CAPITULO 25

30 3 0

Sábado, 11 de abril a las 14:00

Estaba pensando mucho en amor, cuando en realidad tengo que vivir mi vida. Pero, si Jesús me pide salir, le diré que acabo de romper con otro. Salí a dar una vuelta para que me diera un poco el aire. Cogí la llave y salí. Llevaba en la mochila un paraguas pequeño, porque el cielo estaba nublado.

Sábado, 11 de abril a las 14:30

Me senté en un banco a descansar. Vi pasar a Amelia.

-          ¡Amelia!

-          Ah hola Silvia, ¿qué haces aquí?

-          Estaba dando una vuelta, pero e parado a descansar. Y tú, ¿a dónde vas?

-          Voy al cine, ¿te quieres venir?

-          Claro, pero no tengo dinero.

-          Te invito, ya me lo pagaras tu para cenar o algo.

-          Jaja vale.

Nos dirigimos al cine. Amelia compro las entradas y fuimos a la sala 5. Cogí el móvil y quite el sonido, pero vi un mensaje de mi hermana. Me preguntaba que adonde estaba, que estaba en casa Jesús, de nuevo. La dije que en el cine con Amelia. Guarde el móvil. Empezó la peli.

Sábado, 11 de abril a las 16:10

Acabo la peli. Amelia me acompaño hasta casa. Todo ese tiempo, deje de olvidar de Jesús. Y aunque sea muy joven, no tengo porque tener novio. Los novios son para más mayores, ¿no? Llegue a casa. Mis padres me regañaron por no decirles que iba a estar tanto tiempo fuera.

-          Pero ya soy mayorcita

-          Ya pero podrías avisarnos de que ibas a estar tanto tiempo fuera.

-          Pero si solo han sido 2 horas

-          Ya, ¿pero dónde has estado? Ha estado aquí Jesús.

-          En el cine con Amelia. Me voy arriba, no quiero seguir hablando del tema.

Subí. Mire el móvil y vi que tenía 10 llamadas perdidas de mi madre. ¡Tengo 16 años, no 10! A veces me tratan como una cría, y estoy harta.

Nunca te olvidare¡Lee esta historia GRATIS!