Capítulo 21

1.9K 195 10

Liam estaba aún en la cama aunque era mediodía, rezando para que cuando abriera los ojos Zayn estuviera allí. Lo había escuchado entrar en la habitación como casi todos los domingos de su vida. Lo normal era que se tirara sobre él para despertarlo y fastidiarlo hasta que él a regañadientes se levantaba. Pero no lo hizo.

Liam esperaba impaciente el contacto, pero no llegaba. Temió que no fuese él. Pero al sentir un pequeño movimiento del colchón supo que se había sentado junto a él, y reconoció su fragancia al instante. Deseaba que él lo despertara como hacía siempre ¿Por qué no lo hacía? se preguntó Liam asustado.

Entonces entendió que algo le pasaba. Se incorporó sin ningún esfuerzo por disimular que estaba despierto y lo miró. Zayn estaba sentado a los pies de la cama, con el pelo alborotado y la cabeza agachada. Liam tragó saliva con dificultad, se parecía demasiado a muchos de los sueños que había tenido esa misma noche. Sus mechas negras eran perfectas y brillantes, hacían que deseara hundir sus manos en ellas y perderse.

Se puso de rodillas sobre la cama y gateó suavemente hacia su amigo, que le daba la espalda. Se asomó entre las cortinas de su pelo, esbozando una sonrisa. Pero palideció al instante al ver que Zayn tenía los ojos rojos, probablemente de llorar.

Liam alarmado, angustiado y preocupado, se tiró de la cama, cayendo de rodillas frente a él. Se colocó entre las piernas de Zayn y acunó con suavidad su rostro, desdibujando con la caricia de sus pulgares el rastro seco de las lágrimas.

- ¿Qué te ocurre? ¿Tus padres? -preguntó Liam ansioso- ¿Te pasa algo a ti? -recorrió con manos nerviosas sus brazos y rostro, para cerciorarse que estaba bien- ¡Respóndeme por Dios! -ordenó impaciente.

Zayn no pudo hablar. Un nudo en la garganta ahogaba cualquier intento. Solo pudo negar con calma. Fijó de nuevo la mirada en el suelo para evitar echarse a llorar de nuevo. Zayn no acostumbraba a llorar por nada. No sabía por qué no había dejado de hacerlo esa noche. Sí, sí lo sabía ¡Lo había perdido! se recordó Zayn mientras se ahogaba en un sollozo.

Liam no soportaba verlo así. Se sentó junto a él y lo abrazó muy fuerte, transmitiéndole todo su amor. Y cuanto más cariño le mostraba más gemía y lloraba Zayn. No entendía que le pasaba y se lo hizo saber.

- Zayn, por favor -dijo Liam retirándole el pelo de la frente- dime qué te pasa -suplicó temeroso.

- ¡Nada! -consiguió decir Zayn mientras se separaba de él- Es solo que tengo un día tonto -bromeó con una sonrisa mientras se secaba las lágrimas con el dorso de la mano.

- Puedes confiar en mí. Y si no lo haces... -suspiró dolido- puedes llamar a Harry para que te consuele. Pero no quiero verte así -le aseguró acariciándole la mejilla.

Tan tierno, pensó Zayn. Lo iba a echar tanto de menos. No solo se preocupaba por él, sino que haría cualquier cosa por verlo bien. Incluso, dejarían que ocuparan su puesto si eso lo ayudaba. Zayn no pudo evitar mirarlo con ternura, besó la palma de la mano que le acariciaba el rostro y suspiró frustrado. No quería que eso acabara. Tenían la relación perfecta. No deseaba que acabara por nada del mundo.

- Es... solo que... -intentó decir Zayn para reconfortarlo- ¡Louis y yo hemos terminado! -exclamó rápidamente al recordarlo.

- ¿Qué? ¡Cerdo! ¿Qué te ha hecho? -preguntó Liam furioso- Si te ha hecho daño ¡lo mato! -afirmó levantándose con brusquedad.

- ¡Claro que no! Hemos terminado bien -explicó Zayn, tirando de él para que se sentara de nuevo- Estábamos mejor como amigos, y así lo hemos decidido.

- ¿Él te ha dejado? -interrogó aún incrédulo.

- No, fui yo el que lo dejó a él anoche -informó Zayn triste al recordarlo- ¿Me abrazas muy fuerte? -pidió haciendo pucheros.

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!