Capítulo 49

3.1K 217 108
                                    

2/3


Cuando me desperté, seguía desnuda con Tom al lado tratando de recordar todo lo que habíamos hecho anoche… Me senté en la cama tocando mi cabeza y todos los recuerdos comenzaron a venir a mi mente.

—Buenos días, linda – Tom me sacó de mis pensamientos con una linda voz ronca que me hacía desmayar por dentro – ¿Sientes las piernas? – era lo último que pensé que diría.

Lo más sorprendente es que no, efectivamente no sentía las piernas

—Parate y consígueme algo para el dolor… – Dije seria, tratando de que se lo tomará en serio

—No quieres volar mejor? No habría necesidad de usar las piernas – Sonrió con burla

–Tom… ¿Ya te he dicho que tienes un rostro muy lindo? – Contesté con una sonrisa evitando la pregunta anterior

—Sí, lo sé, me lo dicen todas – Llevó sus brazos a su nuca

—¡Y si la quieres conservar más te vale que te levantes de la estúpida cama y me consigas algo para el dolor, o te quedaras sin admiradoras el resto de tu vida!. – Creo que era bastante notorio que mi humor estaba de malas por el dolor y no dormir lo suficiente la noche anterior.

—¿Qué vas a hacer? – Acercó su cara a la mía, hacia que nuestras respiraciones se mezclaran –¿Me vas a pegar? – Preguntó en un tono seductor

–Sí – Hablé dn serio mirándolo a los ojos – Como ya te dije querido Tommy, levántate de la puta cama y dame algo para el dolor – Sonreí falsa

—¿Quieres un segundo round? – Respondió incrédulo y orgulloso de sí mismo, ese era el Tom que conocía.

—¡Hablo enserio, Tom! – Contesté desesperada

A Tom no le sorprendió, su cara ya no representaba el buen humor o su sonrisa sarcástica, había cambiado a una de seriedad…
Puso sus ojos en blanco y de la nada desapareció, era obvio que se iba a teletransportar, lo hacía ver tan fácil cuando yo podía tardar horas en cambiar de una habitación a otra.

A los pocos minutos sentí pasos en la habitación, de seguro ya había llegado… Me destapé la cabeza y lo miré totalmente vestido acercándose con algo en la mano, parecía ser un pequeño frasco blanco.

—¿Qué es eso? – miré lo que sostenía en la mano

—Lo que me pediste – Tiró el frasco con dirección hacia a mi, lo atrapé con el aire y mire la etiqueta, era un producto muggle.

—Pero esto, ¿De dónde lo sacaste? – Seguí leyendo la etiqueta.

—Visité a la sangre sucia de Granger y me dijo que esto era bueno para el dolor de cualquier articulación del cuerpo – Se encogió de hombros y se tiró a mi lado en la cama

—Le vuelves a decir sangre sucia y te destrozó tu lindo rostro. – Lo miré seria y nuevamente dirigí mi mirada al frasco

Tom me sonrió amablemente, cosa que nunca hacía a menos que estuviera de un EXCELENTE humor… Lo miré con el ceño fruncido, admirando su expresión.

—¿Qué ves? – Se mordió el labio mientras me miraba con min ridícula cara de idiota.

—Pues tu cara, que más – Me acerque más a él, Tom seguía sosteniendo esa expresión.

Por instinto toque una de sus mejillas sorprendente se tornaron de un tono rosa durazno, nunca, jamás, había visto a Tom sonrojarse, jamás…

—Acaso… ¿Te sonrojaste? – Pregunté confundida, obviamente sabía la respuesta, dudaba de qué fuera Tom.

—Sabés que te quiero, ¿verdad? – Me miró de una manera totalmente diferente, como si, hubiera algo en el fondo, que le exigiera que me dijera eso.

—¿Qué? – Contesté confundida, este definitivamente no era Tom.

Antes de poder firmar cualquier oración, se acercó a mí y me besó colocando sus manos en mis mejillas. Era el mejor beso que me había dado hasta ahora, aunque todos sus besos eran estupendos, este está el mejor de todos.
Sí, este era mi Tom

Me aparté yo primero por falta de aire, pero parecía que Tom podía seguir toda una hora.

—Como que estás demasiado cariñoso… – Lo miré haciendo una expresión de confusión y sin estar segura de que estuviera bien… Quizá estaba enfermo.

Sonrió una vez más, sonrisas que jamás había visto se había vuelto presentes.

Sin saber qué sería de sus últimas sonrisas que vería antes de ese incidente…

[...]

Las vacaciones fueron de maravilla, Tom estuvo conmigo la mayor parte del tiempo, una que otra vez se escapaba por asuntos de su padre pero no tardaba más de medio día en volver.

—Me alegra haberlos conocido, chicos – La señora Molly nos sonrió a Tom y a mi antes de subir la tren.

—El gusto fue nuestro– Contestó Tom de manera educada, este chico sólo era educado cuando le convenía.

—Gracias por invitarnos a pasar las vacaciones con su familia, Molly – Sonreí agradecida por tan buenos momentos que viví en los últimos dos meses…

—Espero que las Seguí entes vacaciones, o incluso navidad, nos puedan visitar una vez más – Respondió con entusiasmo

El tren hizo su último aviso para que los pasajeros comenzarán a subir… Tom y yo nos dirijamos al tren y subimos, estuvimos buscando un vagón vacío pero nunca encontramos uno.

Al pasar por uno de estos, alguien abría la puerta del vagón, volteé y miré que era Harry.

Hola, ___, y hola Tom... – hizó una pequeña pausa y tragó saliva en seco... –Hemos visto que llevan un buen rato buscando vagón, Hermione, Ron y yo los invitamos a que pasen con nosotros el viaje... – Dijo de manera educada...

—Está más que bien... – Sonreí y pasé al lado de Harry para ingresar al vagón. Me senté y Tom apenas estaba pasando por al lado de Harry, ellos dos no se llevaban bien, Tom miró a Harry con un poco de odio y este no dudó en devolverle la misma mirada…

Se miraron fijamente hasta que Tom se acercó tanto a mi lugar y yo tomé su mano para que se sentara al lado de mi y que no siguiera asesinando con la mirada al pobre Harry...

—Ustedes dos nunca se llevarán bien, ¿no es verdad? – Interrumpió el silencio Ron, dirigiéndose a Tom y Harry quienes aún se veían fijamente con odio, yo lo mire con cara de "para qué preguntas eso" y al parecer él no entendió la referencia, nunca capta las indirectas este chico.

—Detesto que ustedes dos sean mejores amigos.– Me miró a mi y después a Harry, y era verdad, se notaba a kilómetros que le hervía la sangre cuando estaba cerca de Harry.

Estos meses que pasamos en casa de los Weasleys, me había acercado mucho a Harry, en el sentido de amigos, se notaba a la distancia que era una simple amistad lo que teníamos, ninguno de los dos tenía intenciones distintas, él me había contado que estaba enamorado de Ginny desde hace un año, pero nunca tuvo el valor de decírselo, y como ya sabemos, el sabía que yo tenía una perfecta relación con Tom... Tenía...











Aquí se viene con lo que me van a odiar😔

Una vez más discúlpenme los errores ortográficos :)

El siguente capítulo es muy largo, así que lo subiré en un rato más, para que no tarde tanto en completar el maraton, así que prepárense.

Y NO, NO SE VA A MORIR TOM PARA QUE NO SE ME ALTEREN

Ixs quieroo <3

-  -  - 𝙈𝙞 𝙖𝙘𝙤𝙨𝙖𝙙𝙤𝙧 -  -  -Donde viven las historias. Descúbrelo ahora