que se lo tocaran. Le daba igual lo que pudiera eso significar. La rabia no lo dejaba razonar.

Liam caminó decidido hacia ellos, ignorando los comentarios y saludos a su paso. Esa relación iba a acabar sí o sí. No había más opción.

Zayn y Louis peleaban por la última patata de la bolsa de Zayn, mientras Liam aumentaba su furia al ver que Louis lo cogía por la cintura.

Zayn estaba tan ocupado intentando recuperar su bolsa que no se percató de que estaba sobre su ex novio ni de que su amigo se había parado frente a ellos con los brazos cruzados, en evidente reclamo.

- ¿Interrumpo? -preguntó Liam enojado.

- No me quiere dar mi bolsa -contestó berrinchudo Zayn mientras hacía pucheros.

- La compré yo -aclaró Louis sacándole la lengua.

- Pero yo te la robé nada más comprarla, así que ya era de mi propiedad -replicó Zayn fingiendo aguantar las lágrimas.

- Ya sabes lo que dicen de robar a un ladrón. Además, -continuó Louis estirándose sobre el césped- me has dejado, tengo derecho de vengarme y robarte la última patata -bromeó y saboreó el objeto de conflicto en sus narices.

- ¡Cruel! Que sepas que cuando tengas otro novio no tendrás mi recomendación. Le diré que eras el peor novio del planeta -se burló Zayn con fingido enojo.

- Eso no es cierto. Soy un mal amigo, pero como novio no te me quejabas -dijo Louis en tono pícaro.

Zayn no pudo evitar reírse. Y Liam los miraba atónito. O estaban en crisis y volverían en escasos segundos o se habían convertido en íntimos sin que él se diera cuenta. Ambas cosas lo relevaban a él a un segundo plano. Y él nunca sería un segundón en la vida de Zayn.

Furioso se dio media vuelta para marcharse, pero una carcajada de Zayn por un comentario de Louis, que ni siquiera escuchó, lo hizo quedarse. No dejaría que ese tipo se lo robara. A su amigo, claro, se dijo no tan seguro como otras veces.

Zayn vio la actitud de Liam y no supo qué le pasaba. Pensó que era probable que estuviera aún preocupado por él. Estaba haciendo un enorme esfuerzo por estar bien y verlo sin tirársele encima y decirle que nunca lo dejara. Pero lo estaba consiguiendo y Louis le estaba ayudando mucho. La ventaja de salir con un don Juan es que se le olvida rápido que una vez fueron algo más que amigos y se toman las relaciones más en broma. Lo que hacía que no pararan de reír por cuantos recuerdos les pasaba por la mente.

Zayn le hizo un gesto a Liam para que se sentara junto a él y al ver que no lo hacía se incorporó lo suficiente para llegar hasta su mano, la apretó y tiró de él para que cayera al suelo.

Liam cayó sobre Zayn, tendiéndolo sobre el césped. Lo miró de hito a hito. Sus ojos lo fascinaban, eran unas enormes avellanas. Y sus labios... ¿cómo serían sus labios? ¿Qué sabor tendrían?

Zayn notó que le faltaba el aire y no porque tuviera un peso pesado sobre él, sino porque sus pulmones estaban cediendo su actividad para que el corazón pudiera trabajar el doble de rápido. Lo tenía tan cerca. Esos labios que había saboreado y seguía saboreando cada vez que cerraba los ojos.

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!