ENCUENTRO

27.8K 1.5K 554

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


0749 Hs., 23 de septiembre

Celda del Centinel-6, nivel C


Una silueta alargada y ondulante se perdía entre la densa neblina que reinaba tras el amplio muro curvo de cristal que separaba al C-6 de los seres humanos en la celda. Thompson, Li y Valenzuela permanecían apenas a unos pasos de la compuerta, que se había vuelto a cerrar, mientras que los militares de la escolta se habían desplegado a lo largo de la pared en forma de media luna de la cámara, con los ojos ocultos detrás de las miras de los voluminosos rifles que cargaban.

Avanzó hasta situarse casi a un metro de la pantalla de cristal. La silueta oscura que se retorcía en ondulaciones uniformes justo en frente de Richard no tocaba el suelo. Flotaba. A pesar de confundirse entre la bruma, la criatura parecía conformarse por un eje central esférico que se mantenía inmóvil y desde el que nacía el resto del cuerpo: una espasmódica prolongación de masa que giraba sobre sí misma describiendo un ocho recostado y cuyo grosor acaso variaba cada pocos segundos, como si respirase, pero con una lentitud y exageración ajenas a todos los otros seres vivientes.

Cuando Richard advirtió que la criatura se acercaba a él, dio un paso atrás debido al mismo instinto de supervivencia que le suplicaba a gritos que huyese lo más rápido posible. Controló el temblor de sus rodillas y se obligó a no desviar la mirada de la silueta del teras, que no había frenado sus evoluciones ni por un instante. Cayó en la cuenta de que el C-6 estaba esperando. Esperando por él.

—Eres tú, ¿verdad? —preguntó el psicólogo—. La voz en mi mente. Eres tú, Tommy. El C-6.

—Richard Hendricks, otro humano que peca de soberbia —respondió un siseo profundo dentro de su cabeza—. ¿Te consideras capaz de comprender lo que esta prisión esconde?

En las pantallas apostadas contra el sólido muro de acero derecho, una serie de barras de colores acompañadas de porcentajes cambiantes se disparó. Por el rabillo del ojo, Richard advirtió que David Li se había adelantado para destapar un tablero de control bajo las pantallas decorado con numerosas palancas y un teclado de ordenador.

AVERNO¡Lee esta historia GRATIS!