(Soria- España).

-Manada Luna Negra-

Pov. Briana.

No Leonardo no me marcará, no lo lograra.

Yo: déjame- dije empujándolo, creo que tome mucha fuerza de lo normal, porque cuando choco con la pared del baño, la pared empezó a romperse en pedazos.

Leonardo: oh, Brianita, de donde sacaste tanta fuerza, me gustas mas- sonrió de la forma que más odio.

Yo: mira Leonardo, te odio, deja de molestarme, contigo todo se acabó, no entiendes ya no te quiero, no te quiero empecé a gritar.

Leonardo: jajaja, no me hagas reír, Briana, tu y yo, estamos más unidos que nunca- oh  no, él no puede saber que tenemos hijos junto, no, no debe ser eso.

Yo: de que hablas?- pregunté con cautela.

Leonardo: recuerdas el día que te  desterré?

Yo: si, porque?-

Leonardo: porque, ese día te desterré, pero nuestra conexión no se soltó, nunca se deshizo, seguimos unidos como desde el primer día- sonrió.

Yo: no, yo quiero a Bruno- grite, lo odiaba, mas ahora, maldito, pero me vengare.

Leonardo: te sientes dividida?

Yo: no- grite, pero la verdad sí, me sentía dividida.

Leonardo: jajaja, es la verdad te sientes dividida, pero la solución para eso es fácil, Bruno muere, y tú y yo somos felices, todos felices, nadie sufre.

Yo: no, Bruno se muere yo también- grite furiosa.

Leonardo: deja de gritar, lastima mis oídos- dijo.

Yo: que me importa tus estúpidos oídos, que para nada sirven, porque no escuchan que no te quiero- grite más furiosa.

Leonardo: deja de gritar, maldita sea.

Yo: te odio, eres un maldito, odio todos tus golpes, los odio, te odio a ti, eres un maldito, lamento el día que he nacido, te odio, eres un hijo de p...- pare en seco.

Leonardo: ya acabaste?

Yo: no, sabes qué?

Leonardo: no, no se.

Yo: huy, te detesto.

Leonardo: mentira, sé que me amas, no sé porque te sientes dividida, siendo que tú eres mi mate, que está pasando?

Yo: nada, sabes, déjame en paz ya tu tiempo se acabó, entiende- susurre.

Leonardo: no, mi tiempo nunca acaba, ah, en que estábamos?- dijo pensando- oh, si, en esto- dijo y se levantó del suelo, y empezó a acercarse a mí.

Yo: Leonardo aléjate, porque lo lamentaras- dije enojada, creo que el miedo se esfumo.

Leonardo: porque quieres evitar lo inevitable?, siempre serás mía, porque fui el primero en tu vida, al primero a quien odiaste, el  primero quien besaste, el primero a quien te entregaste en cuerpo y en alma, siempre fui el primero en todo en tu vida, eso no lo puedes cambiar, si en realidad amas a tal Bruno, nunca serás feliz con él, porque siempre estaré yo, siempre, recuerda siempre- yo estaba hipnotizada con cada palabra que daba.

Yo: eso no es cierto- dije tartamudeando.

Leonardo: es la verdad, pero porque no haces tu vida de la manera más fácil, eso sería conmigo- sabía que lo haría, maldito.

Yo: así que querías hipnotizarme, te conozco Leonardo, sé que querías chantajearme- le di una cachetada, ya no más, Leonardo ya no va más a controlarme, no más, basta.

Desterrada.¡Lee esta historia GRATIS!