Capítulo 4.

1.6M 76.6K 14.6K

Me congelé al verlos ahí. Todos, pero todos se quedaron viéndome. Keaton, Alex, mi hermano y Lucas.

-Sav, ¿dónde estabas? -Dijo mi hermano. Yo todavía tenía la mano entrelazada con la de Erick.

-Primero, qué te importa. Y segundo, ¿cuántas veces te he dicho que me dejes de llamar Sav? -Dije y empecé a subir las escaleras con Erick.

Entramos a mi habitación y empecé a buscar el cd.

-¿No fuiste algo dura con tu hermano? -Dijo Erick sonriéndome.

-Mi hermano, ¿El que me deja en la escuela porque tiene cosas más importantes que hacer con sus amigos y me toca irme caminando sola a casa? ¿El que trae chicas a la casa para follar y tengo que escuchar sus gritos? ¿El que toma en cuenta a todos menos a mí? ¿El que me habla sólo para pedirme favores? No. No lo creo.

-Ojalá tuviera una hermana como tú. -Sonreí.

-Mi hermano es buen chico.. Sólo que se comporta como un imbécil. Al igual que sus amigos.

-Cuando estés en esas situaciones incómodas de escuchar gritos -Empieza a reir y yo lo aniquilo con la mirada- Deberías llamarme y hacemos cualquier cosa como ir a cine o a comer. Lo que sea.

-¿Dónde has estado? ¡Siempre he necesitado eso! -Dije y el empezó a reír. Encontré el cd de Simple Plan y se lo entregué.

-Savannah, definitivamente eres un angel. -Dijo bromeando.

-Lo sé Erick, lo sé.

-Ya me tengo que ir, mamá debe estar preocupada.

-Aw, pero si eres todo un chico consentido de mami. -Dije riendo.

-Estoy seguro que tu también lo eres. -Dijo y mi sonrisa se esfumó. Maldita sea, si que le había dado a mi punto débil. Pero no lo culpo, él no sabía nada de eso. Me alejé de él y me senté en mi cama.

-Era.. -Dije a lo que él entendió y se sentó a mi lado.

-Lo siento mucho Savannah.. Yo no tenía idea. -Dijo y me abrazó. Yo le respondí el abrazo enseguida.

-No te preocupes, no es tu culpa.

-¿Sólo viven aquí tu hermano y tú?

-No, vivimos con mi padre pero él casi nunca está en casa.

-Me imagino las fiestas que hará tu hermano.

-No tienes idea. Es horrible.

Luego de hablar un poco más, acompañé a Erick hasta la puerta. Ellos seguían ahí. Sólo los ignoré y le di un beso en la mejilla a Erick despidiéndome, sin antes darle mi numero.

Iba a subir las escaleras cuando mi hermano me llamó. Mierda, ¿ahora qué quería?

-¿Qué quieres Ryan? -Dije seca.

-¿Me puedes explicar quién mierda era ese y por qué subió a tu habitación? -Dijo con un tono de voz que me molestó muchísimo. Así que decidí jugar con él.

-¿Ya no puedo tener una noche de diversión como las tuyas, hermanito? -Ryan se levantó del sillón con rabia y me cogió de la muñeca con fuerza.

-¿QUÉ MIERDA ACABAS DE DECIR? -Intenté soltarme pero él era mucho más fuerte que yo.

-Déjala, Ryan. -Dijo Lucas, empujándolo.

-¿Qué te pasas Lucas? ¿La vas a defender ahora? -Dijo Ryan acercándose a él.

-Está más que claro que ella sólo estaba bromeando. -Dijo serio.

-Espero que sólo haya sido una broma. -Dijo acercándose a mí- O juro que..

-¿Qué Ryan? ¿Qué me vas a hacer? -Dije acercándome peligrosamente a él y mirándolo fijamente.

-Voy a decirle a papá que su hija es una... -Lo abofatee. Sí, lo hice. ¿Quién se cree para hablarme así? Las lágrimas no tardaron en aparecer, odio ser tan débil. Lo odio.

Lucas me agarró del brazo y me llevó afuera. Yo sólo me deje llevar, estaba llorando como una estúpida. ¿Qué le pasa a Ryan? ¿Por qué es así? Sólo miraba abajo mientras las lagrimas caían. Si hubiera sido otro momento, estaría feliz de estar caminando de la mano con Lucas. Pero no, eso era lo último que podía pensar. Lucas y yo nos sentamos en una banca. No era capaz de mirarlo, no era capaz de decir nada.

-Tu hermano fue un imbécil. -Dijo y se acercó a mí- Ven, pequeña.. -Lucas, ¿me estaba abrazando? ¿Y me llamó pequeña? Sólo quería olvidarme de todo. Me escondí en su pecho mientras lloraba.

-Tu hermano no lo dijo en verdad, sólo fue un impulso. -Dijo mientras sobaba mi cabello.

-Ya no sé ni en qué creer. -Dije aléjandome. -Simplemente todo es tan confuso ahora.

-¿Por qué?

-A veces extraño como eran las cosas antes.

-Nada nunca será como antes. Pero puedes hacer un mejor presente. -Dijo sonriéndome. Amaba ese lado de Lucas.

-Pues deberías decirme como. -Dije sonriéndo.

-Puedes empezar por eso. Sonreír. Te ves mucho más hermosa cuando lo haces.

-¿Quién eres y qué hiciste Lucas? -Dije y el se empezó a reír.

-Te extrañaba. -Dijo, así, sin más.

Eres Mía, PequeñaDonde viven las historias. Descúbrelo ahora