局 D穩a: 2

28K 4.6K 3.6K
                                    

La alarma de Taehyung esa mañana había sonado más temprano de lo habitual, despertándolo de su maravilloso sueño

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

La alarma de Taehyung esa mañana había sonado más temprano de lo habitual, despertándolo de su maravilloso sueño. Sentado en el asiento del copiloto de su auto lo único que intentaba era no quedarse dormido, tenía una reunión importante con nuevos inversionistas en el otro lado de la ciudad. Su hermano Namjoon mantenía su mirada puesta en el camino mientras conducía llevándolos a su destino.

Era uno de esos días que Taehyung amaba en demasia por su clima soleado sin llegar a ser caluroso, el cielo estaba despejado, los rayos solares pintando la ciudad de tonos naranjas. El viento y lo fresco que se sentía el ambiente lo agradecía el traje color azul que traía puesto.

Mirando por la ventana por su mente solo pasaba la idea de tener que estar en la sala de juntas, lo odiaba con su vida, solo esperaba que la reunión no tardara mucho y pudiera marcharse a su empresa lo antes posible, deseaba llegar a su oficina donde podía despojarse del traje tirándolo en un lugar donde no lo viera y ponerse su ropa cómoda junto a unas chanclas, echarse en su sofá a hacer relativamente nada más que firmar papeles hasta que la noche llegase y pudiera marcharse a su departamento.

Un gran edificio se posó delante de sus ojos cuando su hermano dobló para adentrarse al parqueadero. Estaban en una de las sedes de Kim Entertainmet, la cual era administrada por Namjoon. Lo primero que hizo al bajar del auto y esperar que el ascensor lo llevara a uno de los últimos pisos donde estaban colocadas las salas de juntas, fue pasar por la maquina despendedora y comprar un paquete de gomitas de ositos.

Su hermano mayor lo esperaba a las afueras de la sala de juntas, la puerta estaba cerrada por lo que ninguno de los inversionistas junto a varios empleados que yacían adentro, se percataron de su presencia. Namjoon estiró su mano entregándole las llaves del auto al castaño quien las guardó dentro de su saco en una de las bolsas.

...

Después de dos benditas horas donde pasó escuchando a personas hablar de ideas para el crecimiento de la empresa, pudo salir de la sala de juntas y dirigirse a su auto para marcharse a su edificio. Se colocó unos lentes de sol para que la luz solar que estaba siendo potente no le molestara su vista a la hora de conducir, conectó su teléfono al Bluetooth del auto para colocar un poco de música, así el camino de al menos hora y media no se le haría tan largo y solitario.

Pudo suspirar con alivio cuando estuvo frente a su empresa, aunque quiso evitarlo, desvió su mirada al lado contrario, apagó el motor de su auto y se acomodó mejor en su asiento, dedicándose a mirar al pelimorado, detallando cada detalle en él, desde su overol parecido al del día anterior, como la camisa que llevaba puesta, siendo manga larga y de color blanco, ocultando su brazo lleno de tatuajes con ella.

Taehyung gruñó por no poder admirarlos.

El chico se encontraba en la entrada, con un cartel amarillo en las manos llamando la atención de todos los que pasaban, indicando que el lavado de auto estaba en un 50% de descuento

Car Wash | KOOKVDonde viven las historias. Desc繳brelo ahora