19. ๐”๐”ฌ๐”ถ๐”ž ๐”ฑ๐”ฐ๐”ž๐”ฏ๐”ฆ๐”ฑ๐”ฐ๐”ž.

548 94 68
                                    

Una disculpita, mis pequeñas sombras🖤. En tiempo de lluvias, la electricidad falla un poco y, por ende, mi conexión a internet; además de que se quemó un transformador y tuvimos que esperar a que la compañía lo reparase.

En fin, tomen awua. Las quiero✨🌹.

El ser humano siempre me pareció una criatura compleja. El funcionamiento de la mente y sus conexiones con el resto de las partes del cuerpo. Los órganos vitales, indispensables para garantizar nuestra existencia. Y luego los grisha, dotados con habilidades para manejar los elementos a nuestro alrededor.

Después estaba yo. Humana. Grisha. Amplificador. Creación.

Y también estaba Mal. Humano, pero, ¿Grisha? Quizá. ¿Amplificador? Para mí, así como inhibidor. ¿Creación? Por supuesto. No me cabían dudas, Mal había sido creado para ser la otra parte de la balanza.

Sin ese contrapeso, ¿En qué me convertiría? ¿Un arma? ¿Un trofeo? ¿Un peligro?

Quiero saber que Ravka tendrá, finalmente, la oportunidad de liberarse y ser más justa para todos.

Para cumplir con ese propósito, solo había un camino aceptable, pero, ¿Y si mi corazón estaba empeñado en guiarme en otra dirección?

La autocompasión terminó en un minuto.

Todo ese dolor, remordimiento y culpa se evaporaron tan pronto como aparecieron. La estaca que atenazaba mi corazón se redujo a cenizas. El poder fluyendo en mis venas consumió cualquier rastro de tristeza en un santiamén, como si nunca hubiere estado ahí.

Me asusté y perdí el control de las llamas por un momento. Comprendí inmediatamente la importancia de dominarlo o mi habilidad terminaría controlándome a mí, impulsada por la influencia de los amplificadores. Era hora de tomar las riendas de ese inmenso poder y obligarlo a obedecerme.

Imprimiendo en mi voluntad toda la fuerza remanente en mí, giré la llave imaginaria de aquella abundante fuente de poder, restringiendo su flujo considerablemente. Poco a poco, esa explosión desmedida de llamas rojas, aminoró hasta quedar reducida a una pequeña esfera flotante sobre la palma de mi mano.

 Poco a poco, esa explosión desmedida de llamas rojas, aminoró hasta quedar reducida a una pequeña esfera flotante sobre la palma de mi mano

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
๐”–๐”ฌ๐”ช๐”Ÿ๐”ฏ๐”ž ๐”ถ ๐”ฃ๐”ฒ๐”ข๐”ค๐”ฌ | ๐”—๐”ฅ๐”ข ๐”‡๐”ž๐”ฏ๐”จ๐”ฉ๐”ฆ๐”ซ๐”คDonde viven las historias. Descรบbrelo ahora