18 - El ático.

1.8K 200 53

Una semana completa paso desde la visita de los representantes y mis dudas sobre todo aquello que Ross había ocultado antes de olvidar todo lo que paso crecían, y crecían más..
Era un desastre más desastroso que de costumbre. Volcaba cafés más a menudo, no dormía, o me dormía en los momentos menos indicados. Me chocaba las cosas y olvidaba alimentar a Kuri o si lo había alimentado ese día ya.

No he salido mucho, tampoco he tenido noticias... Nada.

Me preocupe en investigar en el hospital, pero no hay muestras de nadie que no sea del personal entrando en la habitación de Ross.. Nadie sabe nada.

Del conductor del otro auto del accidente no hay registros. Apenas se puso de pie salio corriendo. ¿Entonces, qué?

Me levante del suelo para mirar mi celular que vibraba. Si, estaba acostada en el suelo. Anoche me caí de la cama y me dio flojera volverme a subir a ella.

Era sábado, no trabajaba hoy.

El celular se me cayó sobre la nariz cuando me acosté en la cama, y se me volvió a caer cuando leí el remitente: Rocky.
Me refregué los ojos y le baje el brillo al celular, para poder leer el mensaje.
"Quiere verte. Los representantes nos dijeron que puedes "ayudarlo". Y él muere por saber quién eres. Así que, estamos allí en 30 minutos. Xoxo"

Genial...
Esperen ¿Qué?

- Kuri.. Preparate para tener visitas.. - Mi pez ladeó la cabeza. Levante una ceja y Kuri asintio.

Respire profundo... Seria un largo día, pero estaba decidida a ayudar en todo lo posible.¿Cómo retener el impulso de lanzarme a sus brazos, o contarle a lengua suelta todo lo que paso mientras estuvo lejos... Si todavía estaba lejos de alguna forma?.

30 minutos, 30 simples minutos y tendría a mi 'mejor amigo' en la puerta de mi casa. Mi mejor amigo que perdió la memoria... El mejor amigo que debía rescatar de lo profundo de su mente.

Comencé a caminar hacia el placar para buscar algo de ropa, todavía estaba en pijama. No juzguen... Sábado.

Abrí la puerta del mueble, simplemente para observar como toda mi ropa caía al suelo cuando lo abría... ¡Yupi!

«Abrí el enorme ropero de aquel extraño lugar, dispuesta a buscar un abrigo. Una lluvia de ropa, casi toda ropa interior, cayó sobre mi y me cubrió hasta los hombros.
Escuché la risa estrepitosa de Ross, casi ahogandose de risa. Le enseñé el dedo medio y comencé a fingir nadar en el mar de prendas que había caído sobre mi.»

«La cara de sorpresa de Rydel al encontrar a una completa extraña utilizando su ropa. La primera vez que fui a la casa Lynch, con mis cortos 11 años, y me había caído a la piscina. Stormie había insistido en que usara la ropa de Rydel

Enseñandole a ser Ross. {Editando}¡Lee esta historia GRATIS!