局 D穩a 8.2

16.1K 2.6K 1K
                                    

Sus lenguas se movían de manera coordinada y lenta, disfrutando en demasía el sabor de sus salivas

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Sus lenguas se movían de manera coordinada y lenta, disfrutando en demasía el sabor de sus salivas. La sudadera de color negro que Taehyung llevaba puesta quedó tirada en alguna de las escaleras mientras las subían a tropezones. Poco a poco, el castaño deshizo el agarre de Jungkook en sus muslos, pudiendo bajarse para abrir la puerta de su habitación.

Una vez adentró, no se tardó en atacar de nuevo esos feroces labios que lo llevaron a una galaxia aún no descubierta llamada Jeon. El menor fue bajando sus besos, besando las comisuras de sus labios, su mandíbula hasta terminar en ese delicioso cuello canela donde le dio permiso a su lengua de bañar la piel de su saliva. Un escalofrío recorrió todo su cuerpo en el momento en que su espalda desnuda chocó contra la fría pared en la cual Jungkook lo apresó.

Una ola de sensaciones chocó contra sus cuerpos, la excitación adueñándose de ambos erizando sus pieles, poniendo de punta cada uno de sus pelitos. El cuerpo de Taehyung fue girado con fuerza, Jungkook tomándolo por la cadera, inclinando un poco su cuerpo haciendo que su trasero quede elevado, y su mejilla derecha aplastada a la pared de la cual se sostenía. Pequeños besos húmedos hicieron un recorrido desde su nuca, bajando por toda su espalda hasta esa curva que llevaba a ese abultado trasero, al mismo tiempo que uno de sus pezones es estimulado por dos largos dedos.

—Joder, Jungkook —gimió, un sonido entre ronco y agudo abandonando su garganta.

Cada uno de sus tactos era como quemaduras, su piel ardía bajo las caricias que el menor dejaba en su cuerpo, marcas inolvidables.

Se volteó, impidiendo que Jungkook siguiera con su recorrido de besos por la espalda. Su larga mano tomó al menor por el cuello, apretándolo sin llegar a ser brusco, uniendo sus bocas en un sucio beso. Sin separar sus belfos, fueron caminando hasta la cama. Sus manos aventurándose a sentir más de la lechosa pie de su chico, tomando la orilla de la camisa básica gris que llevaba puesta, quitándola en cuestión de segundos dejándola caer en medio de la habitación.

Las pantorillas de Jungkook chocaron contra la orilla de la cama dejándose caer atrayendo a un Taehyung con él, que gustoso se acomodó a horcajadas sin separar sus labios.

—Me encantas —susurró, mientras jalaba su labio inferior en un mordisco.

Sus caderas se movieron en forma circular encima de ese trozo de carne que martillaba sus nalgas, deleitándose de la cara de placer que Jungkook puso al ser estimulado.

Ojos cerrados y boca entre abierta, la imagen favorita de Taehyung hasta el momento.

Jungkook sin creer poder aguantar demasiado por el deseo sexual, tomó al mayor por sus caderas, tumbándolo en la cama, acomodándolo bajo suyo. Repartió besos por todo su torso, jugando un poco con sus pezones rodeando uno con su lengua mientras el otro lo pellizca con sus dedos. Siguió su recorrido por todo el abdomen, sus manos tomando la libertad de acariciar. La espalda de Taehyung se arqueó al sentir ese húmedo beso que fue dejado en su ombligo.

Car Wash | KOOKVDonde viven las historias. Desc繳brelo ahora