*Psst* Notice anything different? 👀 Find out more about Wattpad's new look!

Learn More

SECRETARIO

20.5K 1.3K 398


¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


1427 Hs., 07 de octubre

Aguas internacionales, océano Pacífico


—Oiga, ¿falta mucho? —preguntó Leopold Hammock—. Realmente necesito usar el excusado.

—No se preocupe, secretario —contestó el piloto a través del intercomunicador montado en sus auriculares—. Estamos bastante cerca. Si esfuerza la vista, distinguirá la isla.

El piloto del helicóptero apuntó hacia el horizonte, pero Hammock apenas alcanzaba a visualizar una mota insignificante donde se unían los azules del océano y el firmamento.

—No recordaba que estuviese tan alejada de la costa —confesó—. Espero que la comida ahí no sea tan terrible como me han dicho. ¿Han incorporado una dulcería?

—Lo dudo, secretario. Aunque quizá, quién sabe. —Se encogió de hombros desde la cabina de pilotaje—. Jamás entré a la prisión en sí.

—Bastardo suertudo —refunfuñó Hammock—. ¿Solo te dedicas a movilizar soldados? Debería ordenar que te redujeran la paga.

El piloto soltó una risita nerviosa, como sopesando si era lo que el secretario había esperado a modo de respuesta. Siempre le había causado gracia cómo se le acababa el humor a todo el mundo cuando mencionaba sus salarios.

—Bueno, a veces traslado científicos, como un psicólogo que me tocó dejar en la isla hace unos días. El pobre no se enteraba de nada.

Así que el psicólogo por el que tanto había insistido Thompson finalmente trabajaba en el Averno. Intentó recordar cómo lo habían designado, pero solo la firma que había rayado sobre el documento acudía a su memoria. Si el papeleo no se había entrometido en el camino, encontrarlo debía haber resultado sencillo. ¿Qué le había dicho Thompson que planeaba hacer con él? Seguramente el general había omitido los detalles para ocultar una eventual falla en los cálculos. Hammock detestaba cuando Thompson barajaba la situación, ya habitual en él.

AVERNO¡Lee esta historia GRATIS!