Capítulo 11

2.3K 205 8

Tras una noche sin poder dormir Liam amaneció, sorprendentemente fresco. Había pensado una y otra vez en Zayn, Louis y el gorila de la discoteca. Por no hablar de todas las loterías que había armado, imaginándose cuantos novios habría tenido o cómo habrían sido. Pero después lo había descartado. Seguía siendo Zayn, él no tenía experiencia en el ámbito. Y él mismo lo había afirmado esa noche. Era estúpido estar pensando en esas cosas, se dijo antes de decidirse a dormir un poco.

Al levantarse y desayunar no pudo evitar volver a pensar otra vez en el mismo tema. Para despejarse quedó con Louis para jugar al baloncesto un rato y no hablaría de Zayn.

Se estaba montando una película por nada, pensó. Que sea un hombre y él lo hubiese ignorado hasta el momento, no lo hace más atractivo que los otros. Lo que le ocurría era eso, que no estaba acostumbrado a esas conductas de él. Si se daban más a menudo acabaría acostumbrándose y dejarían de importarle.

Zayn durmió plácidamente más horas de las que había dormido en toda esa semana. Por suerte no tenía clases y pudo dormir, cosa que necesitaba con urgencia. Hizo algunas tareas, comió relajadamente y se preparó para la noche. Necesitaría de toda su paciencia -que era muy poca- para no acabar echándole en cara mil cosas al engreído millonario que había alquilado el local. Quiso estar horas antes de que empezara todo para asegurarse de que todo saldría como debía y pasó la tarde arreglándose para estar perfecto. Al llegar al local se lo encontró abierto cosa que solo le sorprendió en parte. El gerente era tan obsesivo con la perfección como él. Sin duda su jefe se había encargado de contratar a dos obsesivos-compulsivos adrede para que cada detalle estuviera solucionado antes de que pudiera estropear lo más mínimo.

-¡Michael, dime al menos, que has dormido en tu casa! -bromeó Zayn acercándosele.

-Sí, y hasta me duché y me cambié de ropa -se burló como si hubiese hecho todo un sacrificio.

-¿Qué haces aquí tan temprano? -le regañó Zayn con un tono tierno.

-Hago inventario de las cosas que hay para la fiesta. Las cosas que se van a romper, o sea, ¡todo! Y lo que necesitaremos para mañana poder abrir como siempre -explicó Michael sin dejar de mirar los papeles en sus manos-¿Y tú?

-Llevo todo el día pensando en bajar un poco las luces para que no se vea el local tan vacío, así que vine a hacer unas pruebas. Y por cierto, el inventario lo tienes listo desde la semana pasado ¡Deja de agobiarte! –ordenó Zayn comprensivo. Michael suspiró y desvió la mirada de sus papeles.

-Veamos esas luces. Te veo distinto -observó extrañado.

-No llevo ropa tan ceñida -explicó Zayn sin más.

-Sí, es eso -corroboró sin darle importancia, caminando hacia el control de luces.

Liam había quedado con sus amigos, como cada fin de semana. Se encontró con Ashton, como cada fin de semana. Y se perdió con él, como hacía últimamente cada fin de semana.

-¿Vamos a mi depa? -casi rogó Ashton.

-No, más tarde. Aún es temprano -espetó Liam mirando hacia todos lados como si buscara algo mejor en lo que ocupar su atención.

-¿Y qué hacemos entonces? -preguntó berrinchudo.

-Tú puedes hacer lo que te pegue la gana. Yo acabo de ver a alguien que me dijo que no saldría hoy y ahí está ¡Entrando en "El Ritual"! -exclamó sorprendido Liam antes de salir corriendo, dejando a Ashton atrás.

Hacía horas que había empezado la fiesta y salvo algún que otro percance, todo estaba saliendo perfecto, pero el maldito tipo que había pedido que se armara tal evento, aún no daba la cara. Zayn estaba aún más furioso que antes. Y creía que eso no era posible. Pidió a todos que cuando llegara se le avisara, ya que él debía darle la bienvenida o una patada en su pomposo trasero, que es exactamente lo que quería.

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!