Capítulo 1.

2.9M 95.2K 13K

¿Alguna vez has querido escapar? ¿Dejar todo atras y simplemente irte, a un lugar donde nadie sepa tu nombre, empezar de nuevo..? Eso era lo único que yo podía pensar. Lo que deseaba y anhelaba más que nada y nadie. Pero sólo era una niña dependiente, que le faltaban dos años para cumplir la mayoria de edad.

Mi nombre es Savannah Williams, pero mis amigos solían llamarme Sav. Si, solían.. Desde la muerte de mi madre, me alejé de todos ellos. La única que se quedó a mi lado fue Danielle, mi mejor amiga. Vivo con mi hermano y mi padre, mi padre casi nunca está en casa por asuntos de trabajo o eso dice. Mi hermano se llama Ryan, dos años mayor que yo, es un apuesto chico de último año y todas las chicas del West Boca High School mueren por él. Si supieran lo irritable que puede llegar a ser a veces, no lo harían. Él es una de las personas que más quiero en el mundo, así ya no seamos tan unidos como antes. Él es popular, querido.. Y luego estoy yo, su hermana pequeña. Pues así me conocen en la escuela "La hermana menor de Ryan". A veces algunas se me acercan para preguntarme adónde irán Ryan y sus mejores amigos el fin de semana. Sí, Ryan y sus mejores amigos son inseparables. Lucas, Keaton y Alex, posiblemente lo más deseados de la escuela, los chicos que siempre están metidos en mi casa. Son buenos chicos, antes también eramos unidos y solían llamarme enana al igual que mi hermano. Les tengo mucho cariño, pero luego está Lucas, el chico que siempre he querido. Él es tan especial, pero nunca se fijaría en mí. Hasta las universitarias mueren por él y cada vez que está acá en casa con mi hermano, habla de cuantas se llevó a la cama. Es desagrable escucharlos hablar así, claro, cuando.. eramos más unidos nunca nombraban nada de eso en mi presencia. Por eso siempre que vienen estoy encerrada en mi cuarto con la música a tope.

Lucas es la persona que jamás sale de mi cabeza, aparte de mamá, claro. Es que recuerdo perfectamente ese 16 de Abril, cuando yo tenía tan sólo trece años y estaba sola en casa, él llegó y...

"¡Lucas! ¿Qué haces acá? ¿Sabes la hora que es? Mi hermano no está.. -Dije, mirándolo fijamente. Estaba todo mojado debido a la lluvia, se veía tan hermoso así.

-No vengo a ver a tu hermano. Vengo a verte a ti. -Dijo acercándose a mí.

-¿S-sí? -Dije, mi corazón latía con tanta fuerza que se podía salir en cualquier momento. Él se acercó a mí, lo suficiente como para sentir su respiración, cada vez se acercaba más.. Maldita sea, como deseaba esto. Estaba feliz. Muy feliz... Él iba a besarme, él... Y me besó. Sus labios eran tan suaves y podría jurar que nuestran lenguas encajaban perfectamente. No podía explicar lo que sentía en ese momento, nunca había estado tan feliz. Pronto nos alejamos y juntamos nuestras frentes mirándonos. Él sonrió, al igual que yo.

-Eres hermosa, pequeña."

Sí, eso fue hace tres años y lo recordaba perfectamente. Probablemente él no, no sé si significó algo para él, pero para mí sí, y mucho. Días después de ese beso, pasó. El accidente de mi madre y simplemente me alejé de todos. Recuerdo las veces que él vino a abrazarme, a estar conmigo que fueron las mismas veces donde le grité que me dejara sola, que no lo quería ver, que no quería ver a nadie. Y me convertí en esa chica depresiva y callada.

Años después, todos parecieron superarlo, menos yo. Necesitaba a mi madre, la necesitaba más que nada. Ojalá pudiera atrasar el tiempo y nunca la hubiera dejado salir ese día. Pero pasó y no importa cuantas veces grite, llore o patalee que la quiero aquí, conmigo, no pasará.

Eres Mía, PequeñaDonde viven las historias. Descúbrelo ahora