Louis caminaba por el aeropuerto de Ámsterdam,  su primo lo estaba esperando afuera.  Cuando lo vio se alegro de que su primo no hubiese cambiado,  ya que si no,  no lo habría reconocido. 

—Tom. —dijo Louis acercándose a su primo.

—Hey Lou,  no te había visto ¿como fue el viaje? —dijo su primo sonriendo.

—Un poco agotador sabes.  Solo tengo ganas de dormir. —dijo desanimado.

—Bueno,  por lo que me han contado en tu casa estabas igual,  y no habías viajado.  Hoy te dejare descansar.  Pero mañana te arrastrare por todos los sitios de este lugar,  ya verás. —dijo su primo en tono gracioso.  Y Louis pensó que quizás su pueda distraerse después de todo. 

Fueron hacia el auto de su primo,  y emprendieron viaje hasta la casa de este.  Louis fue disfrutando de el recorrido,  nunca imagino viajar a Ámsterdam,  era un lugar maravilloso,  cada ves lo sorprendía más.  Cuando llegaron acomodo su ropa en el closet de la habitación,  luego le dijo a su primo que dormiria para mañana estar de ánimo para el día de turismo. Y poco a poco se quedó dormido,  era la primera vez desde que se fue que no pensaba en volver a Doncaster, y decirle a Harry que el era su novio,  que Zayn no lo quería como el,  y la mayoría de las cosas que pasaban por su mente cada día desde que estaba en su casa.

————–—————————————

03:30 pm Amsterdam,  Holanda.

Estábamos en una de las famosas plazas de Ámsterdam,  una de las más turísticas,  y conocidas.  Willy estaba muy emocionado, ya que era la primera vez  que viajaba tan lejos,  con tan solo 6 años no estaba nada mal.

La estábamos pasando bien,  pero aún así no podía olvidar a Louis.  Cada vez que miraba el cielo,  los parques,  cualquier maldito cosa me hacía pensar en el.  Se había ido,  y no le pude decir adiós,  o quizás no el adiós que necesitaba.  Ni siquiera un beso,  un abrazo.  El vacío se hacía casa ves mas grande.

Mire a el pequeño jugar con Gemma,  y sonreí,  el también me hacía acordar a Louis,  pero por su inocencia,  y su bondad.

Mire cerca de una fuente,  y lo vi.  Estaba hablando con un castaño, era Louis.  Pero no.  Sabía que no era el.  Por que después de un tiempo me di cuenta que mi mente jugaba con mis ganas de tener a Louis conmigo.  Cerré mis ojos,  y espere 5 segundos,  cuando los volví a abrir el ya no estaba.  Un nudo se formó en mi garganta.  Como cuando lo vi afuera del loft que habitaba antiguamente,  o las varias veces que creí verlo en  el parque.  Nuestro parque. No ya no era nuestro,  lo que fuimos se desvaneció en su ausencia.

Me acerque a William,  y le pregunte si quería algo,  aveces me daba ternura,  porque a comparación con los demás niños,  el no pedia dulces si no se los ofrecía. 

—Willy,  ¿Quieres algo de comer o beber? —dijo mirándolo con una sonrisa,  el niño asintió contento.

—Papi...  Algodón de azúcar. —dijo el niño saltando alrededor de el.  Varias personas se le quedaban viendo con ternura.

—Claro campeón,  ven vamos a comprarlo. —dijo ofreciendo su mano al más chico.

—Yo los espero Aquí chicos.  —dijo Gemma descansando en un banco.

—Claro Gem.

Empezaron a dar vueltas por el lugar hasta que encontraron a un hombre con un puesto de algodón de azúcar.  Lo malo era que había una fila realmente larga.  El rizado le dijo a Willy si quería esperar sentado en el banco mientras el hacia la fila,  cosa que el pequeño acepto tranquilo.

------------------—---------------_-----_---------

Despues de un recorrido Louis decidio parar para descansar un poco,  mientras su primo iba por unas bebidas.  Se sento en un banco,  un pequeño estaba a su lado.  El pequeño miraba sus dedos,  y balanceaba sus pies en el banco. Siempre le habían gustado los niños,  se preguntó como hubiera sido adoptar un niño con Harry,  una lágrima cayó por su mejilla.  No era mucho lo que podía aguantar sin pensar en el Ojiverde.

—Señor,  ¿se encuentra bien? —pregunto el niño preocupado a su lado.

—Si cariño,  no te preocupes. —dijo Louis dándole una sonrisa triste al niño.

—¿Esta perdido? ¡mi papi lo puede ayudar! El me ayudó cuando estaba triste. —dijo el niño agarrando su mano.

—No,  no pequeño.  Estoy bien.  Tengo que irme. —dije limpiando las lágrimas que habían comenzado a salir por los recuerdos.

— Mire ahí viene,  le diré que lo ayude a volver a casa. —dijo el niño emocionado.  Levanto la mirada,  esperaba que el padre del niño no se enoje por hablar con el.  Pero cuando miro al hombre que venía hacia ellos con los ojos cristalizados,  y el paso apurado.  Todo se congeló,  no podía creer lo que veía.  No podía ser el,  sus ojos  colapsaron en lágrimas,  cuando estuvo lo suficientemente cerca,  no estaba confundido era Harry,  su Harry.  Su mirada se lo decía.  El no avanzó un paso cuando sintió los brazos de Harry en su cuello.

—Eres tu. Eres tu. —era lo único que repetía el rizado,  quien ya había empapado toda su cara,  por el llanto. —Soy yo Amor —decía Louis correspondiendo el abrazo. Miles de hipótesis de como había recuperado Harry la memoria venían a su cabeza,  pero a el no le importaba como si no que lo recordaba. 

—Dime que no te volverás a ir Lou. Por favor. —rogaba el rizado sin romper el abrazo.

—Lo juro Harry,  nunca más.  Ni aunque tu me lo pidas. —dijo el de ojos celestes.  Harry con esfuerzo se separo de Louis y le dio un suave beso,  ya que no podía más por la presencia de su hijo.  Vio a Willy mirarlo extrañado,  no entendiendo que ocurría.

—Willy Cariño, ¿te acuerdas de la historia de Hardy y Louise? —dijo el rizado mirando a su hijo.  Este asintió y el rizado continuó —Esa es la historia de papi,  y de el... —dijo señalando a Louis. — El es Louis.  El novio de papi.

El niño abrazo a Louis,  y a Harry de una sola vez,  miro a ambos adultos contento.

—Sabia que Hardy lo encontraba al final papi. —dijo el pequeño inocente,  cosa que hizo a los mayores sonreír y pensar que de ahora en más las cosas cambiarían. 

En un viaje habían ganado más de lo que jamás ganarían en sus vidas.

Por que podían existir las casualidades,  pero lo mejor es pensar que...  Las personas que están destinadas a estar juntas,  tarde o temprano se encuentran.  Por que saben que separadas no funcionan,  por que es un mecanismo una le da fuerza a la otra.

Mi Oscuridad(Larry S. Terminada)¡Lee esta historia GRATIS!