Capítulo 6

20 2 0

¡Nueva actualización! Ya acabé con los exámenes (no por mucho tiempo) Un besazo. Saray

Entramos yo y Soph en los baños de la terraza e inspecciona ella los tres baños que habían, y parece ser que no hay nadie.

-Bien Dessie... -Pone una de sus manos sobre su frente, creo que intenta decirmelo  buscando las palabras idóneas- .

-Y bien... -La miro apartando su mano de la cara-.

-Dessie... tu cuñada -hace un entrecomillado con las manos- y sus amigas...son...putas.

-¡¿Qué de dónde sacas eso?! -Subí el tono de mi voz y Sophie me tapa la boca-.

-Dessie no grites, no estamos en terreno limpio. -Mira hacia los lados-. También hay narcotraficantes...

-Y mi novio es uno de ellos. -Sigo la frase por ella-.

- ¿En serio Dessiel, lo sabías y piensas seguir con el? Tendrías que haberlo consultado conmigo.

-Lo sé Soph, te lo iba a contar, pero no en estos momentos precisamente, apenas llevamos tiempo saliendo yo y Kal.

-Sí me imagino... -Me abraza y besa mi cabello-. Ahora querida amiga, avisa a tu novio y nos largamos de aquí,  antes de que nos vuelvan como ellos -echamos a reír-.

-Sabes que no amiga. -Nos miramos con complicidad-.

Salimos de los baños y nos dirigimos a la pista de baile... ahí está Kal, bailando con Mariah... esto no se puede soportar, sinceramente.

-Por cierto Soph. -Paramos en seco-.

-Dime.

- ¿Cómo averiguaste esto? A parte de que sea técnicamente evidente. -Se arrasca la cabeza-.

-Ah... Dessie. -Mira al suelo y al mismo tiempo al cielo-. Tyron... el hermano de Kal... me propuso ser una de sus prostitutas, evidentemente le dije que de ninguna manera... y le tiré mi riquísima copa en la cara -Estira hacia los lados sus labios a modo de haberla cagado un poco-.

-Habría hecho lo mismo amiga. -Reímos a la vez, pero dentro de mi había un gran vacío,  un vacío sin fondo,  quiero irme de aquí-.

Nos introducimos entre la gente (narcos y putas, vulgarmente hablando) y Kalem enseguida clavó su mirada helada en los míos cafés más calientes.

- ¿Dónde estabas pequeña? Te hechaba de menos. -Se acerca a mi-.

-Hem... debo irme. -Doy un paso atrás-.

-Vale, vamos, os llevo yo.

-No, gracias, ya viene el padre de Soph. -Miro al suelo-.

-Dessie, cielo, dejame llevarte, quiero despedirme de ti en condiciones y darte las buenas noches. -Se acerca-.

-Hem... no te oigo bien, la música está muy fuerte, me voy. -Me alejo y el me agarra fuerte de mi mano y me gira hacia el con fuerza y me besa tan fuerte y con tanta pasión que le abrazo la parte de la nuca y me uno al rico beso-.

- ¿Qué te pasa nena? Te noto tensa e hinchas las narices. -Ríe y yo salgo de la pista y como no, el viene detrás-. Hey Dessie, vamos te llevo a casa.

-¿No vas a parar hasta que te diga que sí?

- No, no voy a parar. -Hace un movimiento con sus labios, supongo que los relamió, mmm no hagas eso...-.

-Pues llévame. -Me acerco a el, coje de mi brazo y nos vamos-.

Sophie ya se fue con su padre y pareció preocupada al verme ir con Kal, el no sería capaz de hacerme daño, lo sé.

-A ver, ¿qué le pasa a mi dulce princesita?

-Arranca ya el coche y llévame a casa por favor. -Necesito procesar la información recibida y nada agradable-.

-Dessiel Benfart, testaruda. No te voy a llevar a ningún lado hasta que me cuentes que te pasa. ¿Ya no te gusto?

-Oh Kalem por favor, claro que me gustas, pero ahora necesito digerir una noticia...

-Cuéntame esa noticia. -Me mira con expectación poniendo sus dedos índice y corazón sobre sus labios carnosos-.

-Ahora no.

-Pues te violo.

- ¿Qué? -Por un rato sentí miedo, no sería capaz de hacer una cosa así-.

- Cuéntame esa noticia. -Parece serio-. ¡Ataque de cosquillas!

No Kal... cosquillas no...

- ¿Ésta era tu violación? -Sin dejar de reír y apartarlo de mi a guantazos-.

- Sí... Aprovecho tocar tu suave piel -Me besa-. Ahora dime por favor si no quieres una violación de cosquillas el doble peor. -Ríe con perversión-.

- ¡No! Déjame contarte al llegar a casa... te prometo que te cuento. -Este chico me mata por dentro-.

- Okay, confío en ti princesa.

---

-Ya puedes contarme. -Dice Kal con interés-.

- Sé ha que se dedican tu hermana y sus amigas. -Desvío la mirada-.

- ¿Ah si, a qué?

-Kalem, ya lo sabemos no hace...

- ¿A qué se dedican Dessiel? -No deja que termine la frase y aprieta sus labios-.

- A la prostitución. -Después de esto hay un pequeño silencio-.

- No te voy a mentir, esta es mi familia, los Akerman... Dessiel -Mira hacia mi, desde luego hace que me sonroje- quisiera saber como te enteraste.

-A parte de que era evidente... - No quiero decirle lo de Tyron-. Me tengo que ir a casa. -Pone el seguro del coche e impide que abra la puerta-.

- No me escondas nada...

- ¿En serio, me hablas de esconder Kalem? Tú no me digiste desde el principio que estaba jugando con fuego al intentar llegar a algo contigo. Abre la puñetera puerta, estoy cansada. -Quita el seguro y baja a la vez que yo del coche-.

- ¡No! Vete, esto no va ha llegar a nada jamás, déjame en paz. -Una nube de lágrimas cubren mis ojos mientras saco las llaves del bolso, seco mis ojos-.

-Dessie... no me dejes.

-Adiós Kalem. -Intento abrir la puerta sin mirarle a la cara-.

- Que descanses mi princesa.

-Sí, y tu Kalem. -Cierro la puerta y una ventolada de aire la cierra a mi vez a modo de portazo, lo que hizo sobresaltarme a mi y... a mis lágrimas.

Amor joven¡Lee esta historia GRATIS!