Capítulo 40

4.3K 346 32
                                    

Otro lunes, bastante aburrido, todo el fin de semana no salí de la habitación, ni si quiera se como le hice para sobrevivir sin comida y pura agua...

Hasta que tocaron la puerta

Me levanté malhumorada pensando si ir o no a clases, pero la persona tras la puerta seguía insistiendo demasiado, hasta que abrí...

- Tu otra vez... - puse los ojos en blanco. - ¿Vienes a lesionarme de nuevo la mano? - le contesté al chico parado detrás del marco de la puerta que efectivamente era Mattheo

- Vine a disculparme...

- No, adiós. - Cerré la puerta en su cara

Me sentía un poco culpable pero la sensación desapareció con el paso de los minutos

[ Una aclaración antes de continuar... a partir de este punto de la historia Tom dejara de ser tan "idiota" y se comenzará a ganar nuestro corazoncito, claro tampoco será con cringe... ]

Me senté una vez más en la cama decidiendo si me levantaba a explicarle a Mattheo por que me había comportado de tal forma o si me quedaba con mi orgullo y no hacia nada...

Opté por la primera opción, me levanté dirigiéndome a la puerta, cuando la abrí me topé con Tom apunto de tocar la puerta, aún con su mano en el aire una mueca de sorpresa.

- Oh Tom... ¿Qué haces aquí? - Le dije seria, con tan solo mirar a Tom se me venían todas los recuerdos de lo que había explicado Draco.

- Quería hablar contigo... Pero en un lugar especial... - Bajó la cabeza como si le hubiera costado mucho decir esa frase

- ¿Ahora? - levanté una ceja dudando si seguía a Theo que se alejaba por el pasillo

- Sí... - se armó un pequeño silencio hasta que él lo rompió - Por favor... - contestó en voz baja

- Bien... ¿Dónde? - crucé los brazos indicando que no estaba de humor


Tom no contesto, me tomó de la muñeca y comenzamos a caminar en dirección al cuarto donde anteriormente dormíamos. Bonitos recuerdos ahí.

Llegamos, él me introdujo primero a la habitación y el seguido de mi. Cerró la puerta a sus espaldas mientras todavía me observaba al ponerle seguro a la puerta.

- Sujétate de mi... - Ordenó con tono superior mientras él ponía sus manos en mi cintura

- ¿Por que? - Pregunté negando con la cabeza, supongo que me sentiría incomoda o insegura

- Solo hazlo - susurró con una pequeña sonrisa esperando a que yo pusiera mis manos alrededor de su cuello

Mordí un poco mi labio de abajo dudando si sería buena idea hacerlo o simplemente me iba del cuarto de Tom...

- ¿Que esperas? ¿A qué Potter vuelva a presumir que es el elegido? Eso será pronto... - Tiró un poco su cabeza hacia atrás y sonrió burlón

Puse los ojos en blanco mientras suspiré y coloqué mis manos en su cuello. Sonrió al sentir el tacto que habíamos desarrollado en ese instante.

- Te recomiendo que te agarres fuerte, será un viaje algo... Cansado - Dijo dudoso, estaba segura de lo que haría...

Al ver su expresión, abrí los ojos más de lo normal y puse mi cabeza en su pecho, me tomé fuerte de su cuello y él puso sus brazos alrededor de mi cuerpo, abrazándome y despertando mariposas en mi estómago.



Se quedó así unos segundos...

- Que esper- no me dejo terminar por que susurró una pequeña frase

Sentí como nos estábamos moviendo a una gran velocidad aunque no habíamos dado ni si quiera un paso... Me aferré más al cuerpo de Tom, haciéndome sentir mareada.

Cuando deje de sentir ese movimiento fluir y me atreví a abrir los ojos aún recargada en el pecho de Tom...

Estábamos en un lugar que parecía ser un bosque oscuro, pero en unas ramas colgaban unas pequeñas luces de un tono amarillento, dándole luz a esa parte del bosque...

En el piso había una manta de color negro que simulaba más un colchón... En una esquina habia una pila de libros de todo tipo, en otra esquina habían varias almohadas y mantas...

Parecía el lugar perfecto para cualquier amante de la lectura... Me alejé un poco de Tom mientras él me miraba con una sonrisa, con mis ojos llenos de asombro me acerqué lentamente a ese lugar, con Tom siguiéndome por detrás...

- ¿Que te parece? - Pregunto parado a mis espaldas

- ¿Está hermoso... Tu... Tu hiciste... - Sin poder terminar Tom contesto con delicadeza:

- Cuando era niño, aprendí a teletransportarme con un pequeño hechizo del que había leído varías veces en un libro de defensa, y con el paso de tiempo comencé a traer libros a este lugar, mantas, almohadas, luces... Hasta que se convirtió en este lugar... - Hizo una pausa colocándose en mi lado mientras aún tenía mis ojos fijos en este lugar... - He explorado el bosque, parece no tener salida, nunca aparece el sol y siempre se queda la luna centrada en lo alto del cielo... - suspiró dirigiendo su mirada al cielo

- Esto es genial... - Me acerque aún más y admire las luces de cerca. - ¿Por que nunca me lo habías mostrado?

- Mi padre un día lo descubrió, me siguió una de esas tantas veces que me teletransporte, no sé como, pero al llegar aquí, él había venido conmigo... Destrozó el lugar hasta que prácticamente no quedó nada, los libros que había estado coleccionando, las luces, todo... No quedaba rastro de nada, volvía a ser el mismo bosque solitario que un día llegó a ser... - Contestó en un pequeño tono triste mientras miraba los libros ya mencionados en una esquina

- Me imagino la pérdida que eso fue... - Me senté en la manta, para estar en el césped era bastante cómoda... "como arte de magia"...

- Lo sé, tardé demasiado volviendo a formar este lugar... Hasta que descubrí que hacer para que nadie que no fuera una persona especial para mi entrara conmigo... - Se sentó a mi lado, mirándome con cierta "ternura"

Entendí la indirecta, Tom me había dicho indirectamente que era una persona importante para él, sonreí ante tal gesto que me había puesto de un mejor humor...

- Gracias por tener la confianza de enseñarme este lugar... Es precioso... El lugar perfecto para cualquier amante de la lectura... - Mi vista se perdió en las terminales de los árboles y después en la luna que se admiraba perfectamente desde mi punto de vista.

- Solo quería disculparme bien... Sé que no soy una persona que expresa bien los sentimientos pero... - hizo una pausa, dirigí mi mirada hacia él, Tom me miró y se perdió en mis ojos, lo noté por que sus labios se separaron... - Pero siento que formaste parte de mi los días que pasábamos juntos... Te tomé cariño demasiado rápido. Me molestaba tener una debilidad, tener una debilidad en ti... Y... eso me enfurecía, Tom Riddle no tenía que tener alguna debilidad, hasta que apareciste tu... Traté de olvidarte con otra chica pero siempre que estaba con ella, deseaba estar contigo, sentir tu perfume, mirar tus hermosos ojos... Hasta que se lo confesé a Sarah, un día miré a su mejor amiga preparar una amortentia... Supuse que la usaría conmigo, encontré un hechizo para retrasar el efecto y poder explicarte todo, pero cuando lo intenté ya era tarde... Y hablando de la apuesta... Al principio no soportaba estar contigo... pero cuando menos lo pensé, ____ se había robado mi corazón, y lo único en lo que pensaba era como demostrarte el amor que te tenía...

amor... dijo amor

- Tu... - Respiré hondo sabiendo a lo que se refería, no podía evitar sentirme nerviosa

- Te amo ____...

-  -  - 𝙈𝙞 𝙖𝙘𝙤𝙨𝙖𝙙𝙤𝙧 -  -  -Donde viven las historias. Descúbrelo ahora