Capitulo 2

15 0 0

Alice

Al girarme me encontré con un musculoso y robusto hombre, posiblemente uno de los guardias de seguridad.

-Te vienes conmigo- dijo mirándome fijamente y sin ninguna emoción en el rostro.

Fue ahí en donde me agarro bruscamente de un brazo llevándome a rastras hasta una camioneta completamente negra. Ahora si que no me escapaba de esta.

-¡Zayn! ¡Zayn ayúdame!- pero no lo veía por ninguna esquina de las amplias calles.

Poco a poco sentía como el hombre cada vez apretaba mas mi brazo hasta el punto de dejar marcas. El ataque de pánico no tardaría en llegar, el aire tardaba de apoco en dejar de llegar a mis pulmones.

-¡Zayn!- grite una ultima vez.

Luego de eso todo se volvió negro.

-----------

Sentía mis párpados demasiado pesados, poco a poco fui abriendo los ojos. No recordaba absolutamente nada sobre las ultimas horas. Al estabilizarme me di cuenta de que me encontraba en una mansión, demasiado lujosa a decir verdad, del tipo que yo y mi familia jamas podríamos llegar a tener. Estaba sobre un sillón. Al frente de la puerta habían dos tipos fornidos y altos, claramente guardias.

De repente La puerta se abrió estrepitosamente sacándome de mis pensamientos, revelando a una mujer alta y con aspecto de sirvienta. Compartió algunas palabras con los guardias y luego se dirigió hacia mi.

-Oh ha despertado, el Señor Styles me ha solicitado que le diga que se pusiera cómoda y que no tardaría en llegar-

-¿El Señor Styles? ¿De que esta hablando? - le pregunte extrañada ante la situación.

-Se me ha pedido que no responda preguntas de ningún tipo, y ahora si es tan amable por favor sígame-

-¿Que? No, dígame donde me encuentro y que es lo que hago aquí-

-Solo sígame y cuando el Señor Styles llegue le explicara todo-

Sin mas remedio la seguí. Nos dirigíamos hacia una escalera completamente de color blanco, al llegar al final de esta pude observar dos amplios pasillos a cada lado. Todo estaba totalmente organizado y decorado, no existía ningún rincón en el que no se mostrara la belleza del lugar. Había por lo menos unas 7 habitaciones por cada pasillo, quien sabe para que necesitaran tantas.

Nos dirigimos hacia una en particular, al abrirse la puerta se dio a mostrar una amplia habitación. Una cama ubicada en el centro, un gran clóset en una esquina, una mesa de noche, un escritorio, una puerta que tenia la impresión de ser el baño y demás cosas se ubicaban en esta, pero lo que mas me llamo la atención fue una caja con una nota sobre la cama.

Me acerque a paso lento examinando toda la habitación y tome la caja junto a la nota.

«Espero que te haya gustado el lugar, aquí hay un pequeño regalo de bienvenida pequeña traviesa H.S xx»

Me di vuelta inmediatamente observando a la mujer que me acompañaba.

-Disculpe pero creo que ha habido un error, yo no debería estar aquí, ni siquiera se que es lo que hago aquí, apenas recuerdo que...

-Oh no, créame señorita usted es justamente la que debería estar aquí-dijo mirándome con una gran sonrisa -Si me permite es momento de retirarme-dijo desapareciendo tras la puerta.

Esto definitivamente es demasiado confuso. Me desmaye, acabo de despertar, pero ni siquiera recuerdo porque me desmaye...

Comencé a oír unos pasos provenientes del pasillo y como se giraba la perilla de la habitación.

Luego una grave voz se hizo presente en todo el lugar.

-Con que aquí estas, no sabes cuanto tiempo estuve buscándote-

En el momento en que me gire para encarar a la persona que me hablaba sentí como mi collar irradiaba una pequeña luz.

No puede ser.

Eclipsed heart» h.s¡Lee esta historia GRATIS!