Capítulo 13

2K 192 15

La noche anterior Liam no había encontrado ningún consuelo en la cama de Ashton. Nada más cerrar los ojos se encontró inmerso en la oscuridad de un pasillo. Caminaba y caminaba y no se encontraba nada ni a nadie. Vio una luz al final y corrió hacia ella. Se paró en seco al ver la silueta del hombre más delicioso que había visto jamás. Estaba desnudo y reconoció la suave curva de su espalda, la pequeña cintura y las exquisitas caderas. Sin pensárselo corrió hasta él y lo abrazó contra él girándolo para verle la cara...

- ¡Zayn! -gritó Liam despertándose sudoroso.

Jadeaba sin cesar intentando ubicar donde se encontraba y qué había ocurrido. Lo único que recordaba era la última imagen. Unos enormes ojos avellana clavados en él, perfilando los rasgos perfectos de su rostro.

- ¿Has tenido una pesadilla? -preguntó Ashton jalándolo contra él.

Liam se dejó recostar y que él se tumbara sobre su pecho. Con los brazos bajo su nuca miró al techo y evitó tocarlo ¿Una pesadilla? Sin duda. Zayn era demasiado especial para rebajarlo a algo meramente sexual. No podía creer que lo hubiese degradado hasta el punto de incluirlo en una fantasía de ese tipo. Tenía que acabar con esas alucinaciones o su amistad se iría a pique. Y no podía perderlo. Algo le estaba pasando y en cuanto supiera qué era y lo solucionara, volvería a ser todo como siempre.

Se levantó sin el menor cuidado por su compañero de cama y comenzó a vestirse. Últimamente su vida estaba siendo un caos mental y tenía que hablar de ello con alguien. Iría a hablar con Zayn y... No, no podía hablar con él de ese tema. Buscaría a Louis y le contaría todo. Sí, eso haría. Decidido se colocó los pantalones de un solo tirón y con el pecho descubierto y los zapatos en la mano salió de la habitación.

Ashton se arremolinó la sábana sobre la cintura y lo siguió confuso.

- ¿A dónde vas? -gritó desde lo alto de la escalera.

- Tengo que irme. Hay algo que tengo que hacer. Ya nos veremos en la universidad -dijo Liam cerrando la puerta tras de sí.

No estaba seguro de saber la dirección exacta de Louis, pero al encontrarse su auto frente a una mansión enorme, supo que la había encontrado. Caminó hasta la puerta y llamó al timbre. Nadie abría. Volvió a llamar. Minutos más tarde Louis aparecía tras la puerta. Mojado y con un bañador, miraba a Liam extrañado mientras se peinaba con los dedos algunos mechones de cabello que le caían por la frente.

- ¿Liam? ¿Qué haces aquí? -preguntó sorprendido.

- ¿Interrumpo algo? -dijo risueño Liam.

- Estaba pasando el día bastante bien acompañado la verdad -confirmó Louis con seriedad.

¿Con un hombre? Eso estaba claro ¿Con el precioso hombre de la noche anterior? Esa idea hizo enojar a Liam. Si ese chico estaba allí con él... no se haría responsable de sus actos, pensó Liam furioso. En esos momentos le daba igual que fuesen absurdos e injustificados sus celos. Sería capaz de matarlo con sus manos.

- ¿Con quién? -quiso saber furioso.

- ¡Con mi novio! -afirmó Louis con un destello de felicidad- Queríamos contarte... -no pudo decir una palabra más porque se encontró una dura mano presionando su cuello.

¿Novio? ¿Tenía novio? El muy cerdo le había hablado de conquistar a Zayn cuando ya tenía a otro. Ahora sí que lo mataría con sus manos. Con su amigo no jugaba nadie ¡Con Zayn no!

- Liam suéltame. No quiero pelear -farfulló Louis casi sin respiración.

No tenía la menor intención de soltarlo. Lo molería a golpes hasta que fuese irreconocible y ni el hombre más desesperado del mundo se fijaría en él. Le advirtió lo que implicaba meterse con Zayn. Tenía suerte, Zayn no le había prestado atención así que no sería necesario matarlo por haberle roto el corazón a su amigo. Pero el simple hecho de haberlo intentado justificaba una paliza.

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!