Capitulo sesenta y ocho

32.2K 2.4K 809

— ¡He vuelto! —anuncié dando un portazo y encaminándome hacia la cocina.

Me moría de hambre.

Había pasado toda la tarde con Lauren, Becca y Beth mientras la primera nos narraba su cita de ensueño con Aaron.

La llevó a ver a 5SOS, en serio, nadie se resiste a eso.

Puta, como la envidio.

Pero eh, que la adoro.

— Tengo hambre mami, ¿qué hay de cena? —pregunté nada más traspasar el umbral de la puerta, husmeando por la cocina.

— Pareces una rata. —se burló mi madre y yo le saqué la lengua tras rodar los ojos.— Hay pescado, esta en el horno. —contestó cruzándose de brazos, divertida.

Yo la miré con cara de horror y tragué saliva.

— En realidad no tengo tanta hambre... —traté de huir de la situación retrocediendo hacia la puerta con una sonrisilla forzada.

No soporto el pescado.

Es que, no.

No.

— Me alegro, porque en realidad hay pollo asado. —habló una vez más para luego reirse de mi mientras yo la fulminaba con la mirada.

— No juegues con mis sentimientos de este modo, madre. —pretendí estar ofendida con tono solemne para luego reir con ella.— ¿Y a qué se debe el pollo asado? Solo cocinas cosas ricas cuando hay visita. —me burlé yo de ella y me dio un ligero golpe con el trapo que tenia en la mano.

— Muy graciosa. —contestó.— Pero en realidad si tenemos visita. —hizo una pequeña 'pausa dramática'.— Y no te va a gustar.

Oh no.

Si decía que no me iba a gustar, es que de verdad lo iba a odiar.

— Mamá... —inquirí para que hablara.

— Viene uno de los socios de tu padre. —alcé una ceja apremiándola a continuar, porque sabía perfectamente que eso no era todo.— Y trae a su hijo. —añadió, una nueva pausa y mirada apremiante.— Tu niñero.

— ¡¿QUÉ?! —estallé.— ¡NO! MAMÁ, NO.

Desde luego, esto me lo temía desde hace tiempo.

Este viernes mis padres volvían a viajar hasta el domingo por la noche, pero al no haber mencionado nada más a cerca de el supuesto "niñero" asumí que lo dijeron simplemente para asustar.

Pero no.

Y hoy, jueves por la noche, a apenas horas del viaje, iba a conocerle.

Genial.

— Ya estaba acordado, creí que lo habías superado. —contestó ella.

— ¡Mamá! Esto no es nada justo. —me quejé y ella básicamente me ignoró.

— Sube a cambiarte, estarán aquí en media hora. —ordenó.

— No quiero. —repliqué, arrepintiéndome al momento del tono de niñata enrabietada en el que lo dije.

— ¿Así demuestras tu madurez? —se burló alzando una ceja.

Yo bufé y subí a mi habitación, procurando no dar pisotones para demostrar mi enfado e indignación porque sí, es de crías, pero dando un fuerte portazo al llegar a mi cuarto.

Para mejorar la situación, ese fin de semana Becca volvía a su casa y los chicos iban a hacer su "visita mensual" a casa.

Además, Beth y Lauren se iban con Becca durante un tiempo, viaje al cual yo habría asistido de no ser por el estúpido castigo causado por la estúpida puerta que tiró el estúpido de Nash.

El Clan Imbécil |Magcon Boys| EDITANDO¡Lee esta historia GRATIS!