-¡No! ¡No esta bien para nada! -grito Liz e nfurecida- ¡Vine aquí para pasar tiempo con mis mejores amigos! No puedo creer que hagas esto, es una tradición entre nosotros hacer noche de películas, ¿qué te pasa? Últimamente haz estado menos tiempo con nosotros, ¿y sabes qué? ¡Estoy harta! ¡Sesupone que los amigos van ante todo! -la pálida piel de mi amiga empezó a enrojecer y sus gritos empezaron a ser más potentes-. Lo siento, Thea, me caes bien, pero esta noche es especial para nosotros.

-Tranquila, Liz, te entiendo -dijo Anthea-. Yo tampoco quiero pasar la noche viendo como mi hermano y mi mejor amiga se enrrollan -dijo mirando acusadoramente a Andy y Clarisse.

Clarisse abrió la boca para decir algo, enfurecida, pero Andy habló primero.

-¡Si tanto te molestaba, Lizbeth, pudiste haberlo dicho! ¡Pero no me vengas con que estabas emocionada con esta noche! ¡Cada vez te vas internando más en tu propio mundo! ¡Todos lo hacen! ¡No vale la pena hacer una junta de amigos así! Ya ni siquiera te reconozco -dijo entrecerrando los ojos-. Solíamos ser mejores amigos, Lizbeth. Pero parece que preferiste cambiarme en la primera oportunidad, al igual que los demás -dijo y su mirada se desplazo de Liz hacía mí.

Oh, mierda. Mierda, mierda, mierda. Yo no puedo ser la causante de todo esto. Ellos eran amigos antes de que yo llegará, muy buenos amigos, no podía darme el lujo de separarlos.

-Andy, yo...

-¡No te atrevas a echarle la culpa a Meg, Andrew! ¡¿Cómo te atreves?! ¡Ella es tu amiga! ¡No puedes culparla! -las manos de la pelirroja temblaban ligeramente debido a la furia.

-¡Yo solo digo la verdad! ¡Es su culpa! ¡Ella nos esta separando!

-¡Andy! ¡Cálmate! -grito Bram- ¡Meg es nuestra amiga y no vamos a permitir que digas algo así de ella!

Bram estiro un brazo y me atrajo hacia él bruscamente, como si quisiera protegerme de un golpe.

-¡Dejen de pelear! -gritó Kev, tapandose los oídos- ¡Eso no es lo que los amigos hacen!

-¡Haganle caso a Kev! -grité- ¡Por favor!

-¡No te metas en esto, Megan! -gritó Andy.

-¡No le grites a Meg! -gritaron Bram y Liz al mismo tiempo.

Anthea se levantó y tomó el brazo de su amiga, arrastrando la hacia la puerta, por donde salieron.

-¡Dejen de gritar! -Kev se tapaba los oídos con los ojos apretados.

-¡Dejen de defenderla!

-¡Paren de pelear, por favor! ¡No ven lo que están haciendo! -grite soltandome del brazo de Bram y acercandome al pelinegro.

Kev se encontraba hecho un ovillo en el suelo, con la espalda contra la pared, las manos sobre sus oídos y una mueca de pánico en el rostro. Su respiración era entrecortada y sus ojos estaban cerrados fuertemente.

-Kev, tranquilo, tranquilo -murmure pasando mis manos por sus hombros.

-¡Tu deja de ofenderla! -gritó Liz sin percatarse de mis palabras.

-¡Por Dios, Lizbeth! ¡Sesupone que somos amigos! -gritó Andy.

Kev empezó a respirar con dificultad. Sus pupilas se dilataron y su cara se deformo. Mierda.

-¡Chicos! -grite tomando la cara de Kev entre mis manos-. Tranquilo -susurre a mi amigo-. ¡Por favor, ayudenme! -grite volviendo la mirada hacia mis amigos.

Andy fue el primero en mirar, completamente irritado. Al ver a Kev su cara se descompuso.

-¡Kev! -corrió hacia él, moviendome a un lado para incarse frente a el pelinegro.

Fanboy & Fangirl¡Lee esta historia GRATIS!