NOTA

229K 7.1K 363

SOLO ENCONTRARAS 7 CAPÍTULOS DE ESTE LIBRO YA QUE SERA PUBLICADO EN FÍSICO POR NOVA CASA EDITORIAL. 

DESDE YA PUEDEN PEDIRLO EN LAS LIBRERÍAS DE SU PAÍS. 



NOTA:

La siguiente historia es de genero New Adult. Tomar nota que tiene contenido sexual, amor, peleas, y muchos problemas. Si no te importa que dentro de la historia encuentres mucha tension, corazones rotos y un amor dificil... Bueno, esta es tu novela. 

Gracias desde ya por entrar y darle una oportunidad a la historia. Espero que disfruten leyendo y dandome sus votos y opiniones. Cualquier cosa, pueden contactarme por todos los medios, saludos.

@NikyMoli

EPILOGO TENIAS QUE SER TÚ

Holly Hamilton:

No soy amante de las películas de amor, ni de las canciones románticas, mucho menos de mis padres besándose como locos bailando esa vieja canción que en su época estuvo de moda. Los observe durante los putos tres minutos mientras mi hermano les tomaba fotos bastante entusiasmado. De los dos, era él, el que heredo la parte romántica. Cumplían dieciocho años de casados y lo único que ameritaba celebrar esto era que en un mes estaría cumpliendo dieciséis años y estábamos por organizar una fiesta de jardín para introducirnos a la sociedad.

Mi hermano, Rees, se pasó la mano en su cabello negro despeinándolo como siempre le había gustado. Ese estilo de chico malo que volvía locas a las mujeres. Siempre usaba esas chaquetas de cuero, las camisas pegadas y el nuevo vicio de ir al gimnasio estaba empezando a notársele en el cuerpo, aunque si algún día quería estar como Louis, debía trabajar mucho. Éramos una mezcla extraña entre papá y mamá. El cabello negro era herencia de los Sheperd y los ojos azules eran totalmente de los Hamilton. Papá siempre presumía que éramos lo mejor de los dos mundos. Yo decidía creerle por la manera en que las chicas de la élite caían a los pies de Rees.

 —Tus padres inspiran miel, sisi —me gire al tiempo en que Junior, mi primo mayor se acercaba a mí con la camisa desabotonada de los primeros botones, la corbata alrededor del cuello ya desecha y las mangas de la chaqueta formal negra enrollada hasta el codo. Sus ojos grises y su cabello castaño claro eran muy parecidos a mi tío Lui. Nunca lo conocí, pero por las fotografías que vi de él, eran iguales.

Junior solo nos llevaba 3 años a Rees y a mí, aun así, éramos uña y mugre los tres. Desde pequeños nos encargamos de hacerles la vida imposible a los padres. Tía Mary vivía a la par de la casa. Lo único que nos separaba era un gran jardín, una cancha de tenis y a piscina compartida. Papá había sido el padre que Junior nunca tuvo. Todo mejoro cuando Louis entendió lo que le paso a su padre. Aún recuerdo lo rebelde que era. Quebrando todo lo que se le ponía enfrente, gritando y metiéndose a todo tipo de peleas. No fue hasta que Rees se quebró el brazo y yo la nariz por culpa suya que capto el mensaje. Después de ese pequeño accidente se volvió nuestro protector. Claro que odie andar con un yeso en la cara por dos meses.

—Es asqueroso —dije sin apartar la mirada de ellos.

—Creo que es romántico. Tienen esa forma de verse que inspira a que un día te pase. Espero estar tan enamorado como ellos algún día —lo dijeron sin apartar la vista de ellos. Sabía lo que estaba haciendo por lo que solté una carcajada viéndolo a los ojos.

— ¡Oh por Dios! —dije pegarle en el brazo —. Eres un sarcástico señor Montgomery.

—Nena —dijo viéndome de la manera en que veía a todas las chicas antes de conectar con ellas y llevarlas a la cama. Esas cosas no funcionaban conmigo. Era casi mi hermano ¡Dios! —, algún día toda esta maldita élite caerá a mis pies. Como dice el dicho "de tal palo tal astilla" tengo que rendirle homenaje a mi viejo que me ve desde arriba —señalo al cielo —. Tengo que hacer que se sienta orgulloso de mí ¿No crees?

SIEMPRE TÚ ©¡Lee esta historia GRATIS!