For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride



Estaba nerviosa como la mierda, como cuando llegas hambrienta después de una larga y dura mañana y solo puedes suplicar interiormente que haya algo rico de comer. Pero sabía que en esta ocasión habría pescado cocido, metafóricamente hablando.

Suspiré mientras permanecía frente a la clase de artes. Estaba en el recreo y al pasar por allí había visto a Mirajenne y a los demás sentados en circulo en una mesa. Así que muy a mi pesar me obligué a ir hasta allí y pedir perdón a Mirajenne, incluso a ofrecerme a pagar los gastos del material.

Abrí la puerta con el corazón bombeando fuertemente y cuando lo hice, todos los que estaban en la mesa (los únicos en la clase) se giraron a mirarme y yo me sentí en medio de un examen. Los que fueron mis amigos, mis compañeros de vida... examinándome como si fuera un extraterrestre.

"Hola..." Dije sin saber como seguir. Kay (que era imposible que estuviera de mal humor o que alguien le cayera mal) me estaba sonriendo de esa forma que si no lo conociera me daría miedo, Sarah se giró para hacer que buscaba algo importante en la mochila, Ivy me miraba como si acabara de entrar una mosca molesta y Mirajenne me sonreía con ternura.

"Hola Dánae." Me dijo Kay.

"Ey," le devolví el saludo con la mano y me giré a ver a Mirajenne. "¿Puedo hablar un momento contigo?"

Ella asintió y se levantó para luego dirigirse a mí. Di media vuelta y salí al pasillo, que estaba totalmente vacío.

"Mira, yo... Lo siento. Ya te debieron de contar pero ayer entré en vuestra clase para ver los trabajos y sin querer tiré tu escultura. Te juro que no lo hice a propósito, si quieres te pago el material o..." Antes de que terminara de hablar ella empezó a reír, lo cual me sentó muy mal. "¿Qué?"

"Dánae tranquila, sé que fue un accidente." Sonrió comprensiva y yo me fijé en su rostro, ella seguía teniendo la piel tan pálida y ese flequillo recto tan horrendo que la caracterizaba. "Tú no serías capaz de hacer algo así."

«¿Cómo lo sabes? No me conoces. Ya no.» quise decir pero me faltó valor, en vez de eso permanecí callada.

"No te preocupes," dijo segundos mas tarde, al darse cuenta de que no tenía pensado hablar. "Fue la primera que hice, suelo hacer una como guión no muy bien hecha y luego hago la de verdad."

"Oh," debería estar más sorprendida de lo que estaba, pero ella siempre había sido una perfeccionista.

"De todos modos me debes una... Y te la cobraré," habló con la dulzura que la caracteriza.

"Claro, lo que quieras." Dije en seguida, mientras ella se dirigía a la puerta.

De repente se paró, dio media vuelta y me miró con media sonrisa. "Sé que Ivy y Sarah son palos duros de roer... Pero te echamos de menos. Todos nosotros."

Y tras eso volvió a entrar en la clase, dejándome intranquila esa afirmación. O quizás no esa, sino la otra afirmación que venía con ella: Yo también los echaba de menos. Aunque doliera, aunque me dolieran.

Decidí irme en la clase siguiente porque no tenía el cerebro para literatura, así que me fui hasta el paseo marítimo y me acosté en el césped. Mi cabeza era un caos, un desastre y un agujero negro a la vez. Todo se mezclaba hasta que nada tuviera sentido: la nueva pareja de mi madre, la vuelta de Tyler, la conversación con Mirajenne...

Y sí, aunque pareciera imposible, no supe comportarme ante ninguna de esas situaciones. Todas las he arruinado: mi rechazo a Mike, lo mal que le hablé a Tyler (y ni siquiera le pregunté por su vuelta aquí) y mi falta de contestación a Mirajenne, que tendría que haber sido negativa, Ana me lo dijo.

Forelsket¡Lee esta historia GRATIS!