16.

4 0 0

Yo de verdad que no puedo. No lo aguanto más.

Es horrible. Había quedado con A este fin de semana, me había ilusionado muchísimo. Y estaba bien. Se acaba de joder todo ahora. Mi padre nos ha cogido y nos ha denegado todo permiso de quedar o mierdas. No sé cómo se lo voy a decir a A, siempre la defraudo. Este fin de semana nos toca con mi padre, y eso significa que no hay otra manera, no creo que mi madre pueda hacer algo.

Lleva varios días raro. No hacía nada, y apenas hemos hablado, o sea, no nos hablaba él. Y hoy ha decidido que era buen momento para joder la vida al resto. No voy a decir quen nosotros no tenemos algo de culpa, no hemos recogido la habitación, los cacharros claro que no se friegan solos. Pero es que yo no he podido. Estoy de exámenes y trabajos y libros que no puedo más, y cuando me pongo a ver alguna serie es porque si no lo hago siento que exploto. Y ha dicho que a pesar de todo eso a él le daba igual. Si está triste porque le ha dejado la zorra con la que estuviera, que no lo pague con el resto.

Porque ha decidido que solo va a comprar la comida. Y que cada uno, él al menos, solo lavará su plato y tal. Porque llevamos cuatro días con una pila de platos sucios que espanta. Que lo podíamos haber hecho, ya, pero que me ha sido imposible, joder. ¿Y sabéis un dato gracioso? Nos ha comentado que pisó adrede la ropa que estaba en el suelo porque se cayó un tendedero. Y se ha quedado a gusto.

Y joder, estoy llorando mientras escribo esto porque tenía que sacarlo y es complicado ver las letras con los  ojos llenos de agua.

No estoy orgullosa de mi casa. De lo que viene a ser mi hogar. Porque el ambiente no es bueno, en ningún aspecto. Cuando pasa algo así, se me quitan las ganas de hacer intercambio. Porque estará genial ir a la casa de mi intercambio, pero no quiero que vea mi casa. No quiero que ese ambiente lo envuelva. Porque es malo. Joder, me avergüenzo de mi hogar. No me gusta invitar a gente a casa porque no quiero que vean dónde vivo, de qué manera, las situaciones que se dan. Cuando me invitan, joder, es genial, me siento bien porque ellos no verán lo que yo tengo y yo estaré lejos, no estaré en mi casa. Más lo pienso y más lloro, ¿qué clase de persona es más feliz cuando está lejos de su casa y de su familia?

Yo siento que si tengo que vivir aquí más años será imposible, no duraré. Y será malo.

Mi vida en mi cabeza.¡Lee esta historia GRATIS!