Espejo - Cap 11

9.8K 967 587
                                    

Primero que nada su querida autora les agradece las casi 1000 vistas y más de 100 votos, ustedes me motivan a seguir escribiendo 🖤. Ahora sobre las peticiones que recibí en el anuncio pasado, ni bien termine con esta me pondré a escribirlas lo prometo, solo ténganme un poco de paciencia puesto que he empezado a estudiar nuevamente y ando súper estresada. Espero hayan tenido un buen día/ tengan un buen día, sean respetuosxs con todxs. Disfruten el cap y les mando un beso~

-"Trajiste algo contigo?"- preguntó Nanami antes de salir del lugar de Gojo.
-"Nop."- respondí levantando los hombros.
-"Bien, vamos."- dijo abriéndome la puerta.
-"Que caballeroso."- dije yo algo sorprendida por su acción y de manera algo burlona.

Sinceramente pensaba que Nanami era alguien más frío y calculador, no hubiera imaginado un gesto amable de su parte. Parece que Gojo tenía razón, Kento sí era diferente a lo que aparentaba.

-"Se llama ser amable, pero con esa boca tuya me cuesta."- comentó amargamente y con referencia a mi tono de voz.

Había quedado algo cachonda por lo de esta tarde y no tenía plan alguno de desperdiciar a dos de los hombres más apuestos que había visto en mi vida.

-"quieres saber qué más puedo hacer con mi boca?- dije de manera coqueta mientras le seguía el paso a Kento, quien había comenzado a caminar.

El sunset en el cielo era bellísimo. Las tonalidades algo rosadas hacían que el ambiente fuera perfecto.

-"Tch, qué podría saber una niña."- respondió esté poniendo sus manos en los bolsillos de su pantalón.
-"te puedo mostrar lo que sé hacer."- comenté mirándolo fijamente desde atrás. Aunque sabía que no me veía también sabía que podía sentir la intensidad de mi mirada.

Kento suspiró.
Llegamos a otra construcción parecida a la de Gojo, también tenía dos pisos. Supuse que era el lugar de Nanami.

-"y/n, será mejor que te calles si no quieres meterte en problemas, no sabes con qué estás jugando."- dijo sin mirarme y sacando una llave de su bolsillo para abrir la puerta.

Miré hacia ambos lados asegurándome de que no hubiera nadie. Me acerqué a su espalda mientras este abría la puerta y envolví mis brazos en él. Pude sentir sus duros abdominales sobre la fina tela de la camisa que traía puesta.

-"y/n qué crees que haces?"- preguntó algo sobresaltado.
-"shhh, te voy a mostrar que no soy una niña."- dije mientras empezaba a acariciar su abdomen y poco a poco desabrochaba la camisa para meter mi mano.

Una vez pude desabrochar algunos botones de abajo comencé a sentir el calor que emanaba su cuerpo bajo mi mano. Nanami empezó a emitir pequeños ruidos de placer. Sus abdominales estaban tan bien trabajados. Poco a poco fui bajando mi mano hasta llegar a su cinturón pero cuando quise seguir Kento me tomó de la muñeca, abrió la puerta y me metió a su lugar. Una vez ahí me estampó contra la puerta y empezó a besarme desesperadamente.
Un ligero sabor a té y a menta invadió mi boca. Su beso era tan profundo. Desde el primer instante había sentido su lengua en mi boca.

-"esto es lo que querías, y/n?"- dijo una vez que se separó un poco.

Sentía el calor recorriendo todo mi cuerpo y no pude responder. Lo agarré del cinturón y lo jalé hacia mi para besarlo más. Sus grandes manos se enterraron en mi cintura acercándome más a su cuerpo, una de sus piernas estaba entre las mías y podía sentir el roce de mi sexo con su pierna. Empecé a mover las caderas ligeramente buscando más contacto.

-"ah mierda, y/n."- dijo el castaño mirándome a los ojos.
-"quiero más."- demandé.
-"no sabes en lo que te has metido."- dijo Kento cargándome con sus manos en mi culo mientras me besaba.

Intentando no tropezarse subió hasta lo que parecía ser su habitación y ya ahí me puso sobre la cama y él sobre mi.

-"aún me sigues pareciendo algo maleducada, habrá que enseñarte modales."- dijo terminando de desabrochar su camisa y mostrándome ese abdomen y pectorales bien definidos.

Sentí una punzada en mi entrepierna. Lo deseaba.

-"ahora..."- dijo parándose y observándome.-"siéntate."- continuó.

Obediente hice lo que me pidió.

-"bien, ahora párate y siéntate en mis piernas."- dijo sentándose en la cama.

Mientras me sentaba en sus piernas no lo había notado pero la habitación de Kento era bastante linda y moderna, era color blanco con pequeños detalles negros, la cama era muy elegante y había un espejo de cuerpo completo al frente nuestro. La tenue luz de foco normal, cambió cuando Nanami presionó un botón de un control el cual hizo que unas bombillas iluminaran desde la parte de atrás del espejo y cabecera de la cama. Era un ambiente bastante sexual.

-"Mírate."- demandó.

Y así lo hice. Mi cara estaba totalmente sonrojada, mi cabello era un desastre y mi ropa estaba toda movida.

-"ahora, te voy a castigar."- dijo Kento para empezar a besar mi cuello y tocarme los senos sobre la tela. Su toque era bastante tranquilo pero sabía exactamente cómo hacerlo. Sus besos eran cada vez más húmedos y no tardaron en venir los chupetones.

-"ahh, Kento..."- gemí.
-"eso es, gime mi nombre, pequeña."- dijo mirándome directamente a los ojos a través del espejo.

Pronto sentí una de sus manos abriendo mis shorts y sin quitar la vista de mi hundió su mano en mi intimidad.

Extra Hours | Gojo S. & Kento N. (Nsfw)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora