×Cap. 12~ Fue un sueño ¿No?×

55 7 10

Pasaban las horas y yo me dedicaba a cuidar de los Woods, me di cuenta de que quizás, tan sólo quizás Liu no sea tan malo después de todo. 

Con Jeff era todo muy divertido, siempre reíamos juntos aunque me incomóda que Jeff se burle de mi, aveces se pasa de la raya y me hace sentir como si me hicieran bullying, era extraño, pero de todas formas reíamos y nos divertíamos.

Por el otro lado; regresando a Liu. Él era más respetuoso sin los efectos del alcohol, era más tierno y se podría decir que un poco sarcástico y arrogante, pero no me importaba mucho. Con él hablaba de muchas cosas, él era muy curioso como yo. Pasábamos tiempo de calidad juntos, él me hacía hacer cosas que jamás había hecho con otra persona ya que eran cosas ridículas y anticuadas para mi: Cantar, jugar, contar cuentos. Hasta parecía que estaba cuidando a un niño.

A Liu parecía gustarle, aveces se comportaba extraño, me hacía peticiones dignas de un niño y de vez en cuando me llamaba por otro nombre. Ese chico si que es raro, pero no lo culpo. Él vivió cosas peores y más traumatizantes a las que yo viví.

Lo admiro por ello.

{......}

Después de un largo día trabajando en ese misterioso lugar por fin me dejaron volver a mi cabaña.

Hice todo lo que tenía que hacer y fui a dormir.

{......}

Desperté de golpe, no podía respirar, algo estaba sobre mi, ahorcándome y dándome fuertes golpes en el rostro y otras partes de mi cuerpo. Lo malo era que no veía a nadie.

De pronto, sentí como si algo algo afilado pasará por mi estómago, cortándome y dejándo mis entrañas al aire, sentía el dolor inmenso de una cortadura en mi cráneo, sentía como separaban las diferentes porciones de mi cerebro siendo separados y unidos de vuelta en un diferente orden.

Me zafé de el agarre en mi cuello y caí de la cama al suelo, me puse en cuatro, rasgando la madera del suelo con mis uñas causando un agudo e irritante sonido.

Sentía un ardor en mi brazo izquierdo donde me había cortado ante Slenderman, ese ardor recorrió cada parte de mi, mi estómago daba vueltas, estaba mareada.

Después de esos segundos de agonía en el suelo, sentí que algo que no podía ver me dió una bofetada y me pateó el estómago haciéndome caer de codos. En un momento a otro estaba sangrando: por la boca, por los ojos, por la nariz y por mis antiguas heridas ya sanadas. Era como si todas las heridas desde mi infancia hasta hoy en día se hubieran abierto de nuevo. Mis huesos, estaban todos rotos y yo sangraba... Lo extraño era que esa sangre... No era sangre, era como ese líquido fucsia que Jay me había inyectado, extraño ¿No?

Sentía que ya no podía seguir viviendo, no estaba segura de lo que estaba pasando, pero era un dolor inhumano. Cualquier persona normal sometida a éste tipo de tortura ya hubiera muerto hace mucho tiempo.

Durante éste sufrimiento, por mi mente pasaban imágenes pérdidas de mi familia original, veía como una mujer me cuidaba de bebé y al lado suyo había un pequeño niño. Esa es una imagen que jamás podría olvidar.

En un abrir y cerrar de ojos desperté, pero no estaba en la cabaña y ni mucho menos en la creepyhouse.

Estaba en la casa de mis "padres adoptivos".

La alarma de mi despertador estaba sonando, yo muy confundida lo apagué.

~ ¿Qué mierda pasó? ¿Qué hago aquí? ¿Donde estan los creepys? ~ Esas y miles de otras preguntas invadían mi cabeza.

Cut-Suicide: Slaughter ×× {Creepypastas} ¹ra Temporada. [CANCELADA]¡Lee esta historia GRATIS!