For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Capitulo 38: "¿Que me dices, lo intentamos?"

6.4K 196 37

Capítulo 38: “¿Qué me dices, lo intentamos?”

[Especial Derek y Ally #TeamDerLly]

“Los que creen no necesitan pruebas, y a los que no creen, no les importan las pruebas.“

Derek:

-         Por favor, ¿podéis salir un día sin avergonzarme?-cuestioné, mientras Jackson iba sobre la espalda de Mark, medio dormido y el otro se quejaba en alto.- Se supone que es una misión secreta, pero por lo visto eso no entra en vuestro vocabulario…-intento no explotar, porque sé que no les importará tampoco, y además intento concentrarme en lo que voy a hacer y en que salga bien.

-         Si tú tuvieras que cargar con este gandul, no estarías parloteando así…-volvió a quejarse Mark, cargando con Jackson. El MarkSon, inseparable.

-         Solo hay 100 metros de distancia entre tu casa y la de tu prima… ¿Tienes que ser tan quejica?-pregunté.- A puesto a que serías la mujer de la relación…-dije por lo bajo.

-         Te he oído… y no, no lo hemos decidido aún…-dijo con cierta burla. Idiota.

-         Ya, ya… lo he pillado, ahora vamos y terminemos con esto.

Él solo asintió y entramos en el jardín trasero de la casa de Ally. Mark tiró a Jackson al suelo, al ver que no conseguía despertarlo, y sí, Jackson siguió durmiendo en el suelo, hasta que Mark comenzó a balancearlo y a decirle cosas raras.

-         Un poco de discreción o todo el plan se irá al garete.-les reñí. Él asintió de nuevo y el otro se despertó de repente, sintiéndose perdido. Y sí, eso también es muy habitual en él.

-         ¿Dónde estoy? ¿Mark, qué hacemos aquí?-preguntó. Dejé que Mark le explicara y cargué las bolsas y me subí en al árbol, intentando ignorarlos.

-         Cuando os apetezca ayudarme, venís…-dije con cierta sorna.

Os preguntaréis, ¿qué trastada hacen estos ahora? No es ninguna trastada.

Estoy intentando hacer que Allyson salga conmigo, y sí, antes de que empiecen las risitas y las burlas, me gusta, me gusta mucho y quiero que sea mi novia.

No soporto las miraditas que le lanzan los chicos. No soporto el hecho de que le caiga bien a todo el mundo y que quieran estar con ella, hablando y riendo. No soporto que ella sea tan extrovertida y que hable y se ría con cualquier chico. No soporto escucharla hablar sobre hombres, “mira que sonrisa”, “mira que cuerpo”, “Mira que ojos”… no, no lo aguanto y me entran ganas de callarla a besos de una vez por todas, de que no hable de nadie más que no sea yo. Y cuando pasan esas cosas, es cuando me alejo de ella, no le hablo y me convierto en un cabrón que la ignora, pero simplemente es porque no quiero saltar, no quiero explotar y decirle que no quiero verla cerca de nadie, o peor aún, tener que golpear a todos esos imbéciles que le hablan o de los que habla.

Y sí, me doy cuenta de que me siento celoso.

Pero es que ella es ella. Tan perfecta y extrovertida. Tan tierna y tan sexy a la vez. Tan dulce y tan amarga. Con esos labios tan perfectos, pero con esa mentalidad tan retorcida que le da mucho más encanto.

Me encanta todo de ella, me gusta toda ella y todas sus locuras, des de sus absurdas peleas por hombres que no merece,

Y la pregunta es, ¿si estás tan seguro de tus sentimientos que carajo te pasa, porque no sé lo dices?

Porque tenía miedo de que no me aceptara.

Posiblemente no esté mal físicamente, pero no soy muy bueno con los sentimientos. Soy impulsivo, inmaduro y muy posesivo, demasiado y todo. Además le he demostrado ser un cabrón, sin sentimientos que no piensa más que en sí mismo. Si supiera que en lo único en lo que pienso es en ella… pero no puede. No porque no quiero, sino porque siempre he sido inseguro, ya que yo no siempre he sido el chico que soy ahora.

Una Relación Agridulce☆¡Lee esta historia GRATIS!