Capítulo 1 - La Noche Que Todo Cambió

378 15 2
                                                  

El sol se eleva en el horizonte, sus rayos de luz bañan una pequeña villa, de unos noventa seis habitantes. La cual está ubicada en las profundidades de un inmenso bosque, rodeada por gigantescos árboles, un río y un lago en la villa cuyo nombre es Eleven; nombrada así en honor a su fundador.

—Mamá, voy a salir a buscarlo estaremos aquí para la hora del almuerzo. Decía la chica mientras se alejaba de su casa.

Su nombre es Melody Eleven, nieta del fundador de la villa. Salió en busca de su mejor amigo. Se dirigía al centro de la villa, al llegar allí se encontró con una conocida suya, una joven de unos veinte años de edad.

Has visto a Yutaro pasar por aquí. Preguntó Melody, al interponerse en su camino.

—No le he visto, ¡Por favor no vuelvas a preguntarme por él! Dijo molesta la joven, pero trató de ocultarlo desviando la mirada.

La joven se alejó rápidamente de ella. Melody trato de preguntarle a alguien más, pero las personas se alejaban de ella con estúpidos pretextos para no ir-respetarla al escucharla preguntar por aquel chico al que todos le temían. Así que decidió ir a buscarlo por las cercanías de río.

De camino al río se encontró con uno de los guardias de su casa.

—¿Has visto a Yutaro le he buscado por toda la villa y no lo encuentro? Preguntó Melody, mientras este realizaba su labor de patrullaje diaria.

—Sí, lo vi ir al lado este del río hace un par de horas, pero no lo he visto regresar tal vez lo encuentres allí. Dijo el Guardia.

—¡Muchas gracias! Dijo Melody antes de partir rápidamente.

Después de hablar con el guardia recordó la cueva que estaba al lado este del rio. La cual él siempre visitaba para escapar de sus deberes diarios. Ella se sintió algo tonta por no haber buscado allí primero, así que se dirigió rápidamente a la cueva.

Al llegar allí miró hacia la oscura cueva, entro sujetándose de las paredes y dando cortos y pequeños pasos, porque la cueva era muy oscura al principio, pero luego se hacía más clara. Luego de caminar unos cuantos metros comenzó a escuchar unos ruidos extraños.

Al llegar a la luz pudo avistar la silueta de su amigo Yutaro, que estaba sentado a la orilla del río subterráneo.

En el fondo del río y en las paredes de la cueva había unas extrañas piedras que emitían una luz de color verde-azulada, así que se podía ver todo con suma claridad.

—¡Yutaro! Gritó la chica. Te he estado buscando toda la mañana, dijiste que hoy almorzaríamos juntos. ¿Qué estás haciendo aquí? Preguntó molesta, mientras se acercaba.

—¿Qué quieres? ¿No ves que estoy estudiando? Dijo Yutaro mientras se daba la vuelta.

Sin percatarse de la situación ella miró hacia el otro la del río y vio un gran escorpión tan negro como la noche. De la impresión tan repentina se asustó.

—¡¿C—C—Cuando regreso?!Dijo tartamudeando Melody con una expresión de asombro en su rostro.

—Hace dos días, pero eso no importa salgamos de aquí debe de ser tarde ya. Dijo Yutaro mientras se incorporaba. (Yutaro, tiene la piel oscura, pelo corto y rizado, una banda que cubre su frente y unos extraños, pero igualmente deslumbrantes ojos plateados.)

Salieron de la oscura cueva y caminaron hacia la villa, pero escucharon un galopar estruendoso que se acercaba a ellos.

Segundos después vieron un toro furioso con grandes cuernos que se dirigía hacia ellos a gran velocidad. Yutaro, se paró frente a Melody para esperar al toro que envestía contra ellos. Se colocó en posición de defensa, espero el momento justo en el que el toro se acercó a él, lo tomo por los cuernos y lo lanzó violentamente al río.

Leyendas (El Mundo De La Magia)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora