CAPÍTULO 2

39 1 0

Virginia

Miro por última vez la pantalla del móvil. Leo otra vez su WhatsApp " Que tengas un gran primer día pequeña. Te quiero". ¡ Es más mono! Escucho a Maroon V por mis cascos mientras pienso que voy a responder. " Yo también te quiero Pablo, y mucho. Hablamos luego . Un beso" . Sonrío . Dentro de unos días Pablo y yo haremos 3 meses juntos. Lo único malo de nuestra relación es que es a distancia. El vive en Móstoles y yo en el centro. Nos conocimos porque nuestras abuelas eran amigas, ambas del mismo pueblo de Toledo y empezamos a salir a principios de verano cuando ambos coincidimos en el pueblo. Lo conozco desde siempre y lo he querido un montón. Éramos muy amigos pero ahora hemos dado un paso más y estoy muy contenta con el cAinho

En ese momento levanto la mirada y veo a Patri y Gonzalo que hablan animadamente y de algo divertido, porque los dos vienen sonriendo. La verdad es que hacen buena pareja. Ambos rubios( él rubio ceniza, ella rubia más normal). Muy altos los dos( él mide 1'80 y algo y Patri 1'75 o algo más ) y los dos son muy guapos. Se conocen muy bien el uno al otro y se complementan a la perfección.

Salí disparada hacia Patri a quien no la veía desde hace un mes cuando volví al pueblo hasta ayer que regresé a la capital. Hemos hablado casi todos los días por teléfono y sabe todos los detalles de mi relación con Pablo, pero a una mejor amiga siempre se la echa de menos.

-¡PATRI!- grito a mi amiga. Cuando ella me ve suelta a Gonzalo y corre hacia mi.

-¡Virgiii!- dice en el momento en el que me abraza. Sus rizos rubios caen por mis brazos que están a su espalda. Le ha crecido mucho el pelo este mes. Cuando nos separamos para darnod dos besos observo que sus ojos verdes lucen más brillantes que nunca.

-¡ Guau! ¡ Estás espectacular!- la digo entre risas.

Gonzalo se acerca sin dejarme tiempo añadir nada más y me saluda con dos besos y una sonrisa espectacular. Yo aprovecho y le doy un abrazo y continúo-¿ De verdad que sigues soltera?

Patri me mira y pone los ojos en blanco. Me rodea el brazo con el suyo. Un gesto muy suyo que hace con todo aquel con el que tenga confianza y nos ponemos a caminar. Entre historia e historia ya nos hemos encontrado con Óscar y con Marcos por el camino( los dos son vecinos ) y por último con Belén y con Ainhoa.

-Ojalá nos pongan juntos- susurra Belén cuando ya estamos en frente del instituto. Se aprieta la coleta y resopla.

-¡Hace mucho calor!- dice Ainhoa quien aprovecha para ahuecarse la camiseta, algo que no la sirve de mucho porque lleva una que es muy ajustada. Pero sé que lo ha hecho intencionadamente porque siempre lo hace para llamar la atención de los chicos que dirigen su vista a su escote. Lo que pasa es que nunca lo había usado para lis chucos del grupo, y me pregunto que a quien irá dedicado ese gesto. Tampoco se me escapa que es Marcos quien aprovecha para mirar, pero decido dejar de pensar que hay entre ellos y en qué ha ocurrido este mes que no he estado para centrarme en las palabras que empieza a decir la directora cuando nos dirigimos al patio para que pasen lista. Como es lo mismo de siempre y llevo aquí desde hace 3 años decido inspeccionar en busca de caras conocidas. Lo único que me encuentro es que hay mucha gente para ser solo primero fe bachillerato, y también que casi ninguna de las caras que veo me resultan familiares.

Me detengo en un chico que me llama la atención. Está rodeado por un corrillo de chicas que intentan ganarse su atención, pero me doy cuenta , yo que soy muy observadora,de que él solo sonríe por educación. En ese momento levanta la mirada y me sorprende mirándolo. Me guiña un ojo y me dedica una sonrisa sincera, nada parecida a la que le está poniendo a las otras chicas. Yo me quedo de piedra. Su mirada me deja helada y me cautiva y me obligo a sonreir también y a retirar la mirada.

" ¡ ES GUAPISIMO!" Eso es lo único que puedo pensar ahora. Su pelo es rizado y pelirrojo y cae sobre su frente desordenadamente. Sus ojos son de un color que no podría describir pero creo que sería una mezcla en azul y verde. Preciosos. Aunque lo he visto de lejos me saca dos cabezas por lo menos y yo no es que sea muy bajita, soy de una altura normal. También me he dado cuenta de que está muy fuerte y uno de sus brazos está marcado por unos cuantos tatuajes, además de ese que se puede ver por el cuello y se esconde bajo su camiseta,y siento una extraña necesidad de verlo ahora mismo que me sorprende. Lo mejor han sido sus hoyuelos. Uno en cada mejilla. Eso me ha matado. Me obligo a dejar de pensar en él y me centro en la directora que ha empezado a pasar lista. Empieza por la clase de salud, donde estamos todos los del grupo .

-A ver este año debido a la elevada solicitud que ha habido de bachillerato de salud nos hemos visto obligados a hacer dos clases. Voy a empezar con 1° A.

Empieza a decir nombres y veo a gente que se dirige hacia allá que no conozco y de repente:

- Daniel Bonet.

El chico que aparece a continuación es el que he visto antes. Me quedo embobada mirándolo hasta que oigo mi nombre.

- Virginia Domínguez.

Me acercó hacia donde esta la demás gente de mi clase y me quedo mirando al chico, a Dani, hasta que me doy cuenta de que ya han terminado de pasar lista y de que a mi lado solo están Óscar, Belén y Ainhoa. Patri me mira desde el otro lado del patio con tristeza . Nos han separado y estoy en la misma clase que ese chico que tiene pinta de macarra, en clase de Dani. Empezamos peor de lo que creía.

"Lo que Virginia no sabía es que sus nuevos compañeros de clase cambiarán su vida para siempre. Sobre todo un chico en especial..."

Nada es PARA SIEMPRE¡Lee esta historia GRATIS!