27.Nutella

480 49 16
                                              

CAPÍTULO 27.

EVAN.

-¿Ya vienen las chicas? -preguntó Hugo cuando nos sentamos en la mesa que reservamos-

-Sí, se venían juntas.

El restaurante tenía una vibra muy juvenil y alegre, la música salía por los parlantes de las paredes y todo tenía unos colores muy llamativos. Los camareros de vez en cuando bailaban algunas canciones, lo que lo hacía muy divertido.

-Hola -dijeron ellas al unísono cuando aparecieron a nuestro lado-

-Hola, que bella estás amor -le dice Hugo a Celeste con una sonrisa-

-¡Ay!, eres tan lindo -ella se sonroja-

Amanda se sienta a mi lado y la observo sutilmente, usa un vestido blanco corto con mangas y tiene algunas margaritas.

-Tú también lo estas -le digo en un susurro cerca de su oído-

Ella me golpea suavemente la pierna y suelta una risa.

-No te quedas atrás, Evansss -me observa-

Luego de estar algunos minutos viendo que pedir, Hugo y Celeste se decidieron por una pizza familiar para ambos y con Amanda quisimos unas hamburguesas. Y por supuesto los refrescos.

Pedimos todo y el camarero se retiró.

-¿Ya son novios? -preguntó Hugo de repente-

Con Amanda nos miramos sorprendidos por su pregunta y soltamos una risa.

-No, somos amigos -dijo recalcando la última palabra-

Aunque me gustaría.

-Claro -Hugo levanta las cejas no muy convencido-

La verdad es que ni siquiera sé que siente por mí.

Bueno, si es que siente algo.

Quizás realmente si me ve solo como un amigo.

Hugo y Celeste comenzaron a contar los viajes que querían realizar para invierno, ambos hablaban con mucha ilusión y debo admitir que hacen una pareja muy linda. Estaba feliz por mi amigo y que haya encontrado una chica que lo hace feliz.

Nuestra comida por fin llego y arrasamos con todo.

-Mierda -dijo Amanda, le había caído salsa en la barbilla-

Reí -Te ayudo -tome una servilleta y la pase por su boca-

Mientras la pasaba nuestras miradas se encontraron y nos dimos una sonrisa cómplice.

-Y luego dicen que no son novios -dice Hugo con burla-

Amanda rodó los ojos y Celeste le hizo una señal para que se callara.

-Bueno quizás somos amigos con algo de ventaja -me mira de reojo-

Los nervios se apoderan de mí.

Al menos ya no soy solo un "amigo".

-¡Por dios! -dice Celeste sorprendida- Ya era hora-

(...)

-¿Me acompañas a casa? Tengo algo que enseñarte -guiña un ojo-

Me sonrojo al darme cuenta de que se refiere.

-Por supuesto -le sonrío-

Nos despedimos de los chicos y nos vamos caminando hasta su casa, el día esta bastante fresco y agradable.

-¿Qué es lo que me quieres mostrar?- la curiosidad me mata-

-Es una sorpresa -dice burlona-

-No es justo -entrecierro los ojos-

Aprendiendo a amarDonde viven las historias. Descúbrelo ahora