Capítulo 4.

573 36 13

Me había despertado bajo un sol tremendo, algo que no era natural ver en mi día a día, me dí una rápida ducha y me puse un bonito vestido blanco que me había comprado en Uruguay.

Mi hermano y yo nos dirigimos al circuit entre muchas risas, cantábamos nuestras canciones favoritas y aunque no lo hacíamos bien,lo importante era hacerlo juntos, como en los viejos tiempos.

Aparcamos el coche cerca del circuit y caminábamos por el paddock en busca del box de Mercedes, caminar en el idioma de mi hermano significa correr para que no te pare ningún periodista,muy majo él.

Caminábamos tan rápido que no me podía fijar en nada, mi mente estaba en un caos total.Sin querer, me choqué con una chica y terminé en el suelo.

-¿No puedes mirar por donde vas?-resopló una rubia con gafas de sol, no me ofreció ayuda, así que me levanté por mi propio pie.

-Lo siento, esque iba con mi hermano-miré hacia los lados pero no lo encontré,¡Genial!, me había dejado tirada.

-Pues yo por aquí no veo a nadie, bonita.¿No te habrás colado?.

-¡Pues claro que no lo he hecho!.-se rió falsamente y se abrió paso haciéndome caer de un empujón.

-¿Necesitas ayuda?- dijo una chica con un micrófono en la mano.

-Gracias, soy Juliet Wolff.-dije con una sonrisa.

-Yo soy Gabriela, pero llámame Gabi, periodista francesa.-se rio dejándo a la vista una bonita dentadura.

-¿No sabrás por casualidad donde está el box de Mercedes? Mi hermano me ha dejado tirada sin querer, tenía mucha prisa..

-¡Claro que si! Sígueme.-las dos caminábamos por el estrecho camino.-Te compadezco, si eres hermana de Toto, vas a tener que ver todos los días a esa rubia, se llama Vivian Sibold.

-Sí, ya tiene nombre de bruja.-me reí mientras nos acercábamos a un gran establecimiento con el símbolo de Mercedes.-Es aquí, gracias por traerme.

-De nada Juliet, ojalá nos volvamos a ver.-tras darnos un pequeño abrazo fue desapareciendo entre la gente.

Entré rápidamente en busca de mi hermano, pero fue muy difícil encontrarlo entre tanta gente.Empecé a abrir puertas al azar pero una con el lema 'solo para personal autorizado' me llamó la atención más que las otras y decidí entrar.

En las películas cuando alguien abre esta puerta siempre se suele poner música terrorífica como si fuera a haber un cadáver, un millon de dólares, la llave de la importalidad o algo así.

En mi caso, me llevé una gran decepción,allí, no había más que cajas con gorras y camisetas del equipo y dos ordenadores.

Al fondo al lado de las cajas había un corcho con un montón de fotos, me acerqué y cogí una en la que estaban mi hermano y mi sobrina vestidos con todo tipo de complementos del equipo, los cuales a la pequeña Valen le quedaban enormes.

-Eh,¿Qué haces tú aquí?-una voz me sobresaltó.Me giré y me encontré con un chico rubio de unos preciosos ojos verdes, apoyado en la puerta, era guapo, demasiado.Intenté salir pero me lo impidió.

-¿Me quieres dejar pasar?-dije alterada, sin mirarle a la cara, él se rió.

-Oh bueno, a Toto y a Paddy les encantará saber que una intrusa se ha colado en el box.-me guiñó un ojo, que estúpido.

-Soy la hermana de Toto, imbécil, déjame pasar o el que va a tener problemas vas a ser tu.-para mi sorpresa apartó el brazo y me dejó pasar, pero no fue tan fácil librarme de él.

-Ya sabía que eras hermana de Toto, te pareces a él.

-Vale.

-¡Oye! No me has dicho como te llamas, guapa.-oh dios, me ha llamado guapa, me tensé ante su sonrisa.

-Juliet.

-Que nombre tan bonito, en español significa Julieta,¿Conoces la historia de Romeo y Julieta?.

-Pues claro que la conozco, pero si me vuelves a llamar así te aseguro que serás tu el que no vuelva a entrar en el box.-se rió ante mi respuesta.-Encantada de conocerte-me fui de allí con las megillas ardiendo de la vergüenza.

-¡Juliet! Espero volver a verte, me llamo Nico, Nico Rosberg.-gritó mientras me alejaba.

Al fin encontré a mi hermano hablando con Lewis y con otro chico, me dirigí hacia ellos con cara de malas pulgas.

-¡Juliet! Te estaba buscando, hermana.-le miré de arriba a abajo, ya veo como me buscaba sentado.

-Claro que sí, campeón.-rodeé los ojos y me dirigí a la cafetería del equipo donde me senté sola, lágrimas de rabia cayeron por mis megillas,mi hermano seguía prefiriendo a su trabajo antes que a su propia hermana.

-Hola,¿Eres Juliet?-levanté la cabeza y me encontré el rostro de Nicki Lauda, con una sonrisa.

-Sí, soy yo-dije secándome rápido las lágrimas.

-Tú hermano te estaba buscando hace un rato, se le veía preocupado.

-Ya veo como me buscaba sentado con el ordenador.-dije, el se sentó a mi lado.

-Pues mala suerte, fuiste en el momento que estaba revisando unas cosas..

-Sí, el siempre está 'revusando cosas'

-En realidad se lo he pedido yo, lo siento mucho bonita, el te quiere muchísimo, todos aquí hemos oído hablar a Toto alguna vez de ti-seguía con su gran sonrisa.-¿Me acompañas a junto de él?

-Sí.-caminé junto a Lauda mientras charlábamos animadamente cuando nos volvimos a encontrar con Vivian, la de antes.

-¿Trabaja aquí o algo?-pregunté mirándo como hablaba con Lewis.

-Que va, es la exnovia de Nico Rosberg, uno de nuestros pilotos, vino para arreglarlo con él, no sé si lo conseguirá.

You can be a champion, Nico Rosberg.¡Lee esta historia GRATIS!