Prólogo

19 2 0

La alarma de las 08:00 me despertó. Llegó el día. 

Mis musculos decidieron no obedecer a mi cerebro hoy. Al fin el día del que estuvimos hablando más de un año con John llegó, pero no quería que así fuera. 

Me levanto y dirijo al baño tan rápido como puedo, no quiero que nadie sepa que ya no estoy en la cama. 
Al volver veo las maletas y observo mi habitación (o la que era mi habitacion), solo tiene un montón de maletas y cajas aparte de la cama. Esta vista me hace mal, no quiero irme de aquí, así que decido bajar a desayunar.

-Rosie cariño, creí que aún dormias, de lo contrario te hubiera esperado para desayunar.

-Acabo de despertar, no es un problema para mi desayunar sola y lo sabes John.

-De todos modos me sentaré contigo.Y por cierto, prefiero que me llames papá y lo sabes Rose.

Su forma de imitar mis frases me hace soltar una risita. No sé porque tengo la manía de llamar a mi padre por su nombre, la verdad es que me gusta mucho decirle John.

Mi padre se remueve en el asiento y noto su cara de nerviosismo cuando comienza a hablar.

-Creo que deberías ducharte luego del desayuno, sabes que no tenemos mucho más tiempo. Deberíamos estar en el aeropuerto a las 09:30.

Luego de un simple "Okey" como respuesta, me levanto para obedecer a mi padre. 
En la ducha, trato de concentrarme en el agua caliente que sale y no en el rotundo cambio que voy a tener que hacer después de hoy.

Cuando mi madre, una famosa bailarina de ballet, falleció, yo apenas tenía 6 años y mi padre nos cuidó a mi y a Sarah. Mi hermana Sarah en aquel entonces de 10 años, hoy se encuantra en Paris, trabajando como modelo y las verdad es que le va muy bien. Mi padre, John, es el dueño de los "Marilyn Hotel", un hotel reconocido en todo el mundo y de 5 estrellas. Por esto es que, hablando de lo material claro, nunca me faltó nada, siempre tuve de más.
En mi familia todos tienen su "brillo" como solía decir mi madre, todos excepto yo. Rose Allen, una chica de 18 años, hija de la antes más conocida bailarina de ballet, Marilyn Jones y el empresario dueño de la cadena de hoteles más grandes, John Allen. También hermana de Sarah Allen, la modelo del momento casada con el gran futbolista David Woods.

Salgo del baño y mientras termino de prepararme para dejar atrás el hogar donde crecí, pienso en como cambiaría todo lo que tengo, todo el exagerado dinero de mi familia, todo el reconocimiento, por poder quedarme en Inglaterra. Pero ya es muy tarde porque sin saber como, ya estoy cruzando la puerta principal en camino al auto que nos espera para llevarnos al aeropuerto.

Me giro una última vez, me dedico unos últimos minutos a contemplar la casa donde crecí y me formé, la casa donde fui tan feliz y donde sufrí, donde pasé inolvidables momentos. 

Sonrío, agradezco y retomo mi camino hacia el coche, el coche que me llevará a tomar el vuelo K46, el vuelo que aterrizará en Estados Unidos.
El vuelo que cambiará mi vida.

Rose.¡Lee esta historia GRATIS!