Capítulo. 26

621 49 15



Al día siguiente desperté y sentí una respiración en mi oído.

Reí silenciosamente y me separé un poco de Luke. Gruñó y se dio media vuelta dándome la espalda. Besé su hombro.

Escuché mi celular sonar y lo contesté rápido antes que el sonido despertara a Luke.

-¿Hola?- me levanté de la cama.

-Calum- se escuchó detrás de la línea y miré en identificador de llamadas-. ¿Cómo estás?- preguntó.

-hola mamá, bien y ustedes ¿Cuándo llegan?- pregunté curioso. Me extrañaba que estuvieran de salida por más de cuatro días.

-mañana en la mañana- respondió rápidamente

-ahm. Y ¿en dónde están?- pregunté rascándome la nuca.

-no te lo diré, adivinaras rápido que es la sorpresa- contestó y yo gruñí.

-pero mamá, llevan casi un mes- lloriqueé y detrás de la línea se escuchó como reía.

-son cuatro días- rectificó.

-está bien- bufé-. Los espero aquí mañana- sonreí.

-si hijo pórtate bien- demandó y volví a bufar.

-Mamá, soy mayor de e...- no pude terminar mi frase cuando la llamada se había cortado.

Gruñí, di media vuelta y Luke me observaba sentado en la cama. Estiró sus brazos a mí, sonreí y fui hacia él.

-¿era mi suegra?- preguntó y reí.

-sí- le contesté.

-¿Cuándo regresan?- besó mi coronilla.

-uh... mañana en la mañana- murmuré y él se quejó.

-no- alargó la palabra apretándome a él-. Entonces disfrutemos este día.

-sí y empecemos desayunando- lo miré y él levantó una ceja-. ¿Qué?- pregunté pero me siguió mirando con la misma expresión-. Luke, deja de mirarme así- reí y escondí mi cara en la curva de su cuello.

-eso da cosquillas- se removió riendo, moví mi nariz en su piel sensible y rió más-. ¡Alto!- demandó pero no paré-. Cal, por favor- gruñó.

-está bien- levanté mi cabeza y deposité un beso en su barbilla.

-menos mal- comenzó a reír y fruncí el ceño.

-yo ni siquiera te estoy haciendo nada- me defendí y él seguía riendo-. Luke, ¿estás bien?

-sí... es...- dijo entre risas-. Me acuerdo... de- carcajeó varias veces y reí también-, de la sensación- tocó su cuello y se retorció.

-uhm- lo miré raro-, supongo que está bien- hice una mueca, pasaron segundos y él ya estaba calmando su risa-. ¿Ya?- pregunté mirándolo y asintió.

-sí- sonrió divertido-. Bajemos a desayunar.

Nos levantamos de la cama y bajamos a la cocina.

-¿Qué quieres desayunar?- preguntó recargándose en la barra que estaba en medio de la cocina, me puse a un lado de él.

-dímelo tú- susurré en su oído y cerró sus ojos suspirando.

Pasó un brazo por mis hombros poniéndome enfrente de él y rozó sus labios con los míos, capturó mi labio inferior en sus dientes y así comenzamos un suave beso. Llevé mis manos a su nuca jugando con algunas puntas de su cabello y él llevó las suyas a mi cintura. Luego de disfrutar de nuestras bocas nos separamos por falta de oxígeno.

Ángel || Cake¡Lee esta historia GRATIS!