Capítulo 29 - Hermanos (En edición)

Comenzar desde el principio

Era como si él no hubiera muerto, durante gran parte de mi vida, mi padre había sido una figura invisible e inexistente, entonces su muerte tampoco existía. No me refiero a que vaya a bailar sobre su tumba, ni que este feliz sobre aquel anuncio, pero no me producía un gran cambio emocional. Era como algo que mi cerebro no era capaz de procesar, era como si aun viviera pero continuara sin verlo.

- No te pido que conozcas a tus hermanos en el funeral de Jackson, tampoco te pido que vallas- su voz daba a entender que estaba llorando-. Solo te pido que en algún momento, puedan, tu, Ethan y Kelly, verlos o...

- Quiero conocer a mis hermanos- trague saliva-. Pero quiero también dejarles tiempo, quiero que puedan tener un par de semanas tranquilos sin su padre... en estos momentos supongo que están un poco... delicados.

- En realidad- suspiro-. La muerte de Jackson no fue tan repentina. Los niños sabían que iba a fallecer en un momento u otro, en realidad saben que su padre está en otro lugar mejor en donde no sufre.

- Pues, entonces, me alegro por ellos- apreté los labios-. Usted tiene mi número, cuando le parezca correcto llámeme.

- ¿Te parece mañana?- preguntó, parecía como si estuviera rogando.

- Verá, señora- aclaré mi garganta-, no estoy segura si mi padre le haya dicho pero yo...

- ¿Qué tienes un hijo del cantante William Marchase?

La forma que lo dijo me hizo sentir incómoda. ¿Cuánto sabía ella de mí? Yo no sabía absolutamente nada de ella. Miré la punta de mis zapatos y dije:

- Estoy de acuerdo- asentí con la cabeza-. Le diré a mis hermanos que vengan a mi casa, ¿mañana por la tarde?

~°~

Me sentía como una niña pequeña. Observé a William observar a Sandy, ¿le tenía que pedir permiso para que mis cinco hermanos vinieran mañana por la tarde? Posiblemente sí, no era exactamente mi casa, era solo otra invitada.

- William- llamé su atención-. Mi padre, él falleció.

Su gesto de bobo enamorado por mi pequeña... nuestra pequeña, cambió por completo. Su mirada ahora era sorprendida y apenada. Pero yo no le contaba para que sintiera pena por mí, ¡pues claro que no!

Tal vez era bastante insensible de mi parte no llorar, pero no quería forzarme a mi misma a sentir lástima tampoco. Mi padre, ya estaba muerto para mi desde antes de que muriera realmente. Ya había llorado lo suficiente cuando se marchó.

Antes de darle la oportunidad de decir algo dije:

- No sé si recuerdas que te dije que tenía otros tres hermanos menores- tragué saliva me sentía como una estúpida-. Pero mañana los conoceré, y les dije que vinieran aquí, a ellos y a Ethan y Kelly.

William se rascó la cabeza, y luego asintió con la cabeza diciendo:

- Lamento tu perdida.

- No es reciente está perdida, de todas maneras- aclaré mi garganta.

Tenía aquel nudo que uno tiene cuando esta por llorar, pero no sé a qué se debían mis lágrimas. No lloraría, me negaba a llorar.

- No debes hacerte la fuerte frente a mi- dijo sin mirarme a los ojos-, ¿lo sabes no?- levantó la mirada.

Lo miré durante un segundo y me pregunté a qué demonios se refería. ¡Pues claro que debía hacerme la fuerte frente a él! De una manera u otra ahora se sentía como mi... no sé si la palabra "enemigo" es correcta, pero dentro de mí, sentía que quería robarme a mi pequeña.

Cómo Ocultar un Secreto a Todo el Mundo © HISTORIA COMPLETA (En edición)¡Lee esta historia GRATIS!