局 D穩a: 9.2

15.4K 2.2K 1.1K
                                    

El tiempo se detuvo, las manijas del reloj dejaron de funcionar, cada cosa existente en su alrededor se quedó estático

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

El tiempo se detuvo, las manijas del reloj dejaron de funcionar, cada cosa existente en su alrededor se quedó estático. Eran solo ellos... Solo ellos y su gran amor.

—Espera... No creo poder hacerlo en mi oficina —separó sus labios de los delgados color rosa.

Se perdió mirando esos belfos brillantes de saliva por unos segundos hasta subir su mirada a esos orbes oscuros, mirándose reflejado en ellos.

—Mis ojos siempre están en ti...

Jungkook dejó un pequeño beso en los labios de lo que vendría siendo el dueño de su corazón. Admiró un poco más esa tímida sonrisa que se plantó en el rostro de su mayor, para después bajarse del escritorio donde estaba sentado. Acomodó un poco el desastre que ocasionaron por ansiosos, al terminar se quedó de pie a un lado esperando que Taehyung se terminase de acomodar en la silla y prendiese el computador.

—¿Tienes mucho trabajo? —cuestionó, sentándose en el pequeño espacio que quedaba de silla entre los muslos de Taehyung.

Una curiosa mano se paseó por su cintura, quedándose estática allí dando unas ligeras caricias en su estómago.

—Normalmente... No hago nada —elevó sus hombros—. Mi trabajo se basa en dar mi firma y visto bueno, también en reuniones y juntas asquerosas que odio con todo mi ser.

—¿Puedo conocer las salas de prácticas? —Taehyung sonrió, tomó una de las manos suaves del menor y lo incitó a levantarse.

—Ven...

Cerró con seguro su puerta al abandonar la oficina. El de cabello castaño se acercó con su rostro en completa seriedad a la chica que parecía ser la recepcionista.

—¿Hobi? —la rubia se alzó de hombros. —Cancela todo lo que tenga por hoy, si alguien pregunta por mí, dile cualquier cosa —hizo ademán de avanzar, más se detuvo. —La sala de prácticas en la que Hoseok suele impartir clases no puede ser utilizada ¿De acuerdo? —la chica asintió.

Estando a un lado del pelimorado, entrelazó sus dedos con la gruesa y fuerte mano del menor quien lo recibió gustoso afianzando el agarre.

A paso lento se dirigieron al ascensor en el cual no duraron mucho tiempo en su interior. Jungkook miraba expectante, su curiosidad dejándose ver en el ligero brillo en sus ojos oscuros. Le encantaba la decoración del edificio, el padre de Taehyung sin duda poseía de un buen gusto.

—Ese de allá —Jeon llevó su mirada a lo señalado—, es el estudio de Yoongi.

Avanzaron un poco más hasta llegar al final del piso donde unas puertas de color beige con decoraciones en gris los detuvieron. Taehyung colocó el código para desbloquear el seguro, tomó la perilla y abrió. Se hizo a un lado dejando que el menor entrase primero.

—Pon seguro —la ceja elevada en el rostro serio del castaño lo hizo morder su labio inferior—, por favor.

Acató la orden colocando de nuevo el código de seguridad —aunque sabría que nadie entraría, ya que, no cualquiera tenía la autorización de adentrarse a las salas de prácticas de los idols—. Con unas de sus manos bajó las cortinas de papel que ocultaban las pequeñas ventanas, así nadie podría asomarse desde afuera.

Car Wash | KOOKVDonde viven las historias. Desc繳brelo ahora