-Eres insaciable señora Grey.- le digo ya habiendo recuperado tanto mi respiración como mi erección.

-Contigo pierdo el control señor Grey.- levanta su cabeza y me da un tierno beso.- Desde que te conoci cambiaste mi mundo, enseñándome cosas que jamás pensé conocer n hacer.-

-Lo mismo digo señora Grey, me enseñaste a amar y ser amado.- le doy un beso en el cabello.- Y también me has dado unos hermosos hijos, jamás pensé tener una familia tan hermosa.-

-Ni yo, pero después de todo lo que hemos pasado, los problemas que hemos tenido, creo que nos merecíamos un recompensa, y nuestros hijos y tu mi amado marido son la mejor recompensa que jamás pensé recibir.-

-Lo mismo digo señora Grey después de la mierda de infancia que pase, ustedes, tù mi hermosa y bella esposa, mi princesa, y mi campeón son la mejor recompensa.-

-Christian ya no pienses en eso.- me da otro beso.- Ahora solo te permito pensar en tus hijos y en mi ¡¿Entendido?!-

-Si señora.- le digo con una sonrisa.- Ahora párate que tenemos que cambiarnos, que en cualquier momento se despiertan nuestros hijos.-

-Si señor.- me dice mientras se para.- anda cambiate tu primero, que yo quiero lavarme el cabellos un momento.- me da un beso en lo labios.

-Está bien, no te demores Ana.- le digo mientras salgo de mi cuarto.

Voy hacia la cuna de Phoebe y sigue dormida, con sus mejillas rojitas, sigue abrazando su peluche, voy hacia el armario para sacar lo que voy a usar hoy, me pongo un bóxer blanco, un pantalón negro, una camisa blanca, un par de zapatillas y me coloco el anillo de bodas, que me saque antes de irme a bañar, estoy informal me parece bien para un día que voy a pasar solo con mi familia.

Se abre la puerta del cuarto y veo que entra Teddy corriendo hacia mis brazos, me agacho y lo recibo, coloca sus brazos alrededor de mi cuello, y me da un cálido beso en la frente, yo lo rodeo con un brazo su cintura para levantarlo, luego me dirijo hacia la ventana para ver el hermoso dia, el mira atento hacia afuera con una sonrisa formándose en sus labios y sus hermosos ojos azules abriéndose ampliamente. Luego se gira para verme a mi con sus ojos brillando de emoción.

-Hoy es domingo, papi.- me dice con una sonrisa.- vas a estar todo el día conmigo.-

-Claro que si campeón, todo el día, no me voy a separar ni de ti ni de tu hermana en todo el día.-  le digo enternecido por su emoción.

-Si.- dice dándome un beso en la frente, y luego vuelve a mirar por la ventana.

Luego de un momento, alguien me toca el hombro, me doy la vuelta y veo a mi hermosa esposa con un pantalón que le queda pegado color azul, una blusa blanca, unos zapatos que le hace ver un poco mas alta color negro, con su pelo recogido en un moño, y con su anillo brillando por la luz del sol como ella siempre brilla ate mis ojos.

-Hola enano.- le dice Ana revolviéndole el pelo a Teddy.

-Mami.- dice saltando de mi brazo al de ella.

Se ponen a hablar, pero yo me quedo perdido y encantado en mis pensamientos, que haber hecho para merecer tan hermosa y perfecta familia, no sé que habré hecho pero hare todo lo posible para estar siempre unidos. Luego de un momento reacciono al ver que Teddy se baja de las manos de su madre y va corriendo a la ventana subiéndose en una silla para ver.

-Cuidado, Ted que te caigas de la silla.- le digo mientras me aseguro de que las ventanas estén bien cerradas, el solo asiente perdido viendo el hermoso panorama. Me doy la vuelta y rodeo a mi esposa con los brazos pegándola a mí.

-Que hermosa esta señora Grey.- le doy un tierno beso en los labios.

-Usted no se queda atrás señor, cada día se le ve más sexi.- me dice susurrándome en el odio.

Nos quedamos en silencio un momento, yo contemplando a mi hermosa y preciosa mujer con esos hermosos ojos azules que tanto me encantan, ese labio carnoso que tiene que me da ganas siempre de morderlo, y maravillado porque esta perfecta y hermosa mujer es mi esposa, mi amada, preciosa, perfecta esposa hasta la muerte. Después de un rato escucho un llanto que tan bien conozco, la de mi princesa. Le doy un suave beso en la frente a mi esposa y voy hacia la cuna.

Al llegar me quedo maravillado al verla con sus hermosos ojos grises igual que los míos, sus mejillas rojitas,  su cabello castaño alborotado. Pero también siento desesperación al verla con lagrimas alrededor de su mejilla, instantáneamente la cargo, y la coloco sobre mi pecho.

-Tranquila princesa, papi ya está aquí.- le digo dándole un beso en su cabecita.

Deja de llorar y levanta su cabecita para verme a la cara, le dedico una sincera sonrisa, ella con sus brazos los rodea alrededor de mi cuello.- Papi.- dice emocionada dándome un beso en la mejilla. Ahora yo quiero llorar de la emoción, pero reprimo mis lagrimas pues no quiero que mi hija me vea llorar.

-Te quiero mi princesa.- le digo mientras la abrazo más fuerza, me doy la vuelta y veo que Teddy y Ana nos ven, mi princesa simplemente le dedica una sonrisa.

- Y Ana, ¿Qué hacemos hoy?- le pregunto luego de un momento de absoluto silencio.

-Vamos al supermercado, Teddy quiere pasearse en los juegos.- dice con una sonrisa y revolviéndole el cabello a mí hijo.- Y yo quiero comprar unas cosas para cocinar.-

-Está bien lo de ir al supermercado para que Teddy juegue, pero la señora Gail se encarga de hacer las compras y de cocinar.-

-Pero hoy yo quiero cocinar.- me dice sonriendo.

-Bueno, en ese caso yo te ayudare.- le digo mientras me acerco a ella y le doy un beso en la frente, ella sí que yo me dé cuenta me quita a Phoebe de mis brazos, yo frunzo el ceño pero al ver los felices que están suavizo mi gesto.

-Christian tu no sabes cocinar, pero si quieres ayudar no tengo problemas.-

-¿Se está burlando de mi señora Grey?-

-Asi es, señor Grey.- me dice con una sonrisa, que me hace olvidar todo por un momento.

-Bien señora Grey, punto para usted. Y bueno ¿Qué deseas cocinar?.-

-Pizza.- dice encogiéndose de hombros.

-Ana, sabes que no me gusta que coman esa clase de comida, si es que se le puede llamar comida.-

-Christian nosotros vamos a hacerla saludable, bueno yo voy a hacerla, tu creo que vas a admirarme como la preparo.-

Doy un resoplido, ignorando el último comentario.- Bueno ¿sabes preparar pizza?-

-Bueno, no exactamente.- se encoge de hombros.- Pero al principio no sabía muchas cosas.- me dice coqueta.-Luego las aprendí a hacerlas, convirtiéndome ahora en una experta.- me dice dándome un beso en la frente.- Ósea que creo que puedo aprender a preparar piza también.-

Me quedo helado por un momento por todo lo que me ha dicho hasta que logro reaccionar, y me acuerdo de algo que me dijo hace un tiempo.- ¿Tu no odiabas la pizza?-

-Si, pero ahora quiero comerme una.- se encoge de hombros.- Christian no hay que perder tiempo discutiendo sobre este tema, sabes que vas a ceder, bueno para incentivarte.- se acerca a mi oído y me susurra.- Creo que ya Phoebe está ya puede ir a su cuarto a dormir.- Me quedo frio a oír eso, se lo que implica que Phoebe vaya a su cuarto a dormir, que voy a estar solo en la noche con mi esposa para hacer lo que queramos…- Entonces ¿Pizza?.- me dice guiñándome un ojo.

-Pizza será.- digo con una amplia sonrisa…

- - - - - - - - - - - - - - -  - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Bueno espero les guste el capitulo.

¿Alguien ya ha visto la pelicula?...

Voy a ver si publico mañana por el dia de san valentin, o el lunes !!

Voten y comenten por favor ! 

Hasta la proxima.

Cuidense !!

Siluetas de Cincuenta Sombras - A. Grey.-¡Lee esta historia GRATIS!