Extra 2 | Hogar.

6K 938 1.1K
                                              


Extra 2 | Hogar.

POV: Alma.

4 años de edad.

—¡El animal!—sale Kiam del baño gritando.

—¡Kiam, vuelve aquí en este momento!—grito desde el baño.

Alan ríe mientras juega en la bañera con su pato amarillo chillón de goma.

Kiam era el siguiente en tomar una ducha, por lo cual me preparaba para adentrarlo en la bañera, pero el muy travieso salió corriendo desnudo gritando “el animal”, sepase que el animal es supuestamente su cosita.

Todo esto es obra de Tomás. Les enseña cosas que vuelven a mis hijos el doble de traviesos.

Saco a Alan de la bañera, lo envuelvo en una toalla y lo tomo en brazos.

Salgo del baño y veo a Karmín acercarse a mí llorando.

—¡Mamá, Aidan rompió mi muñeco del monstruo come galletas!—dice sollozando.

En una de sus manos reposa el cuerpo del muñeco y en la otra su cabeza.

—¡Porque ella mató a mi tortuga!—dice Aidan con el ceño fruncido y lágrimas en sus mejillas—¡La metió en la lavadora!

—¡Quería bañarla!—dice Karmín.

—¡Las tortugas no se bañan en lavadoras, niña tonta!—dice Aidan.

Karmín empieza a sollozar más alto.

—Fue sin querer—dice mientras llora.

Suspiro, dejo a Alan de pie y me acuclillo frente a ellos.

—Sé que no lo hiciste con mala intención, Karmín—digo—Y Aidan, no debiste romper el muñeco de tu hermana. Ahora ambos dense una disculpa y luego abracense.

—Perdón—dice Karmín mirando a Aidan con las mejillas y nariz rojas.

—Tus disculpas no revivirán a mi tortuga—dice Aidan serio.

—Aidan, disculpate con tu hermana—digo mirándolo con el ceño fruncido.

—Perdón, Karmín—dice.

—El abrazo—digo y ambos se dan un breve abrazo—Bien. Vamos a vestirte Alan.

Lo visto y voy en busca de Kiam quien se quedó viendo caricaturas desnudo, me lo llevo al baño para darle una ducha luego hago lo mismo con Aidan y Karmín.

Les preparo el biberón y le entrego uno a cada uno para luego dirigirme al baño y tomar una rápida ducha antes de que a alguno se le ocurra hacer de las suyas.

Me visto y voy nuevamente con ellos. En eso escucho la puerta principal cerrarse.

—Florecita, ya llegué—dice.

Los cuatros se ponen rápidamente de pie y se dirijen hacia la sala en donde está Abraham, voy detrás de ellos.

—¡Papá!—exclaman los cuatro y se lanzan hacia él.

—¡Retoñitos! ¿Cómo se han portado hoy?—dice. Los cuatro empiezan a hablar a la vez—A ver, hablen por turnos. Retoñito cuatro, tú primero.

Se refiere a Alan, él es el hermano menor.

—Hoy en la escuelita hice una amiga—dice luego hace una pausa doblando ligeramente la cabeza y haciendo una mueca triste—Luego ya no quizo ser más mi amiga porque rompí sus lentes sin querer.

De su psicólogo a su novio © [#2] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora