POV. Christian

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - --- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 

Me quedo petrificado, no puedo reaccionar que carajos hace Elena hablando con Ana, hace mas de 3 años que le dije que no quería verla, que me ofreció tener sexo con ella, joder yo solo amo a mi esposa y nunca le haría eso aunque estuviera borracho en ese entonces. Y ahora porque carajos vuelve a aparecer ya no somos ni socios, pues le deje todas los salones de belleza a su nombre, pues no quiero tener nada que ver con ella, pues a Ana le molesta y con justa razón...

Pero tengo que reaccionar, tengo que hacer algo, no puedo dejar que las cosas se salgan de control, me acercó hacía ellas. Ana tiene expresión de incomodidad. Elena está vestida de negro como siempre elegantemente, más vieja desde la última vez que la vi, no tiene expresión, antes está mujer me causaba un poco de afecto, cariño pues era mi amiga, pero ahora solo me causa repugnancia, pues he tenido mucho problemas con Ana por culpa de ella. Tengo que solucionar esto, hacer que se largue, pero antes no quiero que Teddy escuche nada. Me agacho para estar a la altura de Teddy, lo miro a los ojos, él me sonríe, y yo le dedico una pequeña sonrisa, pongo mis brazos en su hombro.

-Campeón, anda con Taylor un momento, por favor.- le digo mientras le doy un beso en la frente, él solo asiente con la cabeza y va hacía donde Taylor, que ha estado parado en la puerta rígido, pero cuando llega Teddy se relaja y se pone hablar con él. 

Me pongo de pie para solucionar esto de una vez..

-¿Qué haces aquí?.- le pregunto fríamente, mientras con mi brazo acerco a Ana hacía mi, se relaja ante mi tacto, eso quiere decir que no está molesta. Le beso suavemente en su cabello.

-Bueno Christian... Es un supermercado, no es de tu propiedad o acaso también ya compraste el supermercado.- dice irritada.

-Señor Grey, para usted, tú y yo no tenemos ningún tipo de relación, ni de amistad ni de negocios, ósea ¿Qué quieres de mi esposa o de mí?.- le digo cortante.

-Bueno señor Grey, la verdad es que quiero hablar con usted.-

-Yo no tengo nada que hablar con usted, por favor si nos disculpa mi esposa y yo tenemos que hacer una compras, que tenga buen día.- digo cortésmente educación ante todo.

Me doy la vuelta con Ana, para dirigirnos hacía donde está Taylor, pero Elena me sujeta del brazo para detenerme.

-Christian, necesito hablar contigo,.-

-Suéltame.- digo exasperado.- Hay periodistas por acá no nos conviene, ni a ti, ni a mi esposa, ni a mí, hacer un escándalo acá,- digo entre diente .- SUELTAME .-

Elena da un suspiro, pero me suelta.- Esta bien, adiós señor y señora Grey.- dice poniendo los ojos en blanco, y dirigiéndose a la puerta para salir, me doy la vuelta para asegurarme que salga sin tocar a mi hijo, que sigue jugando con Taylor, cuando al fin desaparece me relajo, sujeto entre mis manos la cara de Ana para que me vea directo a los ojos.

-Nena, lo siento.- le digo cariñosamente.

-No tiene porque disculparte Christian no es tu culpa.-

-Por favor nena, no dejemos que nos malogre el domingo.-

-Christian, estoy bien, nada es tú culpa.- dice mientras me da un beso en los labios, que me hace olvidar de todo.- Vamos a comprar los ingredientes, para la pizza, que cada vez se me antoja más.-

Siluetas de Cincuenta Sombras - A. Grey.-¡Lee esta historia GRATIS!