Capítulo 12

2K 193 9

Zayn abandonó la sala y entró en sus dominios, que ese día estaba vacío, la zona VIP. Rió sin parar recordando la cara de Louis. Pero tuvo que reconocer que estaba guapísimo con esa camisa de seda negra que se ajustaba a sus duros músculos. La semana había mejorado increíblemente rápido, se dijo Zayn sonriendo ante las posibilidades que le deparaban la noche.

Louis fue capaz de caminar, aunque no supo exactamente cómo consiguió tal hazaña, y persiguió al diablo encarnado en cuerpo de hombre que lo traía loco. Abría la puerta por la que Zayn había entrado unos minutos antes y se lo encontró. Zayn estaba sentado en un semicírculo acolchado, hundido en almohadones e inclinado por completo. Apoyándose sobre un codo lo miraba con una sonrisa traviesa. Louis se limitó a observarlo desde la puerta, boquiabierto, admirándolo. Zayn pudo ver sin dificultad el brillo de deseo en los ojos de él y decidió que era el momento perfecto para ser muy mal chico.

- ¡Estoy agotado! Me has hecho trabajar mucho -dijo Zayn, pero él no le contestó- ¿Crees que haya algo que puedas hacer? -preguntó fingiendo desinterés.

- Doy muy buenos masajes -contestó Louis acercándose lentamente, como una pantera al acecho- ¡Quítate esa cosa y te lo demuestro! -bufó ansioso.

- La ventaja de "esta cosa" es que no es necesario que me la quite para que me des un masaje. Tiene la espalda descubierta -explicó Zayn tranquilo.

- No es en la espalda en donde quiero hacerte el masaje -informó Louis casi sin voz por la excitación.

Zayn lo miró como si no hubiese dicho nada que pudiese incitar a desatar su lívido y sonrió mostrándole que él tenía el poder, la seguridad de poder controlarse y de manejarlo a su antojo. Louis quiso decirle lo bello que le parecía. Quiso decirle lo sensual que lo encontraba. Quiso decirle lo mucho que le atraía. Quiso decirle lo perverso que era. Quiso decirle muchas cosas... pero no dijo nada. Sin darse apenas cuenta, se había tirado sobre él, cogiéndolo por la cintura apretándolo más contra su duro cuerpo e invadiendo su boca sin compasión.

Ambos tendidos disfrutaban del beso que cada vez era menos violento y más sensual. Louis se separó un segundo para respirar y Zayn dibujó el interior de los labios de él con la punta de la lengua, provocando un escalofrío de excitación en él. Zayn se separó y sonrió orgulloso de que el cuerpo de Louis respondiera con tanta complicidad al de él. Louis no aguantó esos segundos sin la boca de Zayn sobre la suya y arremetió contra él de nuevo. Pero una voz lo sacó del éxtasis en el que se encontraba.

- ¡Jefe!... -se interrumpió David al verlos- ¡Perdón!

- No pasa nada - dijo Zayn quitándose a Louis de encima con dificultad, porque él no quería separarse ni un milímetro, y levantándose- ¿Qué ha pasado? ¡Y no me digas jefe! -ordenó irritado- Te he dicho mil veces que no lo soy. Es Michael al que tienes que dar las explicaciones.

- ¡Ya! Como si alguien lo hiciera, pero esto te compete a ti. Un chico está afuera dice que conoce al Señor Tomlinson y que necesita hablar con él un momento.

- Si está en la lista déjalo pasar -dijo Zayn sin dar importancia al problema.

- No está. Lo he comprobado y dice que avise al Señor. Dijo su nombre y apellido sin que yo se lo dijera, por lo que imagino que lo conoce de verdad -explicó David.

- Louis -le llamó Zayn para que se hiciera responsable de lo que ocurría- Creo que deberías ver de quién se trata.

- Déjalo entrar y que disfrute de la fiesta, me da igual. No pienso moverme de aquí -informó contundente Louis.

- No pidió entrar. Solo dijo que quería hablar con usted -aclaró David con frialdad.

- ¡Louis no seas cabezota y ve a ver qué pasa! -ordenó Zayn como si tratara con un niño desobediente.

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!