Capítulo 30 El beso

31.3K 308 12

Guau, Has sacado un 10 en matemáticas, es increíble. Estoy

muy orgulloso de ti, cariño.

La voz de Taylor es inusualmente suave pero con un deje de orgullo en ella, así que supongo que está hablando con su hija Sophie en su oficina. Parece que le está yendo bien en la escuela, de todas maneras soy yo quién paga las facturas. Buena chica, es de esperar que una buena educación le dé un mejor comienzo en la vida que a otros niños.

Estoy de pie en la puerta de la oficina de Taylor en Grey House, él no ha notado mi presencia, estoy esperando para discutir con él el itinerario de mañana, pero me contengo para no perturbar su rara conversación privada.

-Sí, ya sé que no falta mucho para tu cumpleaños. ¿Oh, sí? Eso será divertido para ti. Estoy seguro de que te lo pasarás genial en Disney World con Steve y tu madre -. Casi puedo oír a Taylor apretando los dientes desde aquí. Supongo que Steve es el padrastro.

-Tal vez pueda ir a verte cuando vuelvas. Vamos a tener que solucionar algo con tu madre, ¿no? ¿Puedes pasármela un momento, cariño? Oh, ya veo que está demasiado ocupada de nuevo. No te preocupes, llamaré más tarde. Sí, yo también te quiero, Sophie. Está bien, lo entiendo, tienes que irte, mejor no llegues tarde al partido. Adiós, cariño.

Lanzando su teléfono móvil sobre el escritorio, Taylor lanza un suspiro y luego se pasa la mano por la cara. Él levanta la vista cuando se da cuenta de que estoy allí.

-Si necesitas tomarte algún tiempo libre para el cumpleaños de tu hija, no pasa nada, Taylor. Quería hablar contigo de todos modos. Me doy cuenta de que, debido al cambio de las circunstancias y el aumento del nivel de amenaza, que estés tu solo trabajando conmigo ya no es suficiente para satisfacer nuestras necesidades de seguridad. Se necesita un segundo de a bordo que pueda venir cuando se requiera, así como cualquier otro personal adicional que consideren necesario Welch y tú.

No me hace feliz que Gail se pusiera en peligro en el incidente con Leila porque estaba en el apartamento sola, y sé que Taylor se siente como yo, así que hay que enfrentarse al hecho, aunque sea especialmente frustrante, de que sigue sin haber progresos sobre el paradero de Leila. Y si las cosas finalmente funcionan con Anastasia como tengo planeado, querré protección personal para ella de todos modos.

-Gracias señor, pero no parece que vaya a ir a ver a mi hija en su cumpleaños de todos modos. Ella tiene otros planes. O más bien su madre y su padrastro los tienen -. Hace una mueca amarga.

-Ya veo. Es una pena, pero aun así, debes tomarte un tiempo libre y pasarlo con ella. Por favor habla con Welch sobre el aumento de nuestro personal de seguridad.

-Por supuesto, si usted piensa que es necesario. Y yo eh... aprecio que haya pensado en ello, Sr. Grey. ¿Quería algo más?

-Sí. Hay algunos cambios en el horario de mañana. Recogeré a la señorita Steele frente a las oficinas de SIP a las 17:45, y tenemos que estar en Portland a las 19:30 horas. Volveremos de nuevo aquí, a Seattle, más tarde esa misma noche -. Trato de que mi voz se mantenga tranquila, incluso aburrida, pero no creo que haya engañado a Taylor ni por un segundo. Veo una chispa de interés en su rostro.

- ¿La Señorita Steele? Ya veo, señor. Entonces, ¿está planeando volar a Portland?

-Sí, será más rápido llegar allí en el Charlie Tango, pero me gustaría tomar tal vez una o dos copas con la cena, así que no podremos volar de regreso. Yo estaba pensando en que Stephan y tú podrían seguirnos en coche. Y luego él podría traer el helicóptero de regreso, y tu traernos en coche a la señorita Steele y a mí. Si no es demasiado para ti conducir de ida y vuelta todo en una noche.

Conociendo a Cincuenta Sombras-Libro 2¡Lee esta historia GRATIS!