Las cosas sencillas era lo que le gustaba. A Harry le agrado que Gemma invadiera su casa (la cual también era de Louis, claro) y, un día antes de su cumpleaños, hicieran un convivio parecido al de noche buena con la diferencia de que no había ni árbol, ni pavo ni luces. Y que al único al que darían regalos era Harry.

      Harry descubrió la razón por la que estaría ocupado el día de su cumpleaños real. El primero de febrero mientras Louis estaba fuera llego un paquete para él.  En el paquete había 3 cajas. Una pequeña. Una mediana y una grande, todas y cada una forradas de un tono azulado que le hacía pensar en los ojos perdidos de Louis.

      En la caja más pequeña venía inscrita una nota que decía: Ábreme primero a mí. Harry soltó una risita mientras depositaba a Ciara en el suelo junto a Luigi y tomaba la caja más pequeña de todas. Aparto la tapa y  observo lo que había, eran lociones y jabones para un baño perfecto. Tomo un sobre blanco y lo abrió, otra nota pequeña… Úsanos y abre la caja mediana a las 2 de la tarde.

      Harry mordió sus labios y fue al baño a preparar la tina. El aroma era como el de la canela, era algo embriagante y al rizado le había gustado mucho su baño. Además de eso estaban las burbujas, a Harry le había divertido un montón estar en la bañera con burbujas y jugar con ellas, esa fue la parte que lo entretuvo para salir.

      Cuando dieron las dos de la tarde Harry tomo la caja mediana entre sus brazos y la abrió. Dentro de esta, había un sobre y bajo este estaba una cadena y otra caja. Tomo el sobre y lo abrió. Espero gustarte y espero que habrás la caja más grande hasta las 6 de la tarde. Harry tomo la cadena y leyó la inscripción:

                H y L [01/02]

      La letra era cursiva y era dorada, giró el dije y en la parte frontal venía otra inscripción:

                Juntos estamos en nuestros 5 sentidos.

      Sonrió encantado y se lo coloco alrededor del cuello. Aún no entendía porque estaba la fecha de su cumpleaños en el dije pero lo dejo pasar. Tomo la caja que estaba en la caja y la abrió. Dentro había un disco, lo tomo y dejo las cosas ahí para dirigirse al cuarto.

      Lo coloco en el DVD y observo la pantalla. Louis apareció en la pantalla con una sonrisa, sus ojos perdidos en una dirección extraña y saludándole con la mano. Harry vio que subtítulos aparecían en la parte inferior de la pantalla y soltó una risa, Louis no se había olvidado de que estaba sordo, después de todo.

      Amor, creo que estas algo confundido justo en este instante. Primero que nada ¡Feliz cumpleaños Harry!… ¿Gemma, crees que está bien? Me siento raro siendo grabado… Bueno… es posible que hayas usado las lociones de canela y el baño de burbujas que Gemma ideo para ti, estoy muy ansioso por verte… ¿Segura que estás grabando? Ag, amm… Bien… aquí voy Harry. ¿Recuerdas cuando te dije que quería casarme contigo? Y tú me dijiste que aceptabas… bien cielo, te amo, y te amaré siempre así que… ¿por qué no? No es una boda ¿sí? Pero para nosotros lo será. Espero que vengas porque… Gemma ¡estoy nervioso! ¿Cómo quieres que dirija mis ojos a la pantalla? ¡Estoy ciego! ¡Gorda! ¡Lo del embarazo es excusa! -Harry vio como Louis reía en la pantalla- jajaja, bien… espero verte aunque no te vea, esta noche con ese dije y con lo que contenga la tercera caja… ¡TE AMO HARRY!

      La pantalla se quedó negra y Harry hizo una mueca. Saco el cd y lo guardo. Ahora tendría que esperar hasta las 6 de la tarde para saber lo que la siguiente caja guardaba, aunque en la boca de su estómago las mariposas empezaron a revolotear… ¿Qué querría Louis? Había dicho algo sobre boda y casarse pero Harry sabía que no era posible porque ahí no estaban permitidos los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Veras con mis ojos y yo escuchare con tus oídos. (Larry Stylinson)¡Lee esta historia GRATIS!