Capítulo 48; El camino a elegir

119 12 8
                                    

Ambas manos masculinas recorrían mi cuerpo de arriba a abajo, y pronto la sensación de borrachera me invadió por completo.

Mi ropa termino en el suelo en segundos. Mientras ambos hombres mordían, lamían mi piel, desabroche torpemente los cierres de sus pantalones.

Simplemente pensar en la situación me excitaba lo suficiente para empaparme.

Valkyon y Ashkore se coordinaron sin mediar palabra; mientras uno comenzó a jugar con mi botón especial, el otro introducía sus largos dedos dentro de mi.

Mi respiración pesada se mezcló armoniosamente con las de ellos. A penas podía abrir los ojos, cuyos párpados caían solos del placer. Agarre ambos penes y empecé a masturbarlos, sintiendo como sus cuerpos se tensaban e intensificaban sus movimientos.

La mano de Ashkore rodeó mi mandíbula y me invitó a bajar mi cabeza hacia su cadera, movimiento que yo acepté sin dudarlo.
Valkyon carraspeó la lengua, y observo cómo lamía la intimidad del dragón.

— ¿Observando la escena? -Ash sonrió, y profundizó mi mamada agarrando mi pelo.

— Si. Pero prefiero ver otra más agradable.

Agarro mis caderas poniéndome a cuatro, extendió mis piernas e introdujo su lengua dentro de mi. De la sorpresa solté el pene de Ashkore y gemí de placer. Mis piernas temblaron ante la fría sensación.

El dragón frunció la expresión y volvió a colocar mi boca en el.

— No hagas que esa boquita deje de trabajar, ricura. -gruñó.

Estaba apunto de llegar al orgasmo con los movimientos del peliblanco, mis piernas apenas podían mantenerse de pie y me costaba dejar paso al miembro de Ash en mi garganta.

Este se percató y agarro mi cintura para empujarme hacia el, desprendiéndome del poder de Val. Sin vacile, me coloco encima de él y se introdujo en mi de una estacada;

— ¡AH!

Mis paredes se contrajeron y exploté de placer encima del dragón.

— Así me gusta nena. -susurró.

Aún sin poder recomponerme, sentí a Valkyon detrás de mi, donde agarro mi cuello y me obligo a mirarle;

— Con permiso.

Con estas palabras se introdujo en mi junto con Ashkore, llenándome ambos mi cavidad.

— ¡VALKYON! -gemí, y el me tapó la boca con un beso.- ¡Mhmn...!

No dolía como podía parecerse. Al estar tan dilatada ambos entraron a pesar de su amplio tamaño. Comenzaron a embestirme como animales salvajes sin reparo, Ashkore mordiendo mis pezones y Valkyone mi cuello.

— Esto si que es una curiosa vista, ¿no crees?

— En esto debo darte la razón. -sonrío Ash.

Poco tarde en llegar al climax de nuevo. Mi cuerpo entumeció y se amoldo a los cuerpos de ambos hombres, que agarraban mis caderas y se compenetraban armoniosamente para penetrarme.

En el momento más álgido, ambos hicieron un estremecimiento final y soltaron todo su amor dentro de mi.

Caí exhausta sobre la cama, y poco a poco mi vista fue nublándose, viendo como ambos me observaban hasta caer dormida.

~•~

Mi cuerpo estaba adolorido la mañana siguiente. Al despertarme casi olvidé mi ojo ciego, el que estaba completamente blanco. En otra situación habría reparado en esto mucho más, al punto de entristecerme... pero lo único que me importaba es que había salido viva de allí, por cualquier cosa que hubiera perdido.

El barco se mantenía en calma, y reconocí las altas mareas que llevaban al cuartel general, donde nos dirigíamos.

En lo más lejano de la proa se encontraban Valkyon y Ashkore mirando hacia el horizonte en completo silencio. Mis pasos los alentaron de mi presencia y se giraron hacia mi.

El amanecer hacía que sus pieles se dorasen bajo el sol y sus ojos resplandeciesen. Me observaron con calma.

Debía elegir cuál sería mi camino a seguir, el momento había llegado y no sería una decisión fácil. Las lágrimas comenzaron a recorrer mis mejillas,

sabiendo que debía escoger un camino por el cual luchar.

Estúpida Faelienne [ELDARYA] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora