Capítulo 5

5 0 0

     -         ¿Cassandra?- dijo una voz masculina.

Probablemente era Kevin… Pero, me dijo… ¿Cassandra? ¿Ese era mi nombre? ¿Cómo lo sabía? ¿Quién era Él?

Decido abrir los ojos.

Estoy en una habitación pintada de blanco en una camilla de hospital.

Miro hacia un costado y mi mirada se encuentra con los ojos de alguien.

Un hombre… o un chico que aparentaba tener mi edad más o menos. Viste una camiseta azul oscuro y jeans negros. Su pelo, es color marrón claro y sus ojos son de un celeste claro medio gris, tan cristalinos como el agua. Levemente, puedo ver mi cara en sus ojos.

Estoy totalmente demacrada.

Pálida, con el pelo grasoso, me veo hambrienta y lo estoy.

      -         ¿Ese es mi nombre?- logro decir levemente

     -         ¿No me recuerdas Cassy?- dice él. Se puede notar el dolor en sus ojos.

      -         No recuerdo nada sobre nadie… Ni siquiera sobre mi misma.

Él sonríe levemente, y por primera vez me siento a salvo.

La puerta se abre de golpe y entra Brenda.

La sensación de seguridad se desvanece en un instante y siento ganas de correr. Recuerdo todo lo que paso… Ella es un vampiro.

Pero… ¿qué me hiso? ¿Por qué no me mato?

     -         Tus recuerdos volverán. Te lo prometo.- dice Brenda acercándose a mí.

   -         ¿Es verdad lo que dijo él? – digo yo, señalando a el chico con la cabeza- ¿Mi nombre es Cassandra?

    -         Si- fue lo único que dijo

Yo miro a mi alrededor buscando algo, aunque no tengo idea de que es.

Brenda me dirige una sonrisa preocupada y extiende su mano para tomar la mía.

Rápidamente aparto mi mano y me siento en la camilla.

     -         No confío en ninguno de ustedes dos.- declaro fríamente.

     -         Lo comprendo…- dice Brenda algo decepcionada por mi reacción.

¿Pero, como iba a reaccionar luego de que ella me haya mordido y sacado mi sangre hasta quedar inconsciente?

  -         ¿Por qué no me mataron? ¿Qué van a hacerme?- pregunto, angustiada por la respuesta.

Brenda lanza una risita.

  -         Cassandra, ya estas muerta…- dice ella con una pizca de maldad en sus ojos.

  -         ¡¿QUE?!- Exclamo yo.- Pero… todo esto parece tan real…

  -         Es que lo es Cassy.- dice el chico- lo que Brenda trata de decirte es que… Ya no eres humana.

  -          No entiendo…- digo yo.

Ambos me miran como si la respuesta fuera obvia.

Para mí no lo es, claramente.

Yo alzo las cejas, exigiendo una respuesta.

El chico toma mi mano y lo dejo. De repente, cuando el toca mi mano, siento como si una especie de electricidad recorriera mi cuerpo. Como si estuviésemos conectados. Y el parece notarlo. Hay algo en el que me hace sentir segura. Tal vez tenga que ver con mis recuerdos… El parece dispuesto a ayudarme con eso.

   -         Eres… Un vampiro- dice él.- en cierto modo, si estas muerta. Tu corazón no late, no necesitas respirar ni comer. Solo beber sangre… Sangre humana. Eso, si quieres sobrevivir, obviamente.

¿Yo? ¿Un vampiro? ¿Por qué?

Brenda menciono que yo tenía mucho… Poder. ¿Pero por qué convertirme en un vampiro?

Yo no me sentía diferente… Únicamente por que ya no respiraba.

No tenía necesidad de hacerlo.

Pero… podía notar como el hambre crecía en mi interior. Como si no hubiera comido en meses.

Era como tener un lobo dentro de mi estómago, sentía como sus garras rasgaban mi interior y se comía mis órganos.

Una única cosa paso por mi mente. Una palabra.

Sangre.

Tenía que conseguirla o ese lobo iba a destrozarme por dentro, lentamente.

Darck Blood¡Lee esta historia GRATIS!